Categoría: Investigación

¿Anonimato de los usuarios de Twitter?

smartphone-4540273__340

Por Redacción CRÍMINA

¿Se pueden utilizar los metadatos para medir el anonimato de los usuarios de Twitter? Esa es la pregunta que, a través de un reciente estudio, tratan de responder los investigadores del Centro CRÍMINA para el Estudio y la Prevención de la Delincuencia Zoraida Esteve, Asier Moneva y Fernando Miró.

Y es que el anonimato es uno de los elementos tradicionalmente asociados con el comportamiento criminal y antisocial. El anonimato depende de varios factores, como la vigilancia natural o la visibilidad creada por el entorno físico o digital. Algunos entornos digitales, como las redes sociales, presentan características que facilitan o limitan el grado de anonimato de sus usuarios. Las redes sociales son lugares del ciberespacio donde las personas interactúan entre sí y con su entorno, donde realizan cada vez más sus actividades cotidianas y donde también cometen delitos.

 

Tuiter

Ciberespacio

Este artículo, en su denominación inglesa “Can metadata be used to measure the anonymity of Twitter users? Results of a Confirmatory Factor Analysis” los investigadores de CRÍMINA intentan probar la hipótesis de que ciertos elementos del ámbito de las redes sociales definen el anonimato de sus usuarios. Para ello, se propone un proceso empírico de cuantificación del anonimato, que puede aplicarse transversalmente a todos los lugares del ciberespacio que permiten cuentas de usuario.

Posteriormente, se obtuvo un conjunto de datos de 162 usuarios de la red social Twitter que también recogía los metadatos asociados a sus cuentas. Para probar esta hipótesis, se realizó lo que se denomina un Análisis Factorial Confirmatorio (AFC) para determinar si los datos obtenidos encajan en el modelo basado en un concepto teórico propuesto por los investigadores.

avatar-2155431__340

Metadatos

Los resultados vienen a mostrar un ajuste moderado para el modelo, lo que sugiere que algunos metadatos (es decir, el geoposicionamiento) no contribuyen a definir el anonimato de la variable latente. Los investigadores sugieren por tanto que el modelo propuesto debe ser reconsiderado y aplicado a una muestra más grande para mejorar su ajuste. Finalmente, se  ha discutido la aplicabilidad de la metodología propuesta para medir el anonimato y las futuras líneas de investigación.

Puedes consultar el artículo completo pinchando aquí.

Un algoritmo para detectar el discurso de odio en pequeños entornos digitales

 

Por Asier Moneva

En un intento por entender qué factores hacen que el crimen se agrupe en lugares particulares en momentos específicos, los criminólogos ambientales han cambiado el enfoque de su análisis de la persona que comete o sufre el crimen al ambiente donde ocurre. Su premisa de partida es que las características de cada entorno favorecen o perjudican la delincuencia y que es posible intervenir en estos entornos para controlarla.

Recientemente se ha desarrollado el marco teórico Cybercrime and Place para extrapolar el análisis de los lugares del delito al ciberespacio. Ciertamente, parece contraintuitivo hablar de lugares en el ciberespacio, pero la connotación que la criminología ambiental da al concepto de lugar trasciende lo físico. Lo que cuenta de estos ciberlugares es que permiten la convergencia de personas y cosas. Y, en ausencia de guardianes, esta convergencia genera oportunidades para cometer delitos.

Un “nuevo” guardián en Twitter

En Twitter, los usuarios se relacionan constantemente con información publicada por otros usuarios en microentornos digitales definidos por la combinación de personas (es decir, cuentas de usuario), que dicen cosas (es decir, tweets) a otras personas (es decir, otras cuentas). La mayoría de las veces ésta es una actividad inofensiva, pero es posible que uno de estos tweets contenga un tipo de contenido radical llamado discurso de odio.

Cientos de millones de tweets se publican diariamente en Twitter. La policía y los proveedores de servicios examinan Twitter todos los días en busca de expresiones de odio para eliminarlas. Pero la incitación al odio es un fenómeno minoritario si tenemos en cuenta el contexto global de millones de mensajes que se publican en esta red social, y detectarlo en medio de tanto ruido se convierte en una tarea ardua. No es realista pensar por tanto que se pueda controlar todo el contenido publicado en Twitter. Sin embargo, los usuarios esperan que los administradores de esta red social así lo hagan.

Frente a este panorama, en el Centro Crímina hemos desarrollado un modelo de machine learning que se alimenta de los metadatos de cada tweet para determinar si contiene expresiones de odio con una precisión del 92%.

No es solo cuestión de semántica

La detección del discurso del odio plantea dos retos principales. En primer lugar, es complejo de definir y, por lo tanto, de delimitar. En segundo lugar, el dinamismo del lenguaje lo convierte en un fenómeno extraordinariamente adaptativo. Tradicionalmente se han utilizado enfoques semánticos para su detección. Estos enfoques consideran que un mensaje es discurso de odio si contiene ciertas palabras previamente clasificadas como radicales. Pero dependiendo del contexto, algunas palabras pueden ser engañosas y provocar una clasificación incorrecta.

Hemos utilizado un enfoque alternativo para superar las limitaciones de estos enfoques. En nuestra investigación planteamos la hipótesis de que las características de los microentornos digitales condicionan los patrones de discurso de odio. Basándonos en esta idea, hemos desarrollado un modelo de aprendizaje automático que se alimenta de los metadatos de cada tweet para determinar si contiene expresiones de odio con una precisión muy elevada, por encima del 90%. Utilizando una muestra de tweets enviados a través de Twitter tras el atentado terrorista de junio de 2017 en el Puente de Londres (N = 200.880), el presente estudio introduce un nuevo algoritmo diseñado para detectar mensajes de incitación al odio en el ciberespacio.

Mediante la aplicación de la técnica de clasificación de aprendizaje automático Random Forests (“bosques aleatorios” es una combinación de árboles de decisión donde cada árbol aporta un vector aleatorio con capacidad para clasificar un mensaje de forma independiente y que posteriormente se ensambla con los demás, componiendo un único árbol predictor), nuestro análisis viene a indicar que los metadatos asociados a la interacción y estructura de los tweets son especialmente relevantes para identificar el contenido que contienen. Por lo tanto, desde el Centro Crímina esperamos facilitar y reducir las tareas de análisis realizadas por la policía y los proveedores de servicios para mitigar el impacto de la incitación al odio en los usuarios de las redes sociales.

 

Asier Moneva es investigador FPU del Centro Crímina. Sus investigaciones se centran en el análisis y la prevención de la ciberdelincuencia.

CRÍMINA organiza el encuentro de la Red EmpiriC sobre el acceso y el uso de evidencias científicas criminológicas

El Centro CRÍMINA organiza el próximo encuentro de la Red de Excelencia Empiric. El evento, que tendrá lugar los días 8 y 9 de abril, versará sobre el acceso y el uso de evidencias científicas criminológicas.

En el encuentro habrá participantes de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), la Universidad de Málaga (UMA), la Universidad del País Vasco (UPV), y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

Las jornadas comenzarán con  la ponencia ¿Para qué y cómo se van a usar nuestros datos?: Inteligencia artificial y justicia criminal. Realidad y prospectiva, del director de CRÍMINA, Fernando Miró. Además, habrá tres mesas redondas. La primera tratará sobre el uso de las fuentes de datos criminológicos en España:

  • La realidad de las estadísticas policiales en España y otras fuentes de datos. Dr. Jose Eugenio Medina Sarmiento (CRÍMINA)
  • Posibilidades metodológicas para realizar sentencing en España. Dr. José Pina Sánchez (University of Leeds)
  • Utilidad de los datos de Twitter para detectar la desinformación y la comunicación violenta en Internet. Asier Moneva (CRIMINA)

La segunda mesa redonda del evento versará sobre el uso de los datos, concretamente, hacia un uso eficaz (y ético) de los datos:

  • El uso de datos científicos en la evaluación legislativa. Dr. José Becerra Muñoz (Universidad de Málaga)
  • Bad Science: sobre el abuso y mal uso de datos en Criminología. Dr. Francisco J. Castro Toledo (Universidad Miguel Hernández de Elche)

En cuanto a la tercera mesa redonda, tratará sobre las evidencias científicas en Criminología y Derecho Penal y estará formada por la Dra. Raquel Bartolomé y de Ana Páez de la Universidad de Castilla La-Mancha y de Bertha V. Prado Manrique de la Universidad de Málaga, que presentarán unas conclusiones provisionales. El evento finalizará con la reunión de trabajo de la Red y la preparación del próximo Encuentro.

Captura

El objetivo de la red de excelencia “Desarrollo de un modelo criminológico y empírico de la política criminal” (EmpiriC) es asesorar al gobierno y otras entidades en la prevención de la delincuencia, en la toma de decisiones legislativas de carácter penal y en materia de ejecución de penas, tanto penitenciarias como de medidas penales alternativas.

Plus Ethics, una spin-off del Centro CRÍMINA

Plus Ethics, la primera spin-off del Centro CRÍMINA, es una compañía multidisciplinar compuesta por investigadores, académicos y profesionales dedicados al análisis del impacto ético, legal y social propio de investigaciones científicas y tecnológicas y en el ámbito del desarrollo de programas de gestión o criminal compliance programs.

Plus Ethics trabaja en estrecha colaboración con instituciones públicas y empresas, proporcionándoles conocimientos científicos, técnicos, modernos e innovadores que les permitan beneficiarse del nuevo ecosistema digital desde un prisma ético y en consonancia con los marcos legales nacionales e internacionales.

Logoweb

Para ello, se ha diseñado el Modelo ELI (R+D based on Ethical & Legal Intellingence) que permite gestionar y monitorizar el modo de toma de decisión a lo largo de la vida de un proyecto de I+D+i a fin de que sea adecuado para las condiciones éticas y legales de su entorno.

Así mismo, realiza la labor de consultoría para el fomento de la cultura corporativa y la prevención del delito y otras infracciones jurídicas en la empresa a través del diseño e implantación de programas de gestión de cumplimiento o criminal compliance programs.

Plus Ethics fue fundada en el año 2018 por el director del Centro CRÍMINA, Fernando Miró Llinares, y el Profesor e investigador Fco. Javier Castro Toledo.

Puedes consultar más información sobre sus actividades en www.plusethics.com

Investigadores de CRÍMINA participan en la jornada “La mediación como método alternativo de resolución de conflictos: posibilidades y alcances”

El Centro CRÍMINA ha organizado la jornada “La mediación como método alternativo de resolución de conflictos: posibilidades y alcances” con la colaboración del Ilustre Colegio de Abogados de Elche (ICAE) y la Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas de la Comunitat Valenciana. El acto tuvo lugar el pasado 12 de febrero en la Sala Misteri d’Elx de la Universidad Miguel Hernández

Las jornadas, dirigidas por el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Elche y director de CRÍMINA, Fernando Miró Llinares, comenzaron con la inauguración del acto por el director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia, José García Añón, el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Elche, Vicente Pascual, y el director del Centro de investigación. 

DzNRwuAWwAApJKc

Tras esto, García Añón presentó los aspectos más relevantes de la nueva Ley de Mediación de la Comunidad Valenciana. La conferencia inaugural “La mediación penal” fue llevada a cabo por el magistrado emérito del Tribunal Constitucional Vicente Gimeno Sendra y moderada por Olga Fuentes, catedrática de Derecho Procesal de la UMH. El magistrado destacó que “sin  la colaboración de los abogados, cualquier ley de mediación está condenada al fracaso”.

La primera mesa redonda de la jornada, moderada por Paloma Arrabal, analizó la mediación desde la praxis a través de la experiencia de expertos en mediación. Francisco José Argilés, abogado, expuso las características de la mediación en el ámbito mercantil y habló sobre la Ley de Segunda Oportunidad. Por su parte, la abogada Mª del Rosario Canals se centró en la mediación intrajudicial por lo que presentó una experiencia piloto llevada a cabo por el Juzgado de Familia de Elche, y Urbania Rondón, abogada y psicóloga, habló sobre mediación familiar y coordinación de la parentalidad.

En cuanto a la segunda mesa redonda, versó sobre “el apoyo ciudadano a la mediación penal: éxitos y retos de la justicia restaurativa en España”. El profesor de Derecho penal de la Universidad Miguel Hernández Fco. Javier Castro y la investigadora de CRÍMINA Ana Belén Gómez Bellvís presentaron los resultados del estudio llevado a cabo por el centro de investigación en el marco del proyecto #Ni1Fora.

CRÍMINA organiza las jornadas “Hacia un Derecho penal basado en evidencias empíricas” del proyecto NEXO

El Centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia participa en las jornadas “Hacia un Derecho penal basado en evidencias empíricas” que se celebra los días 7 y 8 de febrero en la Universidad de Granada. El evento se enmarca dentro del proyecto NEXO, Criminología, Evidencias Empíricas y Política Criminal.

El acto ha sido presentado por el Prof. Dr. D. Miguel Olmedo Cardenete, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada; el Prof. Dr. D. Fernando Miró Llinares, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad Miguel Hernández de Elche; la Profa Dra. Da María José Jiménez Díaz, directora de la Sección de Granada del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología; y el Prof. Dr. Jesús Martínez Ruiz, director del Departamento de Derecho Penal de la Universidad de Granada.

descargaEl proyecto NEXO aborda las posibilidades y límites de la incorporación de evidencias científicas de carácter criminológico a la política legislativa en materia penal, en particular a la decisión sobre la criminalización de conductas y el incremento de las penas.

Entre las diferentes mesas de trabajo, los investigadores del Centro participan en la Mesa II: Actitudes y percepciones ante la delincuencia. El Dr. Francisco J. Castro Toledo y la Dra. Elena B. Fernández Castejón presentan la conferencia “¿Queremos una justicia retributiva o restaurativa? Un estudio sobre las actitudes hacia la justicia en España”. Por su parte, Ana Belén Gómez Bellvís trata el efecto del contexto en las preferencias sobre el castigo del delito: dos estudios empíricos sobre la prisión permanente revisable.

El proyecto NEXO, financiado por la Agencia Estatal de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad, cuenta con investigadores procedentes de varias universidades nacionales e internacionales. El proyecto plantea un diseño metodológico de tareas en bloques de trabajo adaptado a los dos objetivos generales pretendidos: (1) incorporar efectivamente al proceso legislativo evidencias empíricas, y (2) revisar los presupuestos empíricos de la toma de decisión legislativa sobre la criminalización de conductas.

 

 

 

CRÍMINA organiza el seminario “Building legitimacy through Procedural Justice”

El pasado lunes, 17 de diciembre, el Centro CRÍMINA celebró el seminario “Building legitimacy through Procedural Justice”, en el que participaron Jonathan Jackson, Ben Bradford y Daniel Varona Gómez.  El evento, moderado por el director de CRÍMINA, Fernando Miró, puso fin a las jornadas, seminarios y conferencias llevadas a cabo durante el año 2018 en el Centro.

El seminario comenzó con la intervención de Jonathan Jackson, profesor de Metodología de la Investigación y Jefe de Departamento de Metodología en la London School of Economics and Political Science, que habló sobre la confianza (trust y confidence) y la legitimidad que deposita la ciudadanía en la policía. 

WhatsApp Image 2018-12-17 at 11.21.25

Por su parte, Ben Bradford, profesor del Jill Dando Institute de Seguridad y Ciencias del Crimen de la University College of London, centró su participación en las respuestas públicas al uso de la fuerza por parte de la policía planteando la cuestión de si la legitimidad realmente influye en el poder.

En cuanto a Daniel Varona, profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Girona, explicó las razones para “democratizar” el Derecho Penal.

El seminario fue una oportunidad para aprender sobre la evaluación empírica de la legitimidad a través de las investigaciones de expertos en la materia.

CRÍMINA organiza una jornada sobre la relación entre Crime Drop y TIC

El Centro CRÍMINA celebró ayer, 5 de diciembre, una nueva edición de las jornadas CRÍMINA at Work. Las jornadas 18.2 trataron sobre el análisis de tendencias macro en criminología: el ejemplo de la relación entre crime drop y TIC.

El director de CRÍMINA, Fernando Miró, ofreció una ponencia en la que destacó que “cuando se habla de Crime Drop hay que hacer varias precisiones; entre ellas, que existe una tendencia descendente en las tasas de criminalidad de los delitos violentos (especialmente en el homicidio) y también en algunos patrimoniales, y que se ha generalizado en todos los países occidentales de forma distinta”.

La jornada se dividió en cinco bloques. En la primera parte, sobre criminología y tendencias del crimen, el Prof. Miró explicó qué son, cómo se analizan y cuál es la relación de las crime trends con el mecanismo delictivo a nivel micro. La segunda parte estuvo centrada en The international Crime Drop, y en el descenso generalizado de las tasas de criminalidad en los países occidentales. En cuanto a la tercera parte, versó sobre el Ciberespacio y el Crime Drop, un entorno distinto que ofrece oportunidades delictivas distintas. La parte cuarta se desarrolló en torno a las hipótesis del Ciberespacio, y las 3 subhipótesis sobre la incidencia de las TIC en las tendencias de criminalidad que ha desarrollado Miró. La jornada finalizó con la quinta parte, respondiendo a una ¿refutación?, en la que se ha referido al trabajo que está desarrollando en la actualidad frente a las tesis que apoyan la Security Hypothesis como causa única del crime drop.

IMG_20181205_111938_719

Durante la ponencia, el director de CRÍMINA destacó que “es necesario hacer análisis múltiples y con distintas metodologías y que hay que ir más allá del mero análisis de tendencias”.  Además, añadió que “en el ciberespacio no existe una convergencia física. Por tanto, la oportunidad que conduce a la comisión de los delitos que se realicen desde una perspectiva física no tendrá lugar en el ciberespacio, y esto afectará a las tendencias macro del crimen”.

Fernando Miró concluyó que “la crime drop es multicausal, admite tiempos distintos, y se deben distinguir distintos descensos”.

CRÍMINA participa en el primer encuentro de la Red de Excelencia EmpiriC en Castilla-La Mancha

La Red de Excelencia EmpiriC celebra su primer encuentro los días 29 y 30 de octubre, en el que participará el Centro CRÍMINA. El seminario, que tendrá lugar en la Universidad de Castilla-La Mancha, versará sobre la Delincuencia y Justicia juvenil, y el Grupo de Criminología y Delincuencia Juvenil de la UCML expondrá los resultados de su investigación.

En el encuentro habrá participantes de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la Universidad de Málaga (UMA) y la Universidad Miguel Hernández (UMH). Desde el Centro CRÍMINA de la UMH, asistirán el director del Centro, Fernandó Miró Llinares, y la investigadora Ana B. Gómez Bellvís.

Desplegable_Seminario_corr[2]-001

El objetivo de la red de excelencia “Desarrollo de un modelo criminológico y empírico de la política criminal” (EmpiriC) es asesorar al gobierno y otras entidades en la prevención de la delincuencia, en la toma de decisiones legislativas de carácter penal y en materia de ejecución de penas, tanto penitenciarias como de medidas penales alternativas.

La red está formada por grupos de investigación de seis universidades españolas. Está coordinada por  Elena Larrauri, profesora de la UPF, y compuesta por José Luis de la Cuesta de la Universidad del País Vasco, Fernando Miró Llinares de la UMH, Ana Isabel Cerezo de la UMA, José Cid Moliné de la UAB y Esther Fernández Molina de la UCLM. Por tanto, servirá también para unir a los principales grupos que realizan investigaciones criminológicas en España dirigidas a mejorar las políticas criminales y, a la vez, para situar el desarrollo de implicaciones prácticas de la investigación como un punto central en la actividad de estos grupos y para permitir la incorporación de los conocimientos empíricos a la política criminal.

10 cosas que debes saber sobre Criminología ambiental, por Asier Moneva

Asier Moneva es Personal Investigador en Formación (FPU) en el Centro CRÍMINA y su especialidad es la Criminología ambiental y el análisis delictivo. En esta entrada presenta 10 cosas que debes saber sobre Criminología ambiental, un enfoque que estudia el crimen como un evento resultado de las oportunidades criminales que se dan en un contexto específico.

1. El mito del hombre delincuente

Según Felson, cuando se estudia un fenómeno tan complejo como el crimen, no tiene sentido -desde ningún enfoque- tratar de identificar al delincuente con una mala persona, con alguien irracional, mientras se ignoran otros aspectos esenciales como dónde se encuentra el resto de la gente, qué está haciendo, con quién se relaciona, en qué lugares se localizan sus propiedades y, teniendo en cuenta todo lo anterior, si su victimización es posible.

2. La virtud del alcance medio

A diferencia de las grandes teorías del crimen, que plantean enfoques macro para su interpretación, la criminología ambiental no pretende explicar el fenómeno criminal en toda su complejidad, sino estudiarlo como un evento e intervenir en el ambiente donde ocurre implantando soluciones específicas para problemas concretos en lugar de sugerir grandes cambios sociales. Menos es más.

3. La ciencia del análisis delictivo

Desde el enfoque ambiental, los investigadores convierten el análisis del crimen en algo más físico y tangible, en ciencia, cuando delimitan el alcance de su estudio a un determinado fenómeno que sí pueden conocer, permitiendo desarrollar estrategias de reducción del crimen factibles al unir la especificidad de los distintos cuerpos teóricos de alcance medio con la validez de la investigación empírica.

4. El nacimiento de un enfoque necesario

El paradigma ambiental surge en Europa en el siglo XIX y alcanza su apogeo con los estudios ecológicos de los barrios dirigidos por los académicos que integraban la denominada Escuela de Chicago en la primera mitad del siglo XX. Es a partir de los años 80 cuando se comienza a estudiar el crimen desde una perspectiva espacial en Canadá, Europa y Estados Unidos. En la actualidad es un enfoque adoptado internacionalmente.

criminologa ambiental

5. Tres pilares fundamentales

Los principales cuerpos teóricos que dan forma al enfoque ambiental de la criminología son: el Enfoque de las Actividades Cotidianas de Cohen y Felson (1979), que constata la vinculación de la actividad delictiva con su contexto situacional; la Teoría del Patrón delictivo de Brantingham y Brantingham (1981), que explica la influencia del entorno en el comportamiento espacial de las personas y, por tanto, en el crimen; y la perspectiva de la Elección Racional de Cornish y Clarke (1986), que alude a una estimación del coste y beneficio derivados de las decisiones que toman los infractores.

6. El contexto: Actividades Cotidianas (Cohen y Felson, 1979)

Aunque mucha gente lo desconoce, las Actividades Cotidianas plantean un enfoque doble. El primero, de carácter macro, se construye sobre la idea de que los cambios sociales y tecnológicos provocan que cada vez más gente contacte con personas desconocidas y hogares vacíos, por un lado, y que aparezcan una serie de bienes de consumo con gran valor económico y facilidad de transporte por el otro. A nivel micro explican que el crimen tiene lugar cuando convergen, en un mismo espacio y tiempo, un delincuente motivado y un objetivo adecuado en ausencia de un guardián capaz.

7. El entorno: Patrón Delictivo (Brantingham y Brantingham, 1981)

Puesto que los delincuentes muestran patrones de desplazamiento similares al resto de la población, el Patrón Delictivo plantea que la oportunidad criminal se genera en aquellos lugares donde ambos coinciden, normalmente cerca de la residencia del infractor. Además, existen lugares que facilitan esta convergencia: los generadores del delito -zonas donde coinciden un gran número de personas- y los atractores del delito -zonas donde existen oportunidades para delinquir- (Brantingham y Brantingham, 1995).

city-690158_1920

8. La racionalidad: Elección Racional (Cornish y Clarke, 1986)

Desde su origen, la Elección Racional se ha construido sobre la concepción del delito como resultado de una motivación criminal estable que responde a una suerte de cálculo donde se valoran los riesgos que asume el delincuente, por un lado, y las oportunidades y beneficios que puede obtener por otro. Este planteamiento evoluciona a una segunda etapa gracias a los aportes de Richard Wortley (2001), quien añade las emociones a la fórmula anterior al entender que también son relevantes y se pueden racionalizar.

9. Un ámbito de oportunidad distinto

Pese a las diferencias estructurales que presenta el ciberespacio respecto al espacio físico, tanto intrínsecas -i. e.: contracción de espacio y tiempo- como extrínsecas -p. e.: transnacionalidad, anonimato, etc.-, las premisas ambientales clásicas sobre las que se fundamenta el análisis de la oportunidad criminal también son válidas en plano digital (Miró-Llinares, 2011). Además, en el ciberespacio también existen distintos lugares con características diferentes que se pueden clasificar según las posibilidades de interacción que ofrecen (Miró-Llinares y Johnson, 2018).

10. Las críticas

El ambiental es un paradigma que no está exento de críticas, dirigidas tanto a su eficacia y legitimidad como al desplazamiento del delito. Respecto a esto último, no existen evidencias que sugieran que las medidas preventivas pierdan su efecto; sin embargo, sus beneficios sí se difunden. Por su parte, las cuestiones éticas subrayan la falta de consideración del enfoque por los problemas causados por la estructura social y por considerar a los delincuentes seres racionales. Además, se dice que diluye la responsabilidad del Estado al compartirla con el sector privado e implementar medidas un tanto intrusivas.

¿Qué debo leer para conocer más sobre el tema?

Brantingham, P. L., y Brantingham, P. J. (1981). Notes on the geometry of crime. En P. L.

Brantingham y P. J. Brantingham (Eds.), Environmental criminology (pp. 27-54). Beverly Hills, CA: Sage Publications.

Brantingham, P. L., y Brantingham, P. J. (1995). Criminality of place. Crime generators and crime attractors. European Journal on Criminal Policy and Research, 3(3), 5-26.

Clarke R. V., y Cornish D. B. (1986). The Reasoning Criminal: Rational Choice Perspectives on Offending. New York, NY: Springer-Verlag.

Cohen, L. E., y Felson, M. (1979). Social change and crime rate trends: A routine activity approach. American Sociological Review, 44, 588-608.

Eck, J. E. (1994). Drug markets and drug places: a case-control study of the spatial structure of illicit drug dealing. Tesis Doctoral, University of Maryland, College Park.

Miró-Llinares, F. (2011). La oportunidad criminal en el ciberespacio. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, 13(7), 1-55.

Miró-Llinares, F., & Johnson, S. D. (2018). Cybercrime and Place: Applying Environmental Criminology to Crimes in Cyberspace. In G. J. N. Bruinsma and S. D. Johnson (Eds.), The Oxford Handbook of Environmental Criminology (pp. 883-906). Oxford, UK: Oxford University Press.

Wortley, R. (2001). A classification of techniques for controlling situational precipitators of crime. Security Journal, 14(4), 63-82.