Categoría: Formación

CRÍMINA organiza una jornada sobre Public Compliance y un seminario sobre los delitos contra la Constitución

El Centro CRÍMINA organizó los días 10 y 11 de diciembre una jornada sobre Public Compliance y un seminario extraordinario sobre los delitos contra la Constitución, que contaron con la participación de expertos y académicos en el tema.

La  jornada “Public Compliance: Necesidad, alcance y desarrollo de su gestión científica para una mayor transparencia” comenzó con la inauguración del Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, Fernando Miró y el Magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Antonio del Moral, quien señaló que “las personas jurídicas no pueden delinquir, pero pueden ser castigadas por los delitos cometidos (en unas condiciones concretas) por las personas físicas que la integran”.

En la sesión de mañana tuvo lugar la mesa redonda “Public Compliance o cómo prevenir la corrupción en las Administraciones Públicas” con el catedrático de Derecho penal de la Universidad de Castilla-La Mancha Adán Nieto y con la investigadora del Instituto de Derecho penal europeo e internacional de la misma institución Beatriz García.  El catedrático destacó que  “los programas de cumplimiento en el sector público requieren diferentes medidas y exigencias que las establecidas para las organizaciones privadas”, mientras que la investigadora afirmó que “los canales de denuncia no sólo tienen como función poner en conocimiento de los responsables los incumplimientos del programa, sino que también conforman una importante herramienta de prevención delictiva”.

A continuación, se desarrolló la mesa redonda “Identificación de los riesgos penales en las organizaciones”. Juan Antonio Lascuraín Sánchez, catedrático de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid, dio las claves para la elaboración de un análisis de riesgos penales en las organizaciones públicas y privadas y Bernardo del Rosal Blasco, catedrático de Derecho penal de la Universidad de Alicante, destacó que “la correcta implantación de un programa de cumplimiento que resulte efectivo, pasa por un cambio en la forma de gestión las administraciones públicas”.

WhatsApp Image 2018-12-11 at 12.18.19

La sesión de tarde comenzó con la mesa “Recogida y análisis de datos de las Administraciones Públicas” en la que participaron los investigadores de CRÍMINA Elena B. Fernández Castejón, Ana B. Gómez, Fco. Javier Castro, Asier Moneva y Miriam Esteve. El equipo de investigación del Centro presentó los resultados de los proyectos +Eticos, +Ethicos 2.0 y +3ticos en materia de transparencia de las Administraciones Locales de la Generalitat Valenciana

El martes 11 tuvo lugar el seminario extraordinario  ”Los delitos contra la Constitución: entre la rebelión y la legalidad de Cataluña”, en el que el director de CRÍMINA, Fernando Miró, moderó la intervención de Luis Arroyo Zapatero, catedrático de Derecho Penal de la UCLM, y Jacobo Dopico, catedrático acreditado de Derecho Penal de la Universidad Carlos III de Madrid.

En su intervención Luis Arroyo Zapatero señaló que “lo que diferencia nuestra vida nacional de otros países es que hemos tenido, desde 1800, cinco guerras civiles y períodos larguísimos de dictadura” y que ”antes la única forma de hacer un golpe de Estado era por la fuerza militar, pero ahora se consigue a través del reconocimiento internacional”. Por su parte, Jacobo Dopico destacó que “en la jornada del 1-Oct no se dan los elementos típicos para considerarla como rebelión”. Los dos días de jornadas finalizaron con un debate entre los expertos en el tema y los asistentes al evento.

CRÍMINA organiza una jornada sobre la relación entre Crime Drop y TIC

El Centro CRÍMINA celebró ayer, 5 de diciembre, una nueva edición de las jornadas CRÍMINA at Work. Las jornadas 18.2 trataron sobre el análisis de tendencias macro en criminología: el ejemplo de la relación entre crime drop y TIC.

El director de CRÍMINA, Fernando Miró, ofreció una ponencia en la que destacó que “cuando se habla de Crime Drop hay que hacer varias precisiones; entre ellas, que existe una tendencia descendente en las tasas de criminalidad de los delitos violentos (especialmente en el homicidio) y también en algunos patrimoniales, y que se ha generalizado en todos los países occidentales de forma distinta”.

La jornada se dividió en cinco bloques. En la primera parte, sobre criminología y tendencias del crimen, el Prof. Miró explicó qué son, cómo se analizan y cuál es la relación de las crime trends con el mecanismo delictivo a nivel micro. La segunda parte estuvo centrada en The international Crime Drop, y en el descenso generalizado de las tasas de criminalidad en los países occidentales. En cuanto a la tercera parte, versó sobre el Ciberespacio y el Crime Drop, un entorno distinto que ofrece oportunidades delictivas distintas. La parte cuarta se desarrolló en torno a las hipótesis del Ciberespacio, y las 3 subhipótesis sobre la incidencia de las TIC en las tendencias de criminalidad que ha desarrollado Miró. La jornada finalizó con la quinta parte, respondiendo a una ¿refutación?, en la que se ha referido al trabajo que está desarrollando en la actualidad frente a las tesis que apoyan la Security Hypothesis como causa única del crime drop.

IMG_20181205_111938_719

Durante la ponencia, el director de CRÍMINA destacó que “es necesario hacer análisis múltiples y con distintas metodologías y que hay que ir más allá del mero análisis de tendencias”.  Además, añadió que “en el ciberespacio no existe una convergencia física. Por tanto, la oportunidad que conduce a la comisión de los delitos que se realicen desde una perspectiva física no tendrá lugar en el ciberespacio, y esto afectará a las tendencias macro del crimen”.

Fernando Miró concluyó que “la crime drop es multicausal, admite tiempos distintos, y se deben distinguir distintos descensos”.

CRÍMINA celebra una jornada  sobre el análisis de tendencias macro en criminología: el ejemplo de la relación entre crime drop y TIC

El Centro CRÍMINA organiza una nueva edición de las jornadas CRÍMINA at Work. En esta ocasión,  las jornadas 18.2 versarán sobre el análisis de tendencias macro en criminología: el ejemplo de la relación entre crime drop y TIC. El evento tendrá lugar el próximo 5 de diciembre en el aula de Formación del centro, en horario de 10h a 13h.

La jornada es una oportunidad para interpretar datos macro de criminalidad a través de una ponencia del director de CRÍMINA, Fernando Miró, basada en una investigación del Centro.

CRÍMINA at Work es una oportunidad de conocer de primera mano el trabajo de los investigadores más relevantes en el ámbito de la criminología. En las diferentes jornadas que se han realizado se han tratado temas como la prevención del crimen y estrategias para reducir el riesgo, los principios del Derecho Penal o el perfil geográfico del delito, entre otros.

Para participar es necesario inscribirse en este enlace. El último día de inscripción es el 1 de diciembre a las 12h.  

 

El centro CRÍMINA convoca el II premio CRIMINA al Mejor TFM en el marco de investigación de la Clínica Jurídica

El centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández convoca el II premio CRIMINA al Mejor Trabajo Fin de Máster (TFM) realizado en el marco de investigación de la Clínica Jurídica UMH.

El objetivo de este premio es promover la elaboración de trabajos de calidad y de compromiso social, contribuyendo de ese modo a la sensibilización de los estudiantes hacia las necesidades de colectivos desfavorecidos al mismo tiempo que se estudian casos reales y se aportan soluciones.

Sólo podrán optar al premio, dotado con 500€, aquellos trabajos que cumplan los siguientes requisitos:

  1. a) Haber sido elaborados por estudiantes que estén cursando el máster en Intervención Criminológica y Victimológica o el máster en Análisis y Prevención del Crimen.
  2. b) Podrán optar todos los trabajos que versen sobre cualquier cuestión incardinada en las diferentes líneas de investigación de la Clínica Jurídica de la UMH (http://clinicajuridica.edu.umh.es/investigacion/) tratadas desde una perspectiva criminológica o jurídico‐penal.
  3. c) Que el TFM haya obtenido al menos la calificación de 8,5 sobre 10.

El Jurado tendrá en cuenta los siguientes criterios:

  1. a) Originalidad y carácter innovador del trabajo.
  2. b) Rigor y calidad científica.
  3. c) Utilidad práctica del trabajo para resolver cuestiones criminológicas o jurídico‐penales con objetivos solidarios desde el compromiso con la justicia social.

Si quieres participar, envía tu proyecto a fj.castro@crimina.es. El plazo de presentación de trabajos finaliza el próximo 31 de octubre.

Puedes ver las bases del concurso aquí.

El Centro CRÍMINA organiza las Jornadas de Bienvenida “Seguridad pública y privada, ampliando horizontes”

El pasado martes, 2 de octubre, el Centro CRÍMINA organizó las Jornadas de Bienvenida “Seguridad pública y privada, ampliando horizontes”, en las que se presentaron los títulos oficiales del centro: máster en Intervención Criminológica y Victimológica, máster en Análisis y Prevención del Crimen y grado en Seguridad Pública y Privada.

Las jornadas dieron comienzo con la presentación por parte de Fernando Miró, director de CRÍMINA, de la conferencia inaugural “Predicción policial de violencia doméstica” a cargo de Juanjo Medina, catedrático de Criminología Cuantitativa de la Universidad de Manchester. Medina destacó que uno de los problemas en la valoración de riesgo es que, tradicionalmente, se ha enfatizado de forma excesiva en la predicción y destacó que se ha tener en cuenta, también, la valoración del daño previo y de aquel que es menos visible. El catedrático afirmó que siempre que se toman decisiones sobre la base de un riesgo futuro, hay falsos positivos y falsos negativos dependiendo de la información y los criterios que se utilicen. 

La sesión de mañana continuó con la mesa “Alcance y utilidad de una aproximación criminológica al fenómeno del turismo”, de la mano de Fco. Javier Castro investigador de CRÍMINA y David Buil, investigador predoctoral de la Universidad de Manchester e investigador colaborador de CRÍMINA. Castro presentó los resultados preliminares de un estudio sobre experiencias turísticas seguras, cuyos objetivos principales son: conocer la prevalencia de las diferentes formas de victimización, evaluar la percepción de seguridad de los turistas y identificar hábitos y rutinas de la conducta antisocial. Castro concluyó que el 95% de los turistas volverían a visitar la provincia de Alicante o la recomendarían, ya que la seguridad de la provincia se encuentra entre los principales motivos de los turistas para visitarla. Por su parte, Buil señaló que los turistas cuando deciden sus destinos vacacionales tienen en cuenta la seguridad del país, a lo que añadió que es necesario contextualizar el estudio del turismo y la seguridad en los micro lugares.

La última mesa de la mañana fue “Criminología ambiental y análisis geográfico del delito” de José E. Medina Sarmiento y Asier Moneva, investigadores de CRÍMINA. Medina Sarmiento presentó Riskment, una nueva metodología analítica para el mapeo de delitos en vías urbanas y afirmó que a través del análisis de datos se establecen y distribuyen mejor los recursos de los cuerpos de seguridad para prevenir el delito. En cuanto a Moneva, presentó API, un índice para cuantificar el grado de exposición de los usuarios online, cuyo objetivo es tratar de demostrar si el anonimato tiene influencia en la realización de conductas desviadas en el ciberespacio.

IMG_20181002_105255

La sesión de tarde comenzó con las presentaciones de Trabajos Fin de Máster del máster en Intervención Criminológica y Victimológica y el máster en Análisis y Prevención del Crimen 2017-2018. Ana Páez presentó su TFM que consiste en una “Propuesta de creación de la herramienta de valoración del riesgo VPPA: Violencia contra la Pareja en Población Adolescente”. Por su parte, Javier Valero habló de su trabajo “Análisis de la siniestralidad vial en el municipio de Elda (Alicante), durante los años 2016-2017” y Francisco Coloma mostró su TFM “Derecho de corrección de los padres sobre sus hijos: una aproximación al juicio de la población general”.

Las Jornadas de Bienvenida finalizaron con el IV Encuentro de Analistas Delictivos y la mesa marco “Gestión de datos para el análisis delictivo con Sistemas de Información Geográfica”. El Subinspector Jefe de la unidad de análisis de la Policía Local de Alcobendas, Juan Ramón Navarro, señaló que trabajar los datos ahorra tiempo y aporta calidad al análisis. Por su parte, el profesor del máster en Análisis y Prevención del Crimen Fernando Llorens explicó que  “Un sistema de información geográfica es un conjunto de elementos orientados a tratar y administrar los datos y la información, organizados para su uso posterior.

Con estas jornadas, el Centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia da por inaugurado el nuevo curso académico.

El aula magna de la UMH acoge la graduación de todos los alumnos de CRIMINA

El pasado 12 de enero, el centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia celebró en el Aula Magna de la Universidad Miguel Hernández de Elche las jordanas de graduación 2016-17 de los más de 400 alumnos y alumnas del Máster universitario en análisis y prevención del crimen. (IV Edición), Máster universitario en intervención criminológica y victimológica (V Edición), Diplomado superior en seguridad y ciencias policiales (VIII Edición), Diplomado superior universitario en detective privado (V Edición), Especialista universitario en profiling criminal y delincuentes seriales (II Edición) y el Especialista universitario en gestión y dirección de seguridad (V Edición).

 

A lo largo de estas jornadas, también se hizo entrega de los premios a los siguientes trabajos fin de máster.

Máster universitario en análisis y prevención del crimen

  • Asier Moneva Pardo. Análisis espacio-temporal del terrorismo en África. Una aproximación a la estimación del crimen mediante el uso de Sistemas de Información Geográfica.
  • Diego Maldonado Guzmán.  El perfil geográfico: aproximación teórica y aplicación práctica a dos asesinos en serie españoles.
  • Patricia Saldaña Taboada. Análisis de la accidentalidad vial en la ciudad de Granada (2011-2015): Aproximación desde la Criminología ambiental y el análisis del delito.

Máster universitario en intervención criminológica y victimológica

  • Víctor Botella Martínez. Estudio de los factores de riesgo en agresores de género.
  • Rosa María Vila Villa. Maltrato infantil intrafamiliar: Funcionalidad del sistema educativo.
  • Ana Belén Gómez Bellvís. Las intuiciones de justicia en la consumación y la tentativa de homicidio: un estudio experimental

Como novedad, este año también se ha entregado el I premio CRIMINA al Mejor TFM en el marco de investigación de la Clínica Jurídica cuyo beneficiario fue Alfonso Monfort Palacios con el trabajo La victimización de cuarto nivel o expost attendentes.

¡Enhorabuena a todos los graduados y premiados!

Prevenir el Bullying desde la educación emocional

Cordelia-Estevez1Profa. Cordelia Estévez

Psicóloga. Investigadora asociada en Centro CRIMINA.

El psicólogo Dan Olweus fue el primero en investigar el fenómeno de bullying en Noruega en 1993.Lo definió como una “conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un/a alumno/a contra otro/a, al que escoge como víctima de repetidos ataques. Esta acción, negativa e intencionada, sitúa a la víctima en una posición de la que difícilmente puede escapar por sus propios medios. La continuidad de estas acciones provocan en la víctima efectos claramente negativos como descenso en la autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo que dificulta su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de los aprendizajes” (Olweus, 1993).

El acoso escolar aparece de manera heterogénea entre los estudiantes de primaria y secundaria (Piñuel y Oñate , 2007) y no sólo se expresa mediante conductas de agresión física (Díaz-Aguado, 2005). El acoso escolar puede ser Físico, se caracteriza por el empleo de agresiones físicas y puede ser directo (puñetazos, empujones, patadas, etc.) o indirecto (robo, destrucción de ropa, material escolar y otro tipo de bienes pertenecientes a la víctima);Verbal, el más frecuente. Predominan los insultos, burlas, motes, menosprecios en público para poner en evidencia a la víctima, etc; Psicológico, este tipo de acoso es muy dañino para las víctimas, ya que debido a las amenazas, intimidación,  chantaje, manipulación, etc.,  les provocan un estado de miedo e inseguridad continuo además de afectar a su autoestima, o Relacional, cuando consiste en marginar y excluir a la víctima, no dirigirle la palabra e incluso se presionar a otros alumnos para que no se relacionen con ésta.

En general, estos actos, que muestran un alto grado de inadaptación social en las personas implicadas y una carencia considerable de habilidades sociales (Swearer, 2000), suelen tener lugar en las instalaciones escolares, en los alrededores del centro o en las actividades extraescolares y llevarse a cabo fuera del alcance de la vista de los adultos, por lo que suelen pasan inadvertidas y complicar así, su detección precoz.

Actualmente sabemos que se dan casos de acoso y violencia escolar en casi todos los centros educativos, y que dependiendo del curso y del momento, se pueden encontrar implicados en estos entre un 22% y un 35% de los alumnos, los chicos en mayor medida que las chicas y extendido a ciclos educativos de primaria (Cerezo, 2009). En España, Iñaki Piñuel, autor del informe Cisneros X sobre acoso y violencia escolar en 2006, sitúa el índice de incidencia en torno al 23% y fija el pico más alto en la educación primaria concluyendo que alrededor del 40% de los niños de 7 a 9 años padece una situación de bullying.

Todo esto nos lleva a la convicción de que para elaborar estrategias preventivas, es necesario conocer el perfil psicológico de los menores implicados en el bullying, sean agresores o víctimas, y  utilizar esta información como guía en los planteamientos psicoeducativos , ya que seguramente  aporten estrategias útiles que prevengan y fortalezcan a los escolares ante la posibilidad de verse implicados en situaciones de violencia o acoso. Afortunadamente, conocemos ya bastante acerca de los rasgos o aptitudes emocionales más característicos asociados a estos papeles en el bullying

En referencia al perfil de la víctima, un estudio realizado por  Cerezo en 2001 pone de manifiesto que las víctimas de acoso escolar tienen puntuaciones mas bajas en autoestima así como menos habilidades de comunicación que sus compañeros  no implicados en bullying .Por otro lado varios estudios señalan el hecho de que tanto la baja regulación emocional como la dificultad en la expresión de emociones pueden ser posibles predictores de victimización (Garner y Lemerise, 2007) . En lo que respecta al agresor, vemos que  aspectos como la empatía, la responsabilidad social o el manejo del estrés están por debajo  de lo esperado. (Melchor y Estévez, 20017)

Estos resultados definen el modelo de intervención y la guía a seguir para desarrollar el programa de prevención que desde el Centro CRIMINA se ha diseñado. Este programa tiene como marco teórico por un lado el modelo mixto de Inteligencia Emocional de Reuven Bar-On , que define desde una perspectiva mixta, las habilidades sociales y emocionales que conforman la Inteligencias emocional general y por otro lado el del aprendizaje vicario de Albert Bandura que incide en el poder de los modelos en el proceso de aprendizaje en la infancia. Este programa  integra todos los aspectos considerados relevantes en la bibliografía para lograr los objetivos de mejora del clima en  el  aula y disminución de la agresión y el acoso escolar. Consta de talleres  psicoeducativos  para  niños de entre 8 y 12 años destinados a mejorar  competencias emocionales , utilizando  como vehículo educativo y motivador distintos Súper-héroes diseñado para cada sesión; Estos,  representan  los valores prosociales , de respeto , responsabilidad social y tolerancia que se pretenden trasmitir. Por otro lado el programa incluye la formación a padres y profesores como elemento fundamental de la intervención integral  y el control situacional de las agresiones en los centros.

 bullying

 REFERENCIAS

Cerezo, F. ( 2001) . Variables de personalidad asociadas en la dinámica bullying (agresores versus víctimas) en niños y niñas de 10 a 15 años . Anales de psicología 17, 37-43

Bullying: análisis de la situación en las aulas españolas International Journal of Psychology and Psychological Therapy  9, 3, 367-378

Díaz-Aguado,M.J. (2005)  La violencia entre iguales en la adolescencia y su prevención desde la escuela. Psicothema 17 (4) 549-558

Garaigordobil,M. Oñederra,J. ( 2010) Inteligencia emocional en las víctimas de acoso escolar y en los agresores. European Journal of Education and Psychology 3,( 2). 243-256.

Garner, P. W. y Lemerise, E. A. (2007). The roles of behavioral adjustment and conceptions of peers and emotions in preschool children’s peer victimization. Development and Psychopathology, 19, 57-71.

Olweus, D. (1993). Conductas de acoso y amenaza entre escolares. Madrid: Morata, 1998 (fecha de la edición en castellano).

Piñuel I y Oñate, A (2007): Acoso y Violencia Escolar en España: Informe Cisneros X. Ediciones IIEDDI.

Ttofi,M & Farrington,D. (2011). Effectiveness of school-based programs to reduce bullying: a systematic and meta-analytic review . J Exp Criminol 7:27–56

Swearer, S. M. (2000): Bullying and Victimization Description, Assessment and Guidelines for Intervention. University of Nebraska. Lincoln. September, 25.

 

 

 

 

¿Mejoramos la intervención en los Centros de Menores? Los factores de protección como puntales para la mejora en la intervención criminológica con menores.

nahikariAutora: Nahikari Sánchez (@NahikariSanchez)

Criminóloga. Docente y coordinadora (online) del Máster en Intervención Criminológica y Victimológica.

En el contexto de la intervención criminológica con menores, dentro de la actividad de valoración del riesgo de violencia juvenil, hasta el momento se ha dado un mayor peso a los factores de riesgo, analizando por lo tanto aquellas circunstancias del menor que hacen que el riesgo de que vuelva a cometer hechos delictivos sea mayor (Otto y Douglas, 2010).

Es decir, analizamos aquellos apartados de su vida más conflictivos, complicados, problemáticos y los gestionamos (intervenimos sobre ellos) para que ese menor no siga, por ejemplo, consumiendo drogas o alcohol, intentando que no sea impulsivo, que mejore su forma de afrontar los problemas…etcétera (Loeber y Farrington, 1998). Nos basamos, por lo tanto, en sus aspectos más negativos, que puedan ser objeto de intervención (factores de riesgo dinámicos).

 1

Esta forma de abordar el tratamiento es fundamental, pero no única ni la más efectiva, según la evidencia científica. Son muchas las investigaciones que destacan que si trabajamos no con factores de riesgo sino con factores protectores (Farrington y Whels, 2012), es decir, sobre los aspectos más positivos de los menores que hacen, de manera directa o indirecta, que el menor tenga menos probabilidad de que vuelva a reincidir en su conducta antisocial, la gestión del riesgo da lugar a resultados mucho más efectivos.

Así, apoyar su perseverancia, sus metas realistas en el futuro, los vínculos prosociales con familiares y menores de su misma edad, etcétera, resultan igual o más adecuados para evitar la reincidencia (Medina Ariza, 2011), y el tratamiento sobre los mismos es mejor aceptado por menores (siempre es más positivo que te refuercen lo positivo que tienes antes de que te estén recordando todo lo negativo), y los profesionales, que disminuyen, además, el “quemado” profesional al disfrutar de los avances sobre aspectos favorables de los menores (Sánchez-Herrero, 2016). El análisis, por lo tanto, de estos factores de protección específicos para cada menor, junto con los factores de riesgo (que no deben olvidarse en ningún momento) hacen que la intervención sea mucho más eficaz (Sánchez-Herrero, N, 2011).

También debemos apuntar que así como existen herramientas de valoración del riesgo de violencia juvenil generales (como el SAVRY, creada en 2003 por Borum, Bartel y Forth, y adaptada al castellano y catalán por Valles y Hilterman en 2007) y específicos para determinadas conductas delictivas (ERASOR, enfocado a menores con conductas de agresión sexual, creada en 2001 por Worling y Curwen, y adaptada al castellano por Villegas, Sánchez-Herrero, Hilterman y Siria, en 2010), las herramientas basadas en factores de protección pueden completar cualquiera de las intervenciones específicas (SAPROF:YV, creada en 2014 por de Vries, Geers, Stapel, Hilterman y de Vogel, y adaptada al castellano por Villegas, Hilterman y Poch, en 2016), con gran éxito.

 2

Y, como es fundamental en cualquier intervención basada en la ciencia criminológica, analizamos la evidencia científica de las intervenciones basadas en los factores de protección y su eficacia en la disminución del riesgo de reincidencia,  en el desistimiento delictivo (Rennie y Dolan, 2010) y la reincidencia violenta para los adolescentes (Lodewijks Ruiter, y Doreleijers, 2010).

Sin duda, se trata de un ámbito de investigación criminológica llave para la mejora en la en la intervención actual en adolescentes y jóvenes con conductas violentas.


REFERENCIAS

 Borum, R.; Bartel y Forth (2000), SAVRY Structured Assesment of Violence Risk in Youth. Traducción al catalán y castellano: Vallés, L y Hilterman (2006). Barcelona: Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada

Farrington, D. P. y Whels, B. (2012). The Oxford Handbook of Crime Prevention. Oxford: Oxford University Press

Hare, R. (1995). Hare Psychopathy Checklist-Revised (PCL-R). Toronto, Canadá: Multi-Health System, INC

Loeber, R. y Farrington, D.P. (1998). Serious and violent juvenile offenders: Risk factors and successful interventions. Thousand Oaks: Sage

Loeber, Rolf. Farrington, David P. (2011). Young homicide offenders and victims: risk factors, prediction, and prevention from childhood. New York; London: Springer

Medina Ariza (2011). Políticas y estrategias de prevención del delito y seguridad ciudadana.  Buenos Aires: Edisofer

Otto, R.K. y Douglas, K.S. (2010). Handbook of violence risk assessment. Nueva York: Taylor & Francis

Sánchez-Herrero, N. (2011). Agresores sexuales juveniles: ¿existe un tratamiento eficaz?. Boletín Criminológico, 126. Instituto andaluz interuniversitario de Criminología

Sánchez-Herrero, N. (2016). Evaluación del riesgo de violencia juvenil: Los factores de protección como clave para la mejora en la intervención criminológica. En Rámila Díaz, N.J., Pérez Suárez, J.R y Briggs, D. La criminología del hoy y del mañana. Madrid: Dykinson.

La criminología frente a la evaluación del riesgo de violencia

39Autor: Ismael Loinaz (@IsmaelLoinaz)

Psicólogo y criminólogo. Profesor en Máster en Intervención Criminológica y Victimológica. 

En la historia de la predicción delictiva la criminología ha tenido un papel protagonista. En aproximadamente 100 años de recorrido, podemos encontrar trabajos relevantes como los del matrimonio Glueck en la década de 1930 (centrados entre otras cosas en las carreras delictivas) o el manual editado por Farrington y Tarling en 1985 (Prediction in criminology) entre otros muchos. Otros desarrollos relevantes para la criminología provienen de la psicología, como el modelo Riesgo-Necesidad-Responsividad de Andrews y Bonta. Pese a ello, se ha producido una desconexión entre la investigación internacional en evaluación del riesgo y la práctica en criminología, desconexión que en España se plasma en la escasez de contenidos formativos específicos sobre la temática en muchos de los planes de estudio.

La evaluación del riesgo es multidisciplinar y “cualquier” profesional formado en la técnica puede ser considerado apto para realizar valoraciones. Sin embargo, la condición indispensable es dicha formación específica y no así la titulación universitaria de la que se provenga. Ni psicólogos, ni criminólogos, ni psiquiatras, por el mero hecho de serlo, son expertos en la predicción del riesgo de violencia. Ninguno de estos estudios garantiza una formación en la temática, aunque sí es cierto que solo los dedicados a la salud mental podrán ser capaces de valorar las características psicopatológicas, mientras que los dedicados al mundo criminológico tendrán más conocimientos sobre cuestiones delictivas.

La criminología es seguramente la disciplina que más sabe sobre la violencia humana. Pese a ello, pierden sentido algunas de las reclamaciones que se hacen en la lucha por el merecido espacio profesional, para las numerosas promociones de graduados, cuando se invierten más horas de formación en cuestiones que como profesionales no van a poder poner en práctica (como el tratamiento psicológico o el enjuiciamiento criminal) y se puede llegar a no invertir ninguna en una cuestión vital y con demanda social como la evaluación del riesgo para la que, además, es solo la formación lo que garantiza la adecuación para su puesta en práctica. Muchos estudios de postgrado también forman a sus alumnos en evaluación del riesgo, pero, en algunos casos, el grado en criminología no es una vía de acceso. Junto a la formación académica, los talleres especializados son otro recurso formativo, necesario incluso para aquellos que ya conocen la materia, pero deben actualizarse o ampliar conocimientos. Una sensación agria, compartida por algunas colegas de formación y profesión, es tener que recomendar que estudien otra carrera (psicología especialmente) a muchos alumnos que se ven con las manos atadas tras terminar criminología. Por ello, no debemos perder la oportunidad de dotar a las nuevas promociones de expertos, que año tras año se incorporan al mundo laboral, de las herramientas formativas necesarias para destacar como profesionales dedicados a la evaluación del riesgo.

Con el Manual de evaluación del riesgo de violencia (Ed. Pirámide, 2017) se ha pretendido hacer un aporte a la formación en la materia en el contexto de habla hispana. Se espera que pueda servir como hilo conductor de nuevos desarrollos y permita a aquellos interesados en la disciplina mejorar los conocimientos y la correcta aplicación del procedimiento. Alumnos de criminología en especial, pero también de ramas como la psicología, el derecho o el trabajo social entre otras, cuentan con un nuevo recurso valioso para mejorar su formación. El manual aborda de manera sintetizada la evolución histórica de la disciplina, los fundamentos técnicos y metodológicos y el proceso de aplicación con una explicación pormenorizada de los 7 pasos que estructuran el juicio profesional estructurado en la actualidad. Además, se han incorporado capítulos específicos con las principales herramientas disponibles para las formas de violencia más habituales (inespecífica, sexual, de pareja y juvenil) y uno dedicado a formas menos prevalentes, pero de interés, incluida la radicalización. En el último capítulo se aborda la valoración del riesgo en mujeres violentas, una temática especialmente desatendida.

Por todo lo dicho, podemos considerar este manual una referencia de fácil acceso pero con el detalle suficiente para permitir el conocimiento preciso de debates, técnicas y herramientas. Espero y deseo que este granito de arena ayude a que la criminología encuentre su lugar en el terreno profesional español y que la formación de las nuevas generaciones de criminólogos sea cada vez más realista y cercana a las posibilidades de aplicación.

 portada completa

REFERENCIAS

Andrews, D. A. y Bonta, J. (2010). The psychology of criminal conduct (5.ª ed.). New Providence, NJ: LexisNexis.

Farrington, D. P. y Tarling, R. (eds.) (1985). Prediction in criminology. Albany, NY: State University of New York Press.

Glueck, S. y Glueck, E. (1930). 500 criminal careers. Nueva York, NY: Knopf.

Glueck, S. y Glueck, E. (1934). Five hundred delinquent women. Nueva York, NY: Knopf.

Glueck, S. y Glueck, E. (1934). One thousand juvenile delinquents. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Loinaz, I. (2017). Manual de evaluación del riesgo de violencia. Metodología y ámbitos de aplicación. Madrid: Pirámide.

Comienzan los plazos de preinscripción de los másteres oficiales en criminología de CRÍMINA

Desde hoy, día 3 de Abril, quedan abiertos los plazos de preinscripción de los dos másteres oficiales del centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la UMH: el Máster Oficial en Análisis y Prevención de Crimen (MAPc) y el Máster Oficial en Intervención Victimológica y Criminológica (MICv), ambos másteres oficiales únicos en España e Iberoamérica.
El primero de ellos, el Máster Oficial en Análisis y Prevención de Crimen (MAPc), ofrece una especialización moderna para criminólogos, policías, responsables políticos y técnicos, y profesionales de la seguridad, la prevención de la delincuencia y el tratamiento del delito. Este posgrado oficial online en criminología consta de 60 ECTS, diseñado para realizarse en un curso lectivo, y se imparte desde octubre hasta junio.

ANUNCIO FB MAPc 2017-001

Pincha aquí si quieres más información acerca de este máster oficial.

Por otro lado, el Máster Oficial en Intervención Victimológica y Criminológica (MICv)  esta destinado a la formación integral de los profesionales de ámbitos relacionados con áreas criminológicas y la justicia criminal, dotando al alumno de las destrezas necesarias para evaluar e intervenir en el ámbito individual y social, promoviendo y mejorando los aspectos preventivos relacionados con el delito, la delincuencia y la victimización. El Máster en Intervención Criminológica y Victimología, ya sea online o semipresencial, consta de 60 créditos ECTS y se imparte desde octubre a junio.

3 MICV 2017

Pincha aquí si quieres más información acerca de este máster oficial.