Últimos Post Publicados

El Centro Crímina cruza el charco para formar a los primeros criminólogos de Honduras

El pasado mes de Enero, la profesora, docente y Coordinadora de los títulos propios y del Máster de Intervención Criminológica y Victimológica del Centro Crímina, Zora Esteve, se trasladó a la Universidad Nacional de la Policía de Honduras (UNPH) para impartir el último módulo de la Maestría en Criminología.

La UNPH, dedicada a la docencia, investigación y extensión en el campo de Educación Policial en Honduras, tiene como misión ofrecer exclusivamente estudios a nivel superior desde una concepción científica de la Policía. Como centro de Educación Superior fue aprobado en 1996 y ha graduado varias promociones de Oficiales de Policía con el Grado y Título de Licenciado en Ciencias Policiales.

Así mismo, se desarrollan los cursos de ascensos de acuerdo al Grado Policial: subinspector, inspector, subcomisario y comisario.

Además, recientemente, la UNPH ha abierto sus puertas y en ella se están formando, a nivel de postgrado, jueces, fiscales y profesionales independientes que están vinculados al tema de la seguridad ampliando su oferta formativa dentro del mundo de la seguridad. Su último logro ha sido la aprobación del primer programa de Maestría en Criminología de Honduras.

Anteriormente a esta titulación, no existía ninguna formación oficial específica en el ámbito criminológico. Por ello, la demanda era muy elevada y sólo unos pocos han podido formar parte de este grupo tan selecto. Tras dos años de estudio, los elegidos, todos ellos altos mandos de la Policía Nacional, de la Dirección Policial de Investigaciones, médicos forenses, psicólogos, jueces y fiscales, han finalizado su periodo formativo, quedándoles pendiente únicamente el trabajo final de investigación (equivalente al Trabajo Fin de Máster en España, TFM) para convertirse en los primeros criminólogos del país.

El último módulo de la maestría, denominado “Criminología y Análisis Criminal”, impartido por la investigadora de Crímina, ha sido muy especial para ellos, ya que ha sido la primera docente criminóloga que han tenido en la titulación,  tratando temas que no habían estudiado hasta entonces, como las teorías de la criminalidad y su evolución hacia las teorías del crimen, aplicadas a la prevención situacional, la técnica del perfil criminológico, la psicopatía, clasificación de los delincuentes seriales y los informes periciales criminológicos.

Del mismo modo, la profesora Esteve, ofreció una conferencia plenaria en la UNPH para los oficiales que estaban estudiando en los cursos de ascenso, titulada “La escena del crimen: análisis comportamental”.

Desde el Centro Crímina les damos la enhorabuena a todos ellos y les deseamos los mayores éxitos en el futuro, ha sido un placer y un auténtico orgullo formar parte de su formación académica.

¡¡¡Mucha suerte!!!

 

 

El extraño caso de la bruja Lola, o sobre cómo llegar a ser el hombre del tiempo de la Criminología

Autor: Dr. José Eugenio Medina (Investigador, docente y coordinador del Máster en Análisis y Prevención del Crimen del centro CRÍMINA)

No quedan tan lejos los tiempos en los que las personas acudían a brujas, chamanes, sacerdotisas, oráculos, videntes y toda suerte de seres con mágicas capacidades que, con conjuros, estados transcendentales e incluso posos de café o té, según la preferencia, anticipaban sin ningún género de dudas el futuro próximo o lejano, no solo de incautos labriegos que deseaban conocer el mejor momento para la siembra, o de mujeres que buscaban anticipar el género de su retoño todavía por llegar, sino de generales griegos que planificaban sesudamente la batalla, tras consultar al Oráculo de Delfos. Pero esos tiempos pasaron…o no.

A juzgar por los impactantes titulares de algunos medios de comunicación que ocasionalmente anuncian geniales algoritmos y aplicaciones informáticas que la Policía ha implementado, con el fin de identificar a individuos que han cometido los más atroces crímenes, o las áreas de la ciudad en las que pasado mañana se perpetrará un concreto número de delitos, pareciera que, a diferencia de las brujas y oráculos, cuya tasa de acierto se ha mostrado tradicional y manifiestamente mejorable, hoy sí estamos en disposición de establecer lo que ocurrirá en un momento determinado. Pero lo cierto es que el estado actual de la técnica criminológica en particular y de la ciencia en general no nos ha llevado todavía tan lejos. Sin embargo, sí estamos en disposición de aproximar, en términos probabilísticos, el lugar en el que se encuentra el domicilio, o punto de anclaje, de un determinado individuo que ha participado en una serie de crímenes (Rossmo, 1999), o apuntar las zonas, sean áreas, manzanas o segmentos, en las que se concentra una determinada actividad delictiva (Chainey, Tompson y Uhlig, 2008), lo que confiere a la Criminología un importante papel, no tanto en la película “Minority report” sino más bien, en la serie de televisión “Numb3rs”.

Para que ello sea posible, los criminólogos recurren a diferentes estrategias, denominadas genéricamente por algunos autores como “Predictive Policing, definiendo con este término la aplicación de técnicas analíticas, fundamentalmente cuantitativas entre las que se incluyen los mapas del crimen (Groff y La Vigne, 2002), que permiten, sobre la base de estimaciones estadísticas, la identificación de objetivos preferentes para la intervención de la Policía, la prevención del crimen y la resolución de delitos pasados (Perry, 2013). En cualquier caso, por extendido que esté el término, lo cierto es que con él no se refieren ni a policía, ni a la predicción(@JoseM_123).

Y es que la equívoca traducción del idioma de Shakespeare tiene buena culpa de ello, ya que cuando nuestros colegas anglosajones hacen referencia al “Policing” lo que están expresando, es el estudio de la función policial (@Juan_JoseMedina). En cuanto a ese “Predictive”, resulta curioso que, a pesar del cuidado que los científicos suelen poner en el uso preciso del lenguaje, en el caso particular de las técnicas mencionadas recurren indistintamente a forecast o predictive, dos términos que, desde una perspectiva científica, se asemejan tan poco, ya que mientras que la estimación (traducción de forecast), expresión a la que por cierto deberíamos acudir, hace referencia a lo objetivo, científico y reproducible, la predicción o predictive se refiere a lo subjetivo, de carácter intuitivo y no reproducible. Esto no debería suponer un problema, siempre que se le diera, al menos la misma credibilidad, a una predicción de un analista del crimen, que a la del hombre del tiempo.

Predicción o estimación, lo cierto es que la literatura criminológica apoyada en sus propios hallazgos y los de investigadores de otros campos, como la geografía o la estadística, ha descrito ampliamente la existencia de patrones delictivos (Brantingham y Brantingham, 1981), perfiles geográficos del delito (Rossmo, 1999) o puntos calientes o hot spots (Sherman et. al., 1989).

 


Referencias

Brantingham, P. J., & Brantingham, P. L. (Eds.). (1981). Environmental criminology (pp. 27-54). Beverly Hills, CA: Sage Publications.

Chainey, S., Tompson, L., & Uhlig, S. (2008). The utility of hotspot mapping for predicting spatial patterns of crime. Security Journal21(1-2), 4-28.

Groff, E. R., & La Vigne, N. G. (2002). Forecasting the future of predictive crime mapping. Crime Prevention Studies13, 29-58.

Perry, W. L. (2013). Predictive policing: The role of crime forecasting in law enforcement operations. Rand Corporation.

Rossmo, D. K. (1999). Geographic profiling. CRC press.

Sherman, L. W., Gartin, P. R., & Buerger, M. E. (1989). Hot spots of predatory crime: Routine activities and the criminology of place. Criminology27(1), 27-56.

Niños psicópatas, ¿realidad o ficción?

Autora: Profesora Zora Esteve Bañón.

Para algunos especialistas, utilizar el concepto “psicopatía infantil” es inapropiado y evitan aplicar este término a niños pequeños. Por eso, tienden a hablar de conflictos prácticos y éticos, de dificultades de adaptación, o como mucho, de precursores de trastornos de la personalidad, haciendo hincapié en lo que puede significar para un niño llevar tal etiqueta. Pero la evidencia científica y clínica indica que la mayor parte de las personas diagnosticadas como psicópatas comienzan a manifestar rasgos de personalidad característicos de este trastorno a una edad muy temprana. La psicopatía no surge de repente, sin manifestarse previamente, en la edad adulta. Y las características que la definen algunas veces se muestran ya en los primeros años de vida (Hare, 2003). Y al igual que lo que sucede con la mayoría de los trastornos que son diagnosticados en adultos, la investigación revela que la psicopatía es un síndrome que consiste en un conjunto estable de rasgos de personalidad, actitudes y comportamientos desadaptativos que tienen su origen en la infancia, habiéndose llegado a encontrar síntomas de él en niños de entre 6 y 10 años (Silva, 2009).

Aunque tradicionalmente se ha establecido que las decisiones diagnósticas en relación con los trastornos de personalidad deben ser realizadas en el periodo de la postadolescincia, hay evidencias de que un número de rasgos de personalidad psicopática, si no todo el trastorno, aparece en los primeros años de vida (Lynam, 2002).

Uno de los problemas asociados a este constructo, y que probablemente influya en la renuncia a calificar a niños o adolescentes como personalidad psicopática, es que, en adultos, tiende a confundirse la psicopatía con el trastorno antisocial de la personalidad (TAP), a partir de los 18 años, y en niños y adolescentes (entre los 15 y los 18) se identifica con el trastorno disocial (TD) o el trastorno negativista desafiante (TND). Sin embargo, aunque haya puntos de contacto entre ellos, existen también diferencias en importantes aspectos.

En este sentido, los niños que tienen predisposición a desarrollar una psicopatía adulta se mostrarán más egocéntricos e inflexibles en sus exigencias ante sus padres o el resto de personas. No cederán porque sí, lo harán presionados por una amenaza de castigo, aunque siempre intentarán salirse con la suya. Este egocentrismo se incrementará conforme crezcan.

A causa del destacado interés en su propia persona, estos niños muestran a menudo explosiones coléricas y ataques de rabia. No soportan que les contradigan.  Las emociones innatas o primarias como la sorpresa, la ira, el miedo, la curiosidad, etc. Son evidentes casi desde el nacimiento, y así lo niños más pequeños son capaces de mostrar sus emociones. La ausencia de éstas puede interpretarse como una predisposición al desarrollo de la psicopatía.

Los niños aprenden la empatía a través del proceso de socialización. Los padres y otros adultos hacen que el menor vaya observando de qué modo sus acciones afectan a los demás. No obstante, estos niños parece que tienen muchas dificultades para admitir que los sentimientos ajenos deben tomarse en cuenta. Su falta de empatía es la puerta hacia la crueldad. Pueden torturar a los animales domésticos, y molestar a sus amigos y/o hermanos. Se entiende que, realmente, no les importa lo que les pueda suceder a los demás, incluyendo sus seres “más queridos”.

Desde muy pequeños empiezan a mentir, engañar y manipular. Además, realizan estas conductas con mucha convicción Por otro lado, si en alguna ocasión se les descubre mintiendo, carecen de nerviosismo e incluso pueden llegar a negarlo todo. La mayoría de instrumentos que evalúan la psicopatía consideran la mentira persistente, a lo largo de todo el desarrollo infantil, como un síntoma importante de este constructo.

La adolescencia puede ser un periodo inicial de manifestación de la psicopatía. Durante él, los padres pueden comenzar a comprender que a su hijo le pasa algo, ya que no se comporta como los demás.

Por todo lo explicado anteriormente, no me gustaría terminar sin comentar que, aunque mucha gente se pueda sentir incómoda aplicando la etiqueta diagnóstica de psicópatas a estos jóvenes, no se debe perder de vista la realidad: existe un síndrome con unos rasgos de personalidad y unas características que advierten problemas a largo plazo, independientemente de cómo le llamemos. Los jóvenes con estas características deben tener especial atención por parte de los expertos en la conducta desviada y en el hecho criminal, para intentar evitar, en lo posible, futuros comportamientos violentos.

Rousseau dijo: “El hombre nace naturalmente bueno, es la sociedad lo que lo corrompe” ¿Estáis de acuerdo?

We-Need-To-Talk-About-Kevin-DI

Foto: http://www.sky.com/tv/movie/we-need-to-talk-about-kevin-2011

Referencias

Hare, R. D. (2003). The psychopathy checklist–Revised. Toronto: ON.

Lynam, D. R. (2002). Fledgling psychopathy: A view from personality theory.

Silva, T. C. (2009). La medición de la psicopatía en el contexto del Sistema de Justicia Juvenil en España. Universidad de Valencia: Tesis Doctoral.

III Simposio de Investigación Criminológica en Elche (29-30 junio)

SEMINARIO ELCHE

El Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia, en colaboración con la Sociedad Española de Investigación Criminológica, organiza el III Simposio de Investigación Criminológica que se celebrará los días 29 y 30 de junio de 2017 en el edificio “La Galia” del Campus de Elche de la Universidad Miguel Hernández.

Bajo el título “Aplicando a la realidad social el Saber criminológico”, el objetivo principal de este simposio es abrir aún más el saber criminológico y orientarlo a la solución práctica de problemas delincuenciales de la sociedad. La madurez que ha adquirido la criminología en nuestro país nos obliga a dar pasos adelante y a tratar de hacer aún más aplicado y real el conocimiento criminológico desarrollado por los socios de la SEIC. Con el Simposio, pues, se pretende compartir experiencias e información, aprovechando las posibilidades proporcionadas por la coincidencia, durante unos días, en un mismo espacio físico de trabajo, y facilitar así la reflexión y el establecimiento de cooperaciones en proyectos comunes. Es un buen momento para establecer iniciativas encaminadas a la aplicación práctica de nuestro conocimiento a las exigencias que la sociedad nos requiere en cada uno de los ámbitos investigadores que nos ocupan.

El periodo para el envío de contribuciones se abrió ayer, día 5 de marzo, y los envíos pueden ya realizarse siguiendo las indicaciones abajo proporcionadas.

 

INSCRIPCIÓN

Plazo de Inscripción y matrícula: Hasta el 20 de abril de 2017
Precio: 75 €
PROCEDIMIENTO DE MATRICULACIÓN: estará disponible en breve en la web http://www.criminologia.net/congresos2017.html

CONTRIBUCIONES

Plazo para el envío de contribuciones: desde el 5 de marzo al 5 de abril de 2017
Evaluación por el comité científico: 5 al 10 de abril de 2017

TEMAS PROPUESTOS PARA CONTRIBUCIONES:

-Delincuencia y Justicia juvenil.
-Género y delincuencia.
-Miedo al delito.
-Gestión del riesgo e intervención.
-Delincuencia violenta.
-Control formal: Justicia, Policía y Prisiones.
-Criminología Ambiental.
-Cibercriminalidad.
-Terrorismo y delincuencia organizada
-Violencia intrafamiliar.
-Prevención de la delincuencia.
-Teorías y métodos en Criminología.
-Victimología.
-Otros temas.

ENVÍO DE CONTRIBUCIONES:

Podrán participar en el III Simposio de Investigación Criminológica, mediante la presentación de comunicaciones, todos los socios de la SEIC, previa inscripción en el simposio de, al menos, uno de los autores. Cada autor podrá presentar un máximo de tres aportaciones.
Los trabajos presentados, que deberán ser originales y no haber sido publicados con anterioridad, deberán versar sobre cuestiones de interés criminológico, ya sea:
• Una revisión teórica de algún aspecto relevante
• Investigaciones o estudios empíricos realizados o en curso
• Experiencias o intervenciones prácticas significativas

Los resúmenes de los trabajos se remitirán para su valoración enviándolos a la dirección de correo electrónico simposio3-seic@crimina.es antes del 5 de abril de 2017. El resumen no podrá superar las 300 palabras y deberá ajustarse a los formatos que se indican más abajo. Todos los resúmenes que no cumplan estos criterios serán devueltos a los autores para que se adecúen al mismo.
• Formato para los trabajos empíricos – El resumen deberá contener los siguientes campos: tema de investigación e hipótesis de partida; descripción de los datos, los métodos usados para la obtención de los datos y los procesos de análisis de los mismos; los principales resultados o conclusiones.
• Formato para los trabajos teóricos – El resumen deberá incluir lo siguiente: tema de estudio o premisas de partida; esquema detallado de la argumentación seguida; principales conclusiones.

Todos los autores y coautores podrán obtener un certificado de presentación de su aportación, siempre que estén inscritos previamente en el simposio.

Decálogo de filosofía para mejorar el quehacer criminológico

Existe un gran acuerdo acerca de que la naturaleza del conocimiento criminológico es estrictamente políedrica y multinivel.  Su misma historia como área de interés refleja cómo de manera más frecuente han sido los psicólogos, sociólogos o juristas, y de un modo menos frecuente arquitectos, geógrafos, informáticos, matemáticos y un larguísimo etcétera de profesionales de otras áreas, quienes han sido los auténticos responsables del establecimiento del enorme corpus de conocimiento en materia de análisis y prevención del crimen que disfrutamos a día de hoy. Dicho de otro modo, cualquier discusión que enaltezca cierto puritanismo en el quehacer criminológico debe ser tachado cuanto menos de simplista, amén de mostrar una total descontexualización de la propia disciplina.

Dicho esto, y debido a una clara de-formación profesional, me gustaría romper una lanza a favor de algunas de las posibles aportaciones procedentes de lo que ha pasado a formar parte en la historia como la matriz de toda forma de conocimiento: la Filosofía. Para ello, y de un modo totalmente antifilosófico, esto es ausente de argumentación alguna, voy a ofreceros un decálogo de filosofía para mejorar el quehacer criminológico que, sin duda, encontraréis de utilidad.

  1. Tensiona tus convicciones y haz de la duda tu método de trabajo

  2. Huye de cualquier forma de relativismo, ya que si todo vale, nada vale (lee cosas sobre epistemología).

  3. Podemos conocer el mundo que nos rodea, pero asumamos que existen limitaciones para hacer afirmaciones de un modo categórico (lee cosas sobre epistemología).

  4. Si sistematizas y organizas tus ideas, podrás sistematizar y organizar las ideas de los demás (lee cosas sobre lógica formal).

  5. Conviértete en un detector de trampas argumentativas y retóricas (lee cosas sobre lógica informal y teoría de la argumentación).

  6. No te embeleses con la grandeza del universo explicada desde grandes principios, eso es cosa básicamente de teólogos. El conocimiento científico se consigue sólo dando pasos pequeños y prudentes, pero seguros (lee cosas sobre filosofía de la ciencia).

  7. Pasará pocas veces, pero de suceder, no tengas miedo a golpear los pilares maestros y construir las bases de nuevo (lee cosas sobre filosofía de la ciencia).

  8. Una cosa es describir el mundo y otra muy distinta es decir cómo debería ser. Las consecuencias de no conocer la diferencia pueden ser terribles (lee sobre filosofía moral).

  9. Aunque de facto el límite de la investigación es la imaginación, de iure existen determinadas reglas de juego que conviene tener siempre presentes (lee sobre filosofía moral y política).

  10. Frente a la complejidad de un fenómeno, anímate a pensar de manera interdisciplinar y a curiosear otros horizontes epistemológicos (lee más).


Autor: Fco. Javier Castro Toledo (Investigador y docente de CRÍMINA, UMH)
FOTO: http://www.raicesdeeuropa.com/wp-content/uploads/sopa-de-letras-filosof%C3%ADa-2.jpg

Una reflexión sobre la Grand Theory y la utilidad del Alcance Medio

En muchas ocasiones, tratamos de explicar el fenómeno delictivo aplicando grandes teorías criminológicas que pretenden abarcar todo el fenómeno criminal. De hecho, la finalidad de la denominada Grand Theory es la explicación del crimen en su totalidad. Sin embargo, se ha observado a lo largo de los años que, cuando queremos aplicar estas teorías en un contexto práctico, surgen ciertas carencias. El Profesor José R. Agustina escribe un artículo en 2012 en el que refleja la existencia de este problema en la Criminología. La misma dificultad ha sido identificada por autores como Marcus Felson (2006) o Adolfo Ceretti (1992), el cual piensa que este es uno de los motivos por los que la Criminología se encuentra en un estado de profunda crisis, de estancamiento. Como criminólogos debemos tratar de abordar esta problemática, huyendo de constructos teóricos demasiado grandes y aplicando la prevención a un fenómeno delictivo determinado a través de teorías de nivel medio, demostrando su aplicación práctica concreta

No obstante, no podemos renunciar al valor de la teoría criminológica como elemento estructurador de las estrategias a seguir a la hora de abordar el crimen, trabajando para su control y haciendo un esfuerzo para alcanzar su comprensión. En este sentido, se pronuncia John Eck (2007):

Theory is the guide for all deliberate actions. Consider any profession in which the practitioners are routinely confronted with problems. They must use their training and experience to solve. They have to be logical. And they have to use data. But data and logic are insufficient to motivate action.

Cuando Eck involucra el uso de datos en su interesante aporte no lo hace de forma irreflexiva. El componente empírico debe ser el sustento de cualquier construcción teórica que pretenda hacer una aproximación científica, y por lo tanto falible, en la explicación del crimen.

Es por ello por lo que no podemos guiarnos por teorías demasiado complejas o abstractas que traten de explicar la absoluta integridad del fenómeno delictivo y, en tal proceso, perdernos en un lenguaje que divaga, que va a la deriva. Jock Young (2011), en su libro The Criminological Imagination, analiza a su homólogo en el campo de la Sociología, Wright Mills, y dice que este último distingue entre semantics and syntax cuando habla de contenidos: “semantics are words about reality, syntax are words in relation with each other” (p. 6). En este sentido, dice Mills (1954) que la “Grand Theory is drunk on syntax, blind to semantics” (p.34). Es decir, al tratar de nutrirse de tantas vertientes realiza elaboraciones grandilocuentes, pero se intoxica a la hora de hilar conceptos y se distrae alejándose de su verdadera finalidad: la comprensión de la realidad.

Si bien es cierto que algunas teorías demasiado complejas y pomposas tienen difícil aplicación práctica, existe otra forma de hacer Criminología. El discurso que apela a la inaplicabilidad de las hipótesis criminológicas queda en entredicho cuando se habla del enfoque Ambiental como forma de abordar el delito como evento.

Algunos ejemplos de este enfoque se plasman en los postulados del espacio defendible (Newman, 1972), el Crime Prevention Trough Environmental Design (CPTED), la Teoría de las Ventanas Rotas (Wilson y Kelling, 1982), la Teoría de la Elección Racional (Cornish y Clarke, 1986), la Teoría del Patrón Delictivo (Brantingham y Brantingham, 1981) o el Enfoque de las Actividades Cotidianas (Cohen y Felson, 1979), entre otros.

Autor: Asier Moneva Pardo

 

Referencias

Agustina, J. R. (2012). Premisas valorativas y enfoque práctico en la definición de una teoría criminológica. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, 14(8). Recuperado de: http://criminet.ugr.es/recpc/14/recpc14-08.pdf

Brantingham, P. J. y Brantingham, P. L. (1981). Environmental Criminology. Thousand Oaks, California: Sage Publications.

Ceretti, A. (1992). Problemas epistemológicos de la Criminología. Montevideo, Uruguay: B de F.

Cohen, L., y Felson, M. (1979). Social change and crime rate trends: A routine activity approach. American Sociological Review, 44(4), 588-608.

Cornish, D. B., y Clarke, R. V. (coord.) (1986). The reasoning Criminal. New York City, New York: Springer-Verlag.

Eck, J. E. (2007). The power of a good theory. Conferencia impartida en el Jill Dando Institute, University College London. London, UK.

Felson, M. (2006). Crime and Nature. Thousand Oaks, California: Sage Publications.

Mills, C. W. (1954). IBM Plus Reality Plus Humanism = Sociology, en I. L. Horowitz (ed.), Power, Politics and People: The Collected Essays of C. Wright Mills. New York City, New York: Ballantine Books.

Newman, O. (1972). Defensible Space: Crime Prevention through Urban Design. New York City, New York: Macmillan.

Wilson, J. Q. y Kelling, G. L. (1982). Broken windows: The police and neighborhood safety. The Atlantic. Recuperado de: http://www.theatlantic.com/magazine/archive/1982/03/broken-windows/304465/

Young, J. (2011). The Criminological Imagination. Cambridge, UK: Polity Press.

Un apunte sobre las nuevas aproximaciones teóricas y metodológicas para el estudio del miedo al crimen

La investigación científica de los mecanismos explicativos del miedo al crimen ha sido una de las áreas en expansión en criminología durante las últimas dos décadas. El empeño de académicos de diferentes países por profundizar en el miedo al crimen, fenómeno definido como la “respuesta emocional de nerviosismo o ansiedad al delito o símbolos que la persona asocia al delito” (Ferraro, 1995, p. 4), ha dado lugar a nuevos enfoques para el estudio y la comprensión del fenómeno enfocados a suplir las carencias de las aproximaciones y metodologías de estudio tradicionales. A continuación se van a detallar brevemente algunas de las más recientes aportaciones al estudio del miedo al crimen a nivel internacional, fijando especial atención a los avances realizados en España.

A nivel metodológico, se ha puesto el acento en la diferencia, ya adelantada por Gabriel y Greve (2003, pp. 602-603), entre la predisposición personal al miedo al crimen y los episodios o eventos concretos de miedo. En dichos términos, se apunta a la necesidad de diferenciar entre metodologías enfocadas al estudio de la tendencia de cada individuo a sufrir episodios de miedo, y las metodologías que centran su interés en los episodios en sí mismo, más allá de la predisposición personal de cada uno.

Entre los nuevos enfoques metodológicos para profundizar en la explicación de las predisposiciones personales al miedo al crimen, se puede destacar, en primer lugar, la introducción del empleo de los Sistemas de Información Geográfica para analizar la distribución espacial de dicha disposición, la cual varía entre barrios y ciudades (Vozmediano-Sanz y San Juan-Guillén, 2006). Asimismo, durante los últimos años la criminología española también se ha interesado por el desarrollo de instrumentos fiables de medición del miedo el crimen a partir de encuestas (Fernández-Molina y Grijalva-Eternod, 2012; Vozmediano-Sanz et al, 2009), destacando en este sentido la participación de la Universidad de Barcelona y el Departamento de Interior de la Generalitat de Catalunya en el Proyecto MARGIN. También se deben subrayar, por su novedad, las nuevas investigaciones que buscan profundizar en los indicadores fisiológicos del miedo (al crimen) a través de metodologías experimentales, siendo pionero en la materia el estudio realizado en la ciudad danesa de Aarhus por investigadores del Centro CRÍMINA Castro-Toledo et al, 2016, pp. 46-47). Finalmente, una nueva línea de investigación está aplicando técnicas de estimación en áreas pequeñas para el cálculo de estimadores fiables – a nivel de área muy pequeña – del miedo al crimen recogido por encuestas de victimización (Buil-Gil y Moretti, 2016).

Por otro lado, también se han desarrollado, durante los últimos años, nuevas metodologías destinadas a recopilar datos detallados sobre los eventos o episodios concretos de miedo al crimen a tiempo real, permitiendo mapear y ubicar en el tiempo dichas experiencias. En este sentido, la investigación de Solymosi et al (2015) en Londres es especialmente destacable. En dicho estudio se desarrolló una aplicación de móvil, denominada FOCA, que permitía a sus usuarios reportar las experiencias de miedo ante el crimen a tiempo real. Dichos datos permiten un estudio pormenorizado de la distribución de los espacios que generan mayor y menor miedo en la ciudad de Londres, así como de cuándo dichas experiencias tienen lugar. Un estudio similar ha sido realizado recientemente por investigadores del Centro Crimina, los cuales han desarrollado la aplicación móvil InseguridApp, la cual permite analizar los entornos que generan mayor miedo a la victimización en la ciudad de Elche, así como su variabilidad temporal (Buil-Gil y de Orbe-Izquierdo, 2016, p. 47).

Todo lo anterior ha permitido, a nivel teórico, el desarrollo de nuevos enfoques para interpretar tanto la predisposición personal al miedo al crimen como sus episodios específicos a partir tanto de variables sociodemográficas como situacionales. A partir de las tradicionales aproximaciones de la vulnerabilidad y las experiencias de victimización (Hale, 1996) y de la información obtenida de las nuevas líneas de investigación citadas, se han propuesto nuevos planteamientos teóricos para la explicación del fenómeno. Destacan, entre ellos, los enfoques teóricos ambientales del miedo al crimen.

Según las aproximaciones ambientales, existen espacios geográficos que, por sus características situaciones y de organización social, albergan una mayor concentración de experiencias de miedo al crimen. Las aproximaciones ambientales teorizan que dichos entornos, definidos como “hot spots of fear” por unos y enclaves del miedo por otros, tienen una serie de características que causan que las personas, tanto residentes como transeúntes, sientan un mayor miedo cuando caminan o residen en ellos. Así, Fisher y Nasar (1995) proponen que son la ausencia de perspectiva, los rincones que permiten el escondite de agresores y la ausencia de vías de escape los que generan un mayor miedo en las personas; Doran y Lees (2003) explican el miedo al crimen a partir de los síntomas de desorden visibles en las calles; Gibson et al (2002) teorizan que los espacios con menor percepción de eficacia colectiva generan mayor miedo. Asimismo, las anteriores aproximaciones, junto con la variabilidad temporal de las experiencias de miedo, se pueden complementar en marcos explicativos integradores como la recientemente publicada Aproximación Integradora al Enclave del Miedo (Buil-Gil, 2017).

En síntesis, si bien es claro que, a nivel internacional, la criminología ha dedicado una atención creciente al estudio del miedo al crimen en sus múltiples dimensiones, se puede concluir que dicha tendencia ha sido, como mínimo, igualmente creciente en España, permitiendo todo ello un enfoque no solo más rico y complejo, sino más focalizado y eficiente, a la políticas públicas enfocadas en la gestión del miedo al crimen.


Autor:  David Buil-Gil (Investigador asociado de CRÍMINA e investigador predoctoral de la Universidad de Manchester).

CRIMINA impartirá el I Seminario y Taller de Criminología Ambiental en la UGR

El próximo 21 de febrero, el Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología y la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada darán acogida al I Seminario y Taller Práctico de Criminología Ambiental. Impartido por investigadores del centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la UMH, este seminario introducirá a los asistentes en diversos aspectos teórico-prácticos de este enfoque criminológico en los que CRÍMINA lleva trabajando desde sus inicios.

Para aquellos que no conozcáis este conjunto de teorías criminológicas, en su entrada de CRIMIPEDIA se explica lo siguiente:

La conducta criminal está influenciada por el ambiente inmediato en el que ocurre, este no tiene un papel pasivo, sino que participa como elemento criminógeno afectando al comportamiento y al proceso de toma de decisiones del criminal. El crimen, a su vez, no se distribuye de manera aleatoria, sino que se concentra alrededor de ambientes que, por sus características, facilitan la actividad criminal.

Bajo esta idea surge la llamada Criminología Ambiental, disciplina que estudia los sucesos criminales no desde el punto de vista del delincuente como sujeto individual que está fuera de un contexto, sino como resultado del encuentro entre un criminal motivado para cometer un delito, que se rodea de objetivos delictivos potenciales en momentos específicos del espacio y el tiempo.

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.49.54

CRIMINA participará en el proyecto europeo PERICLES

En el nuevo marco de innovación e investigación europeo, Horizonte 2020, la Unión Europea ha plasmado su enorme preocupación por investigar las grandes cuestiones que afectan a los ciudadanos comunitarios, centrándose en la resolución de problemas concretos de áreas esenciales de la vida diaria. Este sería, por ejemplo, el caso de la seguridad ciudadana en general y de la lucha contra las diferentes ideologías radicales y violentas en particular, capaces de poner en peligro la cultura europea de la libertad y la justicia.

PERICLES

Por ello, el objetivo general de PERICLES (Policy recommendation and improved communication tools fo law enforcement and security agencies preventing violent radicalisation) es desarrollar un enfoque integral para prevenir y combatir la radicalización violenta y el extremismo, centrándose especialmente en los procesos de radicalización de individuos. Para alcanzar sus objetivos, PERICLES considerará ideologías violentas religiosas, extremo-derechas y extremoizquierdas, haciendo especial hincapié en los riesgos relacionados con la propaganda violenta consumida a través de entornos digitales. Asimismo, ofrecerá avanzadas técnicas de contra propaganda específicas para cada grupo de objetivos. Además, con este proyecto se reforzará la cooperación entre las autoridades competentes en el tratamiento y prevención de la radicalización violenta. Por lo tanto, la estrategia integral de prevención propuesta desde PERICLES se dirigirá tanto a las agencias de seguridad y justicia, como a técnicos penitenciarios, trabajadores sociales, formadores e incluso familiares de las personas afectadas.

Coordinado por el Criminological Research Institute of Lower Saxony, PERICLES es un proyecto de 36 meses de duración y 3 millones de euros que actualmente está en proceso de firma y que dará comienzo en mayo de 2017. Conformado por varias multinacionales, universidades del mayor prestigio y agencias públicas de seguridad, finalmente 15 socios procedentes de más de 9 países europeos estarán implicados.

El centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández de Elche tiene una importante participación de doble naturaleza en PERICLES. En primer lugar, CRÍMINA, a partir de los principales resultados obtenidos en su proyecto CiberHache, desarrollará en PERICLES una herramienta de detección del discurso violento y radical en el ciberespacio. Asimismo, CRÍMINA analizará a lo largo de varios informes la compleja dimensión legislativa en materia de lucha contra la radicalización en la Unión Europea.

CRÍMINA acogerá en junio el III Simposio de la SEIC

El centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia, en colaboración con la Sociedad Española de Investigación Criminológica, organiza el III Simposio de Investigación Criminológica que se celebrará los días 29 y 30 de junio de 2017 en el edificio “La Galia” del Campus de Elche de la Universidad Miguel Hernández.

Bajo el título Aplicando a la realidad social el saber criminológico, el objetivo principal de este simposio es abrir aún más el saber criminológico y orientarlo a la solución práctica de problemas delincuenciales de la sociedad. La madurez que ha adquirido la criminología en nuestro país nos obliga a dar pasos adelante y a tratar de hacer aún más aplicado y real el conocimiento criminológico desarrollado por los socios de la SEIC. Con el Simposio, pues, se pretende compartir experiencias e información, aprovechando las posibilidades proporcionadas por la coincidencia, durante unos días, en un mismo espacio físico de trabajo, y facilitar así la reflexión y el establecimiento de cooperaciones en proyectos comunes. Es un buen momento para establecer iniciativas encaminadas a la aplicación práctica de nuestro conocimiento a las exigencias que la sociedad nos requiere en cada uno de los ámbitos investigadores que nos ocupan.


Texto e imagen: http://www.criminologia.net/congresos2017.html