Últimos Post Publicados

Moneva: “El cibercrimen está en auge” (y 2)

Asier Moneva investigador Centro CRÍMINA

 

 

Por Redacción CRÍMINA

No nos habíamos olvidado. Lo teníamos pendiente: aquí está segunda parte de la entrevista a nuestro investigador Asier Moneva, que se encuentra en los últimos meses desplazado a Ámsterdam con motivo de una estancia científica. En esta segunda parte de la entrevista podemos conocer un poco mejor a este científico, su interés por el cibercrimen y, de paso, al propio Centro CRÍMINA.

¿Cómo aterriza usted en el Centro CRÍMINA?

Tras cursar el Grado en Criminología en la Universidad de Salamanca, estuve buscado distintas opciones para estudiar una titulación oficial de máster que me permitiera especializarme en una rama práctica de la disciplina. Tanto el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica como el Máster en Análisis y Prevención del Crimen me parecieron interesantes, pero este último ofrecía un plan de estudios moderno con un profesorado magnífico, así que me decidí por esta opción. Como la modalidad del Máster es online y yo quería tener contacto más directo con el profesorado, me puse en contacto con el Centro de Investigación CRÍMINA para explorar la posibilidad de hacer prácticas presenciales mientras estudiaba el máster. Mi petición fue positivamente evaluada y poco después me desplacé a Elche para comenzar esta nueva etapa.

 

¿Qué tipo de trabajo realiza usted aquí?

Actualmente soy Personal Investigador en Formación (FPU16/01671), una categoría profesional predoctoral enfocada a realizar tareas de investigación e impartir docencia en titulaciones oficiales de grado. Los FPU recibimos una ayuda competitiva del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades a través de nuestro centro de adscripción -en este caso la Universidad Miguel Hernández- para desarrollar nuestra tesis doctoral en un plazo máximo de cuatro años. Además de la tesis doctoral y la docencia asignada, tengo la oportunidad de participar en otras investigaciones del centro de muy diversas temáticas, en la elaboración de propuestas de proyectos, y en otras actividades de comunicación y diseminación de nuestra actividad científica.

 “La investigación que se hace en CRÍMINA se concibe con una vocación eminentemente aplicada”

 

 

Sus investigaciones están muy pegadas a la realidad actual y tienen una aplicación práctica muy interesante…

Es una de las principales señas de identidad de la investigación que se hace en CRÍMINA, que se concibe con una vocación eminentemente aplicada y que por supuesto mi línea personal, y la de Fernando Miró, gira en torno al cibercrimen, lo que siempre resulta ser un tema de actualidad. La cibercriminalidad está en auge, surgen nuevas formas de cometer delitos conforme avanzan las tecnologías y la investigación en ese campo necesita desarrollarse tan rápido conforme lo hacen las oportunidades criminales.

 

¿Cómo ha evolucionado CRÍMINA en los últimos años?

Ha cambiado, pero no ha cambiado. Sigue siendo un centro relativamente pequeño que tiene una gran ambición, que apuesta por el talento de los más jóvenes, da muchas oportunidades. Siempre contamos con alumnos en prácticas y damos a la gente de los másteres la oportunidad de que colaboren con nosotros cuando realizan el trabajo fin de máster. Nosotros siempre estamos muy pendientes de cómo avanzan. Y ha cambiado en el sentido de que antes estaba más orientado tal vez hacia la formación y ahora estamos tratando de centrarnos más en la excelencia en materia de investigación. También ha coincidido que, por suerte, la financiación a través de proyectos de investigación ha sido generosa y numerosa, lo que nos ha permitido centrarnos en este aspecto de nuestro trabajo. CRÍMINA fue concebido como un centro de formación e investigación y ahora, sin olvidar la parte de la formación, estamos más orientados hacia investigación. De todas formas, desde que yo llegué se ha seguido aumentando la oferta formativa, se ha mantenido la plantilla de investigadores y CRÍMINA se ha consolidado como centro de investigación de la Universidad Miguel Hernández. También tuvo el rol fundamental a la hora de poder crear el Grado en Seguridad Pública y Privada en el que son docentes todos o casi todos los miembros del Centro CRÍMINA

 

 

“Surgen nuevas formas de cometer delitos conforme avanza la tecnología”

 

 

¿Qué le supuso haber sido galardonado con el Premio Nacional al Investigador Novel 2018 en Criminología por la Sociedad Española de Investigación Criminológica (SEIC)?

Supuso un gran honor que la Sociedad Española de Criminología reconociera mi trabajo de investigación y que gané ex aequo con otro compañero de la Pompeu Fabra. Y bueno, especialmente contento porque ese trabajo luego evolucionó en lo que luego fue uno de los artículos que se publicaron en la prestigiosa revista Crime Science y que forma parte de mi tesis doctoral en la que trato de aplicar las teorías de la criminología ambiental para prevenir el cibercrimen, y del que estoy muy orgulloso también porque su evolución ha servido para formarme en mi camino de doctor.

 

(Aquí puedes ver la primera parte de la entrevista a Asier Moneva publicada el pasado 30 de octubre)

¿Prisión permanente revisable si fueras tú la persona acusada?

Prisión permanente revisable Crímina

 

Por Redacción CRÍMINA

Desde hace unos pocos años el debate en España sobre la prisión permanente revisable está encima de la mesa. Sobre todo cuando vuelven a surgir casos mediáticos en el que la persona juzgada se puede ver abocada a ella, todo ello en medio de una gran presión social.

En el trabajo de  investigación realizado por Ana B. Gómez Belvis y Carlos E. Faces Delgado y publicado este año en la Revista Electrónica de Criminología se partía de la hipótesis de que, ante la misma información sobre un delito  específico, la perspectiva de procesamiento afectaría  a  la  expresión  de  las  actitudes  punitivas, reflejando  cambios  en  el  apoyo  a  la  prisión permanente revisable (PPR).

Más concretamente, los participantes expuestos al  caso-escenario desde  la  perspectiva  del  actor, en comparación con aquellos expuestos al mismo desde la perspectiva del  observador, elegirían penas menores, serían menos retributivos y mostrarían menor apoyo a la PPR para  un  supuesto  de  asesinato  múltiple.

De acuerdo con este planteamiento se ha observado en el estudio de los dos autores señalados que, en primer lugar, más del 60% de la muestra que juzga la comisión del delito por parte de una tercera persona entiende que las penas máximas y justas son las de 25 o 30 años de prisión. En el caso de los participantes que optaban por una opción de PPR lo hacían con respecto a aquella cuya primera revisión se produce a los 15 años de cumplimiento.

Sin embargo, ante el mismo caso-escenario, pero siendo los participantes los protagonistas de éste, es decir, los acusados del delito, se ha observado cómo la preferencia por la PPR  se vuelve casi  anecdótica. Esto es, si los participantes se evalúan a ellos mismos como acusados de un delito grave, en su amplia mayoría (un 84%) prefieren que la pena máxima a cumplir sea de 25 años.

 

No son un fenómeno inmutable

En este punto los científicos señalan que a los sujetos  del grupo-actor  no  se  les  preguntaba  por  la  sanción  que  les resultara  más  conveniente,  sino  que  eligieran  aquella que a su juicio fuera considerada la justa en atención al hecho cometido.  Estos resultados sugieren que las preferencias hacia el castigo sobre delitos graves no son un fenómeno inmutable, sino que podría verse influido por  la  perspectiva  desde  la  que  se  presenta  la información  para realizar  el juicio,  tal  y  como  indica para otro tipo de juicios la literatura en el ámbito de la Psicología Social.

Por otro lado, podría objetarse que, en realidad, el menor punitivismo mostrado entre los casos escenarios en este estudio se debe a  que  el  supuesto planteado  presentaba  una  situación de  acusación, no teniendo los sujetos la certeza de la comisión del delito. Sin embargo, en una replicación del presente diseño de investigación llevada a cabo por Fernando Miró Llinares en la que presentaba el mismo caso-escenario, pero dando a los participantes la certeza  de  que  la  persona  había cometido el delito, los resultados muestran que el efecto de la manipulación de la perspectiva de procesamiento de la información (presentada en primera persona o en tercera) sigue produciendo diferencias estadísticamente significativas. En relación con la cuestión de por qué o para qué se castiga, es decir, la función  que  atribuyen  los participantes a  la  pena, se  ha  podido comprobar  que ambos grupos evaluados muestran que la función es la propia de la retribución, si bien no se renuncia a que tenga  alcance  preventivo, según este estudio.

Asimismo, y en menor medida, se  entiende que  la pena  tiene que  tener una función incapacitadora o inocuizadora del delincuente. Estos resultados son convergentes con los conocidos estudios  llevados  a  cabo  por  Carlsmith,  Darley  & Robinson (2002) en  los  cuales  los  participantes mostraban que las razones para el castigo estaban más relacionadas con el merecimiento, aunque sin renunciar a razones de disuasión.

En definitiva, de conformidad  con  los  resultados  aportados  por  la investigación sobre las razones por las que se castiga a una determinada persona, cobra especial protagonismo el  merecimiento  como  forma  de  hacer  justicia (Carlsmith, 200831; Tyler, 2009).  En este sentido, el  hecho de  que  los resultados de ese estudio sean consistentes con la literatura sobre la función de la pena, pone de manifiesto la relevancia de las  diferencias  encontradas  entre  las  dos condiciones experimentales  en  cuanto  al  carácter  retributivo  que debe revestir la misma, según indican los autores.

Finalmente, y de acuerdo con lo esperado, el apoyo a la PPR también se ve modulado por la exposición de los participantes  al  escenario  en  el  que  son protagonistas u observadores. “Cabe destacar que, desde un punto de vista puramente lógico, no debería haber conexión entre el hecho de haber realizado una tarea consistente en imaginar un  escenario  hipotético  sin ninguna implicación de facto y las opiniones sobre una consecuencia  jurídica que,  como la  PPR, tiene  efectos reales  sobre  la  sociedad”, afirman los investigadores.

Si  bien  es  posible  que  en  el contexto de un “juego”, por conveniencia o por interés se  pueda  elegir  la  opción  menos  dañina  para  uno mismo,  dicha  respuesta  no  debería  afectar  a  una opinión o actitud frente al castigo de delitos graves que suceden  en  la  realidad.  Sin embargo,  los resultados de este estudio indican que el grupo que fue expuesto a la condición  de protagonista  del  caso-escenario no sólo mostró una tendencia de elección menos lesiva para ese supuesto en  concreto,  sino  que  dicha  tendencia  se  trasladó a los razonamientos de cuál es la función que debería cumplir la pena y el respaldo a una medida real y objeto de debate en la sociedad como es la PPR.

 

 

Prisión permanente revisable Crímina

¿Qué opina la sociedad española de la prisión permanente revisable?

Los resultados de este estudio no pueden tomarse como un diagnóstico sobre cuál  es la  opinión  de  la sociedad española acerca de la PPR, ya que éste no era el objetivo que se pretendía alcanzar.  Sin embargo, lo que sí plantean es  la  necesidad de considerar  los factores que pueden estar condicionando la valoración que realiza la ciudadanía sobre el castigo más adecuado para  determinados  crímenes.  De hecho, una  lectura crítica de estos resultados podría llegar a cuestionar la consideración  misma  de  la  opinión  ciudadana  como fuente  para la  toma  de decisiones  político-criminales (Silva  Sánchez,  2018;  Herrera  Moreno,  2018).

No obstante, la democratización de las leyes  penales nos interpela a conocer a la sociedad y sus intuiciones, en la medida  en  que  los  ciudadanos  se  tienen  que  ver obligados a respetar un Derecho penal que en el marco de  un  Estado  Social  y  Democrático de  Derecho es  el suyo propio. Además, frente al temor de las posibles consecuencias  que  la  toma  en  consideración  de  la ciudadanía pueda tener para el respeto a las garantías básicas de  nuestro  Derecho penal,  hemos de  recordar que en épocas pasadas fueron las propias percepciones de  injusticia  de  la  sociedad  las  que provocaron  la derogación de penas como la cadena perpetua por ser considerada  injusta  e  inhumana (Gargallo  &  Oliver, 2016).

 

Principio de humanidad

De  acuerdo con  lo expuesto  anteriormente, y  sin negar  que  la  motivación  principal  que  se  encuentra detrás  de  la pena  que  se  considera  justa  sería  la  del merecimiento,  tal  y como  se  ha mostrado de  manera reiterada  en  la  literatura  y  se  refleja  incluso  en  este mismo  estudio,  es  cierto  que  una  modificación  tan pequeña como la mostrada en este experimento podría facilitar  la  consideración  de  otros  principios  que informan al sistema de justicia penal y que también son considerados importantes por la sociedad: tales como el principio  de  humanidad  de  las  penas, proporcionalidad, legalidad, culpabilidad, entre otros.

En este sentido, los resultados de este estudio sugieren un horizonte esperanzador sobre  la utilización  de las intuiciones  de  justicia  de  la  comunidad,  ya  que  las mismas no están sujetas a un único escenario o a  una sola pregunta. Cuando se introduce este matiz se puede apreciar que lo que se denomina “opinión pública” no está solamente sujeta a cuestiones  punitivas, sino que también puede ser sensible a otros aspectos igualmente importantes como son las garantías básicas de las que cada uno de los sujetos quisieran gozar cuando fueran objetos del sistema penal (Miró-Llinares, 2019).

Al igual que  se  ha  observado  cuando  se  han  estudiado  las actitudes  punitivas  con  delitos  de  menor  gravedad, donde  los  ciudadanos  daban  soluciones  menos punitivas  que  los  propios  jueces (Varona,  2008; Adriaenssen & Aertsen, 2015), en el caso de los delitos más graves, como  los sujetos a  PPR, la consideración detallada de  cuál es  la opinión de  la sociedad debería tener  en  cuenta  que  estas  intuiciones  no  solamente estarían condicionadas por el carácter punitivista.

 

 

Prisión permanente revisable

Novedad

En cualquier caso, la principal limitación de este trabajo tiene que ver con  su  novedad,  ya  que  es  el  primero  en  el  que  se analiza  si  la  exposición  a  un  determinado  contexto imaginado hace  variar creencias que  a priori no serían maleables, como las actitudes hacia el castigo de delitos  graves.  Por  este  motivo, apuntan los autores,  es  especialmente importante  el  desarrollo  de  nuevos  estudios  que permitan  replicar los  resultados  encontrados  en  esta investigación.

Por  ejemplo,  para ambos investigadores sería importante  tener en consideración el efecto de variables como el género o el posicionamiento político pueden tener en la valoración de  la  información  como  protagonista  vs observador. Asimismo, otros factores como el estado emocional de los participantes deberían ser tenidas en cuenta, ya que muchos de estos estudios que se toman como referencia se  realizan  en  un  ambiente  que  podría favorecer  un estado emocional de indignación (Varona, 2011). Otros factores como la  certeza de la  comisión del delito  o el tipo de delito cometido pueden también tener un efecto en  la expresión  del  apoyo a  penas  más severas.   En definitiva, aunque se han cumplido pocos años desde la entrada en vigor de la PPR, en ese artículo se sugiere que todavía  queda  mucho  por  conocer  sobre  el  principal motivo aludido por el legislador para  su  introducción en nuestro sistema de justicia penal.

Miedo al crimen: entrevista en la Cadena SER a Javier Castro

da2b7962-22b0-4d4f-989d-873017e4492b

Radio Elche Cadena SER ha entrevistado recientemente a nuestro investigador Francisco Javier Castro Toledo, a raíz de la reciente publicación de su libro “Sociedad Tecnológica y Miedo al Crimen“. En esta entrada de nuestro blog puedes pinchar aquí por si quieres escuchar la entrevista, y también te acercamos a un pequeño resumen de su libro. La periodista Cristina Medina mantuvo una interesante charla con el científico del Centro CRÍMINA, en la que aprovecharon también para abordar distintos aspectos de actualidad.

Sociedad Tecnológica y Miedo al Crimen“, con prólogo de Fernando Miró, director del Centro CRÍMINA de la Universidad Miguel Hernández (UMH) y catedrático de Derecho Penal, es un destacado libro que recoge cuatro estudios empíricos basados en la recogida de indicadores emocionales en tiempo real que muestran la enorme utilidad que tienen para la investigación del miedo al crimen la biometría emocional en los modelos de investigación UX, la simulación de experiencias de victimización y cibervictimización a través de la realidad virtual o los análisis de contenido emocional en redes sociales online a través de técnicas de Big Data.

 

e70d20ac-4928-46e4-831d-5d49e9f387ff

Sociedad tecnológica

Tal y como se recoge en la publicación, tras más de medio siglo, la investigación criminológica ha mostrado un creciente interés por el análisis del miedo al crimen. Desde su definición hasta la perfilación de sus dimensiones, pasando por la detección de fenómenos asociados o el establecimiento de las metodologías más apropiadas para su mediación, lo que realmente sea el miedo al crimen ha resistido cualquier intento de reducción, conceptualización u operativización de amplio consenso.

Ello, tal y como se indica en “Sociedad Tecnológica y Miedo al Crimen”, ha dado como resultado su actual indefinición, la enorme dificultad para su medición científica y su naturaleza poliédrica. Desde la toma en consideración de esta triple caracterización, este trabajo analiza cómo la crisis del miedo al crimen, en cuanto constructo criminológico, no es tanto una crisis ontológica como una crisis metodológica con alcance ontológico.

Por ello -según se recoge en el libro del mencionado autor-, frente a las estrategias tradicionales de investigación centradas en medidas autoinformadas, en la actualidad se nos presentan excelentes oportunidades para mejorar nuestra comprensión de la naturaleza de este fenómeno a la luz de las metodologías de aproximación que ofrecen las nuevas tecnologías.

La publicación de Castro Toledo, profesor de Derecho Penal y Criminología de la UMH e investigador del Centro CRÍMINA para el estudio y la prevención de la delincuencia, ubicado en el campus de Elche, está editado en España por Edisofer S. L, en Argentina por Euros Editores S.R. L., y en Uruguay por B de F Ltda. El libro, de 184 páginas, forma parte de la colección “Actualidad criminológica y penal”

Como señala Francisco Javier Castro: “Sapere aude”

48681313-0d2c-4be2-ba11-acfb8f65cf7c

Premio en el País Vasco para una alumna de CRÍMINA

Foto: UPV/EHU

Foto: UPV/EHU

Por Redacción CRÍMINA

María Vaquero Gil, una alumna que el pasado ejercicio académico cursó con el Centro CRÍMINA de la Universidad Miguel Hernández el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica (MICvUMH), recogía el pasado jueves el IX Premio de Investigación Victimológica ‘Antonio Beristain’, convocado por el Instituto Vasco de Criminología y el Departamento de Educación del Gobierno Vasco. El galardón, ex aequo con otra alumna de posgrado, María Inés Dunis Aldave (UPV/EHU), se entregó en el marco del IX Encuentro Antonio Beristain.

Del trabajo ahora reconocido fue tutora Olga Fuentes Soriano, catedrática de Derecho Procesal de la Universidad Miguel Hernández, quien también se ha mostrado públicamente muy satisfecha por este galardón a la ya exalumna de la UMH.

María Vaquero Gil, que ha sido reconocida por su trabajo ‘Aspectos jurídicos de relevancia victimológica en menores descendientes de víctimas mortales de violencia de género’, un estudio producto de su trabajo de fin de máster con CRÍMINA de la UMH, destaca, según recoge Campusa, el medio de comunicación electrónico centrado en la actividad y la actualidad de la UPV/EHU, que su aportación científica “está destinada a la investigación sobre la figura de los menores descendientes de las víctimas mortales de violencia de género”.

 

Realidad victimológica

Asimismo, indica que el objetivo principal “es asentar las bases para perfilar la consideración jurídica que cabe otorgar a las huérfanas y los huérfanos como víctimas directas de la violencia que han padecido sus madres. Para ello, se establecerá un marco de referencia sobre la realidad victimológica de los menores descendientes, así como la base normativa y principales consecuencias jurídicas que les afectan tras el crimen”.

A juicio de María Vaquero, se debe proceder seguidamente al estudio empírico de una muestra de casos de víctimas mortales de violencia de género con descendencia menor de edad, procedentes de familias beneficiarias de una ayuda de reparación del daño del Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla Prieto, de tal manera que se puedan contrastar los rasgos, factores y aspectos jurídicos de relevancia victimológica con el marco teórico y normativo expuesto.

“Posteriormente, se utilizará tanto la base teórica como los resultados obtenidos de la muestra estudiada para construir y analizar el proceso de victimización que atraviesan las y los menores. Por último, se elaborará una serie de propuestas con el fin de intentar mitigar las posibles disfunciones y carencias identificadas”, añade la alumna formada con CRÍMINA de la Universidad Miguel Hernández, según siempre Campusa.

 

Foto: UPV/EHU

Foto: UPV/EHU

Terrorismo

Por su parte, María Inés Dunis Aldave, que ha sido reconocida por su trabajo titulado ‘Escuchando las voces de las víctimas del terrorismo’, señala: “Si bien durante los últimos 50 años, en España y en concreto en el País Vasco, ha habido violencia terrorista desde diferentes organizaciones, es ETA quien más atentados realizó y quien más víctimas produjo. Durante esos 50 años se vivía con la amenaza permanente de que en cualquier momento podía haber otro atentado. Por eso, cuando dejó de matar hace unos años, Euskadi ha visto una realidad muy distinta a la que fue habitual durante los 50 años anteriores. La sociedad ha empezado a respirar con tranquilidad, ya no existe el miedo que antes estuvo tan presente durante tanto tiempo y para tantas personas. No obstante, sigue habiendo un gran grupo de personas víctimas, directas e indirectas, de aquella barbarie, a quienes se les presenta un futuro lleno de esperanza, pero también de dudas. ¿Cómo les afectará la nueva situación? ¿Qué tipo de convivencia se va a dar a partir de ahora? ¿Cuál va a ser el nuevo escenario y quién va a tener cabida en él y de qué manera? Las víctimas tienen voz para hacer preguntas, planes o proposiciones. En este trabajo se sintetizan algunas de sus voces para entender su situación actual y sus expectativas”.

El galardón fue entregado por Virginia Mayordomo Rodrigo, directora de la Cátedra “Antonio Beristain”, Ignacio Subijana Zunzunegui, presidente de la Audiencia Provincial de Guipuzkoa y Miembro de Honor del Instituto Vasco de Criminología, y Miren Artaraz, directora de Política y Coordinación Universitaria del Gobierno Vasco.

Nahikari Sánchez: “CRÍMINA siempre está trabajando de manera puntera en campos de un gran interés criminológico”

 c28c06cd127e323edcc773085567d703.28011

Por Redacción CRÍMINA

El currículum de Nahikari Sánchez, la coordinadora del Máster Oficial de Intervención Criminológica y Victimológica (MICv) que impulsa el Centro CRÍMINA de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche es impresionante: Premio del Área de Investigación Criminológica de la Federación de Asociaciones de Criminólogos de España, entregado en 2012 en el IX Congreso Español de Criminología (Girona); integrante de la British Society of Criminology, de la European Society of Criminology, de la American Society of Criminology, la Sociedad Española de Investigación de Perfiles Criminológicos (SEIPC), y de la Federación de Asociaciones de Criminólogos de España (FACE); además de ser especialista en herramientas de valoración y gestión del riesgo de reincidencia: delincuencia violenta, violencia en la pareja, delincuencia juvenil; victimología; política criminal: seguridad ciudadana, prevención e intervención; tratamiento y prevención de la delincuencia; delincuencia juvenil: bullying, ciberbullying, vandalismo, violencia en la pareja en adolescentes…

Pero además es coordinadora del grado de Criminología en la UNED de Pamplona, profesora de ese mismo grado en la UOC, así como presidenta de la Asociación Profesional de Criminólogos de Navarra, entre otras muchas cuestiones. Con todo este bagaje le hemos pedido que nos cuente qué le apasiona y qué destaca sobre todo de CRÍMINA.

Usted es coordinadora del Máster en Intervención Criminológica y Victimologica y da docencia también en el Máster Oficial de Análisis y Prevención del Crimen. ¿Qué destacaría de estos estudios?

Los másteres que se imparten en CRIMINA se caracterizan sobre todo por la gran calidad del profesorado, que además de docentes son investigadores en las materias que imparten, estando involucrados en los más recientes proyectos, y más punteros, de investigación nacional e internacional. Además, son másteres con una gran cantidad de prácticas. El Máster de Invervención Criminológica y Victimológica tiene, además, prácticas en Criminología que pueden cursar en la propia ciudad del estudiante, o si lo desean, también online. En cualquiera de los dos másteres se trata de estudios oficiales.

¿Por qué se hizo criminóloga? 

Creo que porque soy muy curiosa y analítica. Son dos de las cualidades que, creo, compartimos todos los criminólogos. El interés por conocer la realidad criminológica y acercarnos a la mejora de su detección, prevención y correcta intervención.

Actualmente ¿qué es lo que más le llama la atención o le apasiona de lo que esté investigando o abordando?

Ahora mismo me encuentro muy centrada en un proyecto de investigación sobre violencia en la pareja adolescente, llamado “Considerate igual”. Podéis entrar en su página web www.considerateigual.es y veréis la plataforma que estamos creando de apoyo y seguimiento a víctimas, agresores, también apoyo e información a familiares y amigos así como formación especializada a profesionales. Todo ello relacionado con la violencia en la pareja adolescente desde un prisma totalmente basado en la evidencia empírica y el análisis científico.

¿En qué situación está la profesión de criminólogo en este país?

Nos encontramos en un momento clave, ya que estamos siendo testigos de la creación del Consejo de Colegios de Criminólogos de España y de muchos Colegios Profesionales. Es un elemento clave y fundamental para que la profesión vaya asentando sus cimientos y podamos, entre todos, dar calidad y futuro a la Criminología. La formación criminológica es cada día mejor, de mayor calidad, y las investigaciones realizadas están a un gran nivel. Es el camino para seguir avanzando y conseguir encontrar nuestro hueco.

¿Qué diferencia a CRÍMINA de otros centros investigadores similares?

El Centro CRIMINA tiene una gran calidad de investigación, siempre está trabajando de manera puntera en campos de un gran interés criminológico. Con unos investigadores fantásticos es una gran factoría criminológica. Un centro estupendo para sacar lo mejor de la Criminología y de los criminólogos, con un ambiente de trabajo insuperable y muy motivador.

Justicia y grupos vulnerables: crónica de una jornada de éxito de CRÍMINA

CRÍMINA jornada Justicia y grupos vulnerables 2019

Por Redacción CRÍMINA

El Centro CRÍMINA para el estudio y la prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández (UMH) organizó el pasado 7 de noviembre de 2019, en colaboración con la Conselleria de Justicia de la Generalitat Valenciana, una interesante jornada sobre Justicia y grupos vulnerables. El evento, celebrado en la sala Misteri del edificio Torrevaíllo del campus de Elche, contó con la participación de destacados expertos de la provincia de Alicante, Murcia y València y una nutrida asistencia, en su mayoría estudiantes de Derecho y Administración y Dirección de Empresas de la UMH.

La cita sirvió para conocer mejor y ahondar en los problemas que tienen las personas más vulnerables a la hora de poder acceder y relacionarse con la Justicia y otros operadores, así como la realidad con la que se encuentran distintos servicios públicos y también por parte de ONGs que atienden a estas personas y sus limitaciones y alcance en su trabajo diario.

CRÍMINA, jornada Justicia y grupos vulnerables 2019

La jornada, que llevaba por título “La legitimidad de la justicia penal y el acceso a la justicia de los grupos vulnerables en la Comunidad Valenciana arrancó con la inauguración por parte del rector de la UMH, Juan José Ruiz Martínez, junto a José García Añón, director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia en la Generalitat Valenciana y catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de València, y el director de CRÍMINA y catedrático de Derecho Penal de la Universidad Miguel Hernández Fernando Miró Llinares.

García Añón, en su intervención, no ocultó que queda mucho trabajo por hacer, pero también incidió en que la Comunidad Valenciana cuenta con una red asistencial muy por delante y con importantes recursos en comparación con otras comunidades autónomas.

 

Informe de resultados

Durante la sesión, el profesor de Derecho Penal de la UMH e investigador del Centro CRÍMINA Francisco Javier Castro Toledo presentó el informe de resultados de la primera anualidad del citado proyecto, Ni1Fora. Entre los numerosos datos aportados, quedó constancia de que integrantes de grupos vulnerables perciben que van a recibir un trato más injusto por parte de los operadores jurídicos en caso de ser víctima.

Además, también se ofrecieron propuestas de acción y avance para, por ejemplo, mejorar la percepción social de los tribunales de Justicia, los cuales tienen una menor valoración que, por ejemplo, la Policía Nacional o la Guardia Civil, según este estudio.

Seguidamente, se puso en marcha una primera mesa redonda con el profesor de Filosofía del Derecho de la UMH y director de la Cátedra de Discapacidad y Empleabilidad TEMPE-APSA, Antonio Luis Martínez-Pujalte López, la profesora de Derecho Civil de la UMH y directora de la Clínica Jurídica de la Universidad, Cristina López Sánchez, y el abogado y responsable del Área Jurídica de la Fundación Elche Acoge, Zurab Oganesyan.

f9495c7e-26b4-4d12-ac71-ba18dbc9f2ca

Martínez-Pujalte reivindicó los derechos de las personas con discapacidad intelectual y puso como ejemplo que también pueden participar en juicios como testigos; o cómo desde la UMH se les forma, entre otros muchos asuntos, a que sepan cómo interponer una denuncia.

Cristina López dio a conocer el enorme trabajo que asumen desde la Clínica Jurídica de la UMH y su gran labor social a distintos colectivos, algo que también dio a conocer Oganesyan en este caso hablando por parte de la Fundación Elche Acoge.

 

Impagable labor

En una segunda mesa redonda, Jorge Payá, del Servicio de Violencia de Género y Machista del Ayuntamiento de Petrer y profesor de la Universidad de Alicante, el coordinador de Programas Instituciones Penitenciarias y Adicciones en Fundación Diagrama, José Ramón López, y una representante de la Unidad de Protección de Colectivos Vulnerables de la Policía Local de Elche, tomaron la palabra.

Payá puso sobre la mesa los problemas con los que se encuentra un servicio como el que presta en el Ayuntamiento de Petrer, las luces y los claroscuros de este tipo de prestaciones, cómo puede cambiar presentar una denuncia de violencia de género a una hora u otra, pero también aspectos positivos, mientras interpelaba y dialogaba con el público asistente. Por su parte, desde la Policía Local de Elche también se entró en su día a día e indicó, entre otros muchos casos, que están notando cómo cada vez hay más ancianos solos y cómo hay carencias para hacerse cargo de ellos durante las tardes, las noches o los fines de semana tras encontrase con casos dramáticos. Finalmente, Jorge José Ramón López puso el broche a la sesión de la mañana tras narrar toda la actividad que generan en distintas comunidades con los presos y sus familiares por parte de la Fundación Diagrama.

CRÍMINA, jornada Justicia y grupos vulnerables 2019

Durante la mañana se abrieron diversos turnos de palabra, con aportaciones muy interesantes por parte de los asistentes. La sesión continuó por la tarde, pero ya con un grupo de trabajo cerrado que resultó altamente productivo de cara a una nueva investigación.

La celebración de esta actividad se enmarca dentro de la línea de investigación que comenzaron el año pasado la UMH y la Conselleria de Justicia, tras la firma del convenio para el desarrollo de trabajos y estudios de investigación sobre legitimidad de la justicia penal e impacto del acceso en la justicia en las víctimas y los grupos vulnerables en la Comunidad Valenciana

El centro CRÍMINA organiza una jornada sobre legitimidad de la justicia penal y el acceso a la justicia de los grupos vulnerables

El Centro CRÍMINA de la Universidad Miguel Hernández (UMH), en colaboración con la Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas de la Generalitat Valenciana, ha organizado la Jornada “La legitimidad de la justicia penal y el acceso a la justicia de los grupos vulnerables”.

Bajo la dirección del profesor Fernando Miró Llinares, el evento tendrá lugar el 7 de noviembre, en la sala Misteri del edificio Torrevaíllo, en el campus de Elche. El acceso es libre previa inscripción, hasta completar aforo, a través del siguiente link: https://forms.gle/nLJpVZi2xfMQMCQD8

Distintos expertos participarán en esta jornada, que comenzará a las 10 horas y que será inaugurada por el Excmo. Sr. Mgfco. Juan José Ruiz Martínez, rector de la UMH, por el Ilmo. Sr. José García Añón, director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia en la Generalitat Valenciana, además de por Fernando Miró, director del centro CRÍMINA.

Durante la jornada se presentará, entre otros interesantes contenidos, el informe de resultados de la primera anualidad del Proyecto sobre legitimidad de la Justicia penal e impacto del acceso a la Justicia penal en las víctimas y los grupos vulnerables en la Comunidad Valenciana, a cargo del profesor ayudante de Derecho Penal de la Universidad Miguel Hernández e investigador del Centro CRÍMINA Francisco Javier Castro Toledo.

Tras una pausa, se organizará una primera mesa de trabajo sobre “ representantes de  grupos vulnerables”. En la misma participará el Dr. Antonio Luis Martínez Pujalte, profesor titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Miguel Hernández y director de la Cátedra de Discapacidad y Empleabilidad TEMPE-APSA; la Dra. Cristina López Sánchez, profesora titular de Derecho Civil y directora de la Clínica Jurídica de la UMH; y D. Zurab Oganesyan, abogado y responsable del área jurídica de Fundación Elche Acoge.

Posteriormente, en una segunda mesa, que lleva por título “ Representantes de entidades relacionadas con la justicia”, intervendrán  la Unidad de Protección de Colectivos Vulnerables de la Policía Local de Elche; Jorge Payá Sellés, del Servicio de Violencia de Género y machista del Ayuntamiento de Petrer; y Jose Ramón López López, coordinador de Programas en Instituciones Penitenciarias y Adicciones en Fundación Diagrama.

A partir de las 16 horas está previsto que comience un interesante taller de trabajo con el que se culminará esta jornada.

 

Inscripciones gratuitas hasta el 7 de noviembre de 2019:

Inscripción

Programa

Línea directa con Ámsterdam: Entrevista al criminólogo Asier Moneva (1ª parte)

 

Por Redacción CRÍMINA

El criminólogo Asier Moneva es una pieza fundamental del Centro Crímina para el estudio y la prevención del crimen. Como personal de investigación en formacion (FPU), actualmente se encuentra en Ámsterdam realizando una estancia científica de la que, a buen seguro, saldrá enormemente potenciado en cuanto a su formación como estudioso y profesional del ámbito de la criminología.

¿Cómo surge la posibilidad de realizar una estancia de investigación en Ámsterdam?

En 2017 Crímina organizó en la Universidad Miguel Hernández de Elche un simposio internacional sobre el factor humano del cibercrimen y la ciberseguridad donde participaron algunos de los investigadores más relevantes en este campo. Uno de los investigadores era el doctor Eric Rutger Leukfeldt, a quien tuve el placer de conocer y con quien he coincidido en distintos eventos sobre investigación criminológica en materia de cibercrimen. El trabajo de Rutger de inmediato despertó mi interés y se lo manifesté personalmente. Pero hacía falta algo más que la voluntad para materializar una colaboración.

Cada año el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades abre una convocatoria competitiva para financiar estancias breves para aquellos investigadores predoctorales que han recibido una ayuda para la Formación de Profesorado Universitario (FPU16/01671) de la que soy beneficiario. Junto con el profesor Leukfeldt, preparamos una propuesta y enviamos la solicitud. Meses después recibimos la buena noticia y empezamos a preparar mi estancia de investigación (EST18/00043) en el Netherlands Institute for the Study of Crime and Law Enforcement (NSCR), en Ámsterdam.

Un nuevo reto para el criminólogo: “Defacement”

¿Cuál es el trabajo que está desarrollando durante estos dos meses?

Durante estos meses estoy realizando varias colaboraciones con los investigadores del NSCR y, en especial, con el profesor Leukfeldt. Concretamente, trabajaremos sobre una forma de hacking conocida como defacement, en la que el infractor o defacer accede al código de una página web para modificar maliciosamente su contenido. Generalmente, se trata de un cibercrimen con connotaciones políticas, dentro del fenómeno del hacktivismo. Hay más propuestas sobre la mesa que irán tomando forma en los próximos días.

¿Qué significa para usted esta experiencia investigadora?

A nivel de formación, colaborar con los miembros del clúster de cibercrimen del NSCR supone una experiencia única para aprender de algunos de los mejores investigadores en criminología de Europa. Además, el NSCR es un centro de prestigio que produce gran cantidad de resultados de investigación de impacto con una marcada vocación social, por lo que, a nivel curricular, esta estancia de investigación supone un importante impulso en mi carrera investigadora.

Tras Ámsterdam ¿qué planes de futuro/proyectos en mente tiene como criminólogo?

Prefiero no pensar demasiado a muy largo plazo para concentrarme en lo que tengo entre manos en el presente, pero durante el invierno debería salir una nueva convocatoria para solicitar estancias breves. Siempre existe la posibilidad de repetir, pero también barajo otros destinos en Suiza o Reino Unido. En cualquier caso, pretendo seguir potenciando la parte más internacional de la investigación porque hasta la fecha me ha enriquecido enormemente.

¿Anonimato de los usuarios de Twitter?

smartphone-4540273__340

Por Redacción CRÍMINA

¿Se pueden utilizar los metadatos para medir el anonimato de los usuarios de Twitter? Esa es la pregunta que, a través de un reciente estudio, tratan de responder los investigadores del Centro CRÍMINA para el Estudio y la Prevención de la Delincuencia Zoraida Esteve, Asier Moneva y Fernando Miró.

Y es que el anonimato es uno de los elementos tradicionalmente asociados con el comportamiento criminal y antisocial. El anonimato depende de varios factores, como la vigilancia natural o la visibilidad creada por el entorno físico o digital. Algunos entornos digitales, como las redes sociales, presentan características que facilitan o limitan el grado de anonimato de sus usuarios. Las redes sociales son lugares del ciberespacio donde las personas interactúan entre sí y con su entorno, donde realizan cada vez más sus actividades cotidianas y donde también cometen delitos.

 

Tuiter

Ciberespacio

Este artículo, en su denominación inglesa “Can metadata be used to measure the anonymity of Twitter users? Results of a Confirmatory Factor Analysis” los investigadores de CRÍMINA intentan probar la hipótesis de que ciertos elementos del ámbito de las redes sociales definen el anonimato de sus usuarios. Para ello, se propone un proceso empírico de cuantificación del anonimato, que puede aplicarse transversalmente a todos los lugares del ciberespacio que permiten cuentas de usuario.

Posteriormente, se obtuvo un conjunto de datos de 162 usuarios de la red social Twitter que también recogía los metadatos asociados a sus cuentas. Para probar esta hipótesis, se realizó lo que se denomina un Análisis Factorial Confirmatorio (AFC) para determinar si los datos obtenidos encajan en el modelo basado en un concepto teórico propuesto por los investigadores.

avatar-2155431__340

Metadatos

Los resultados vienen a mostrar un ajuste moderado para el modelo, lo que sugiere que algunos metadatos (es decir, el geoposicionamiento) no contribuyen a definir el anonimato de la variable latente. Los investigadores sugieren por tanto que el modelo propuesto debe ser reconsiderado y aplicado a una muestra más grande para mejorar su ajuste. Finalmente, se  ha discutido la aplicabilidad de la metodología propuesta para medir el anonimato y las futuras líneas de investigación.

Puedes consultar el artículo completo pinchando aquí.