Categoría: Recomendaciones

Cuando criminología y gerontología se dan la mano…

Soy Iratxe Herrero Zarate, he sido alumna del Máster en Análisis y Prevención del Crimen (MAPc) en el curso 2014-2015 y como la experiencia ha sido muy satisfactoria quiero compartirla con aquellas personas que estén valorando realizarlo.

Soy Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología, Máster en Gerontología Social y tengo el Certificado de Aptitud pedagógica-CAP. Comencé mi andadura profesional en 1996 como investigadora y formadora en temas sociales, especializándome en el ámbito de las personas mayores y personas cuidadoras. En este contexto, me di cuenta, por una parte, de que el abordaje del maltrato contra estas personas era principalmente sociosanitario y, por otra, de que apenas existía conocimiento de este colectivo como víctimas del delito en sentido amplio. En consecuencia, decidí complementar mis conocimientos y experiencia con aspectos criminológicos que echaba de menos en el tratamiento de estas cuestiones. Este proceso, autodidacta en sus inicios, me llevó a informarme sobre posibles Grados o Másteres y diferentes fuentes coincidían en que el Máster en Análisis y Prevención del Crimen impartido por Crímina-UMH era una opción muy adecuada; así que me informe y decidí realizarlo.

En mi caso, mi trayectoria profesional previa me permitió, por una parte, aplicar mis conocimientos de investigación (técnicas, metodología…) en el ámbito criminológico y, por otra, ampliar mi formación social con aspectos criminológicos específicos. Por lo tanto, creo que es muy adecuado para aquellas personas que provenimos de la investigación social porque se complementa perfectamente con nuestra formación técnica.

A efectos prácticos, me ha permitido reorientar satisfactoriamente mi carrera profesional hacia el ámbito criminológico: he desarrollado un proyecto profesional de investigación, formación y consultoría al que he denominado Gerontocriminología. Además, recibí el premio de investigación al Mejor Trabajo Fin de Máster, En definitiva, que esta experiencia formativa ha tenido un reflejo práctico en mi faceta profesional. ¡Estoy encantada!

 


 

Autora: Iratxe Herrero Zarate (www.gerontocriminologia.com)

 

¿Por qué una ingeniera informática decide realizar un máster en criminología?

Ya desde pequeña mostraba bastante interés por todo lo que tuviera que ver tanto con la tecnología como con la criminalidad. Quizá por la época que me tocó vivir durante mi infancia y adolescencia en lo que a tecnología se refiere, con la llegada de los teléfonos móviles y el uso cotidiano de Internet, como por las series de televisión como “CSI” o “Mentes Criminales”.

Cuando llegó el momento de iniciar mis estudios universitarios dudé mucho entre las opciones que se me presentaban, principalmente entre la rama informática y la criminológica. Lo que sí tenía claro era que no me quería dedicar a la docencia, aunque dicha opinión fue cambiando drásticamente con el tiempo. Finalmente me decanté por la informática y estudié Ingeniería Técnica en Informática de Gestión en la Universidad de Granada, continué con la Ingeniería Informática y también realicé el CAP (Curso de Adaptación Pedagógica). Al finalizar estos estudios comencé a trabajar en diversos lugares y con diversos puestos: desde auxiliar administrativo a consultora de aplicaciones en empresas privadas, hasta que surgió la oportunidad de dedicarme a la docencia. Hace tres años ya que ejerzo como profesora de Formación Profesional de Sistemas y aplicaciones Informáticas en un instituto de secundaria en Melilla. Y debo reconocer que sin duda fue todo un acierto, disfruto cada día de mi profesión, siempre me gustó aprender, pero dudaba sobre si sería capaz de poder transmitir esos conocimientos aprendidos a otros.

Una vez que mi vida laboral adquiere cierta estabilidad, se presenta la oportunidad para poder continuar mis estudios. De nuevo realizar una difícil elección: ¿qué máster universitario elijo? Busqué, busqué y busqué. Al principio los más afines a mi formación (ya sea de la rama informática o la docencia), hasta que me topé con uno en criminología, y pensé ¿por qué no? Aún tenía esa espinita clavada por no haber estudiado finalmente la carrera de criminología. Así pues me informé de qué universidades los ofertaban en la modalidad a distancia y sobre si iba a tener algún problema por mi formación principalmente técnica. Me puse en contacto con el centro Crímina para que me informaran sobre los dos masters que ofertaban y cuál me sería más afín por las materias y el contenido de los mismos. Finalmente me decanté por el Máster en Análisis y Prevención del Crimen (MAPC), y lo cierto es que no me equivoqué. Para mi sorpresa, mi formación resultó de gran ayuda, sobre todo en las asignaturas como “Prevención Situacional y Análisis Geográfico del Delito” y “Análisis y Prevención de la Delincuencia Urbana” con el uso de sistemas SIG, o como en “TIC y Criminalidad” debido a las bases de datos, diversos algoritmos y teoría de grafos, entre otros. Además el resto de asignaturas no han resultado de una complejidad excesiva teniendo en cuenta mi poca formación previa en las materias, formación que pueden tener graduados en criminología, por ejemplo. Cabe añadir también (seguramente por mi formación) el especial interés que ha despertado en mí el tema del cibercrimen. Además se trata de un máster oficial y a distancia, por lo que mis problemas por incompatibilidad horaria o distancias dejan de serlo.

Animo pues a personas con formación afín a la mía y con ganas de aprender y expandir sus conocimientos en otras materias la realización de este máster


Autora: Patricia Olvera Rodríguez (alumna de Crímina)

 

OlveraRodriguezPatricia_fotoBlogCrimina

Criminóloga Social o sobre cómo conseguí alcanzar la criminología desde el trabajo social

En cierto modo, yo también conquisté mis deseos: estudié el Máster en Análisis y Prevención del Crimen en el curso 2013/2014, en su primera edición. Previamente, y siguiendo mis impulsos, había estudiado la Diplomatura en Trabajo Social, la Licenciatura en Criminología y el Grado en Trabajo Social, además de multitud de cursos complementarios. Por desgracia, en cualquiera de las profesiones dedicadas a atender o ayudar a otras personas, la necesidad de especialización es constante. Concretamente, el Trabajo Social se ve obligado a luchar continuamente contra el intrusismo laboral pues, aunque exista muy poco reconocimiento, se trata de una profesión en sí misma, capacitada para el ejercicio. Todo ello, unido a los continuos cambios sociales, acaba por empujarnos a tomar un camino paralelo, a ser posible, no demasiado alejado de nuestros intereses.

Quizá fue a partir de ese momento cuando fijé mi atención en la investigación y la docencia. Por ello, puedo decir que mi formación se ubica a caballo entre el Trabajo Social y la Criminología, disciplinas que han pasado a formar un currículum completamente multidisciplinar donde la investigación de variables sociales y su relación con la comisión de hechos delictivos se convertirían en mi principal objetivo.

Elegí el Máster en Análisis y Prevención del Crimen por numerosas razones, primera y principal porque me permitiría el acceso a un futuro doctorado en criminología. Haber estudiado la antigua licenciatura me había dejado un buen sabor de boca: había conseguido poner en práctica todas las herramientas de investigación social adquiridas en nuevos contextos, siendo el doctorado una puerta abierta hacia la investigación y, por qué no, hacia el ejercicio de la docencia, una de mis principales metas.

Uno de los puntos fuertes de este máster lo constituye su contenido en materia de metodología de investigación. Como trabajadora social, ya disponía de las técnicas y los instrumentos adecuados, pero necesitaba profundizar en su aplicación en nuevos ámbitos; y es que, en realidad, todas las profesiones sociales podríamos darnos la mano, pues existe un hilo invisible e inquebrantable que nos une.

Evidentemente, los completos contenidos sobre la base de la detección, el análisis y la prevención del crimen en colectivos concretos supone el aspecto más llamativo. El trabajo social guarda una estrecha relación con numerosos colectivos en riesgo de exclusión, donde algunas de sus características se convierten en factores de riesgo para convertirlos en víctimas o en perpetradores de delitos. La criminología se convierte, por tanto, en la mejor elección a la hora de atender necesidades de manera directa, pudiendo resumir esta vocación en dos palabras: Criminología Social.

El máster cumple, por tanto, las expectativas iniciales: además, a ser completamente online, permite ser combinado con cualquier otra actividad, todo ello por no hablar de la posibilidad de interacción entre alumnos. De hecho, a través de mi etapa estudiantil conocí a grandes profesionales pero, sobre todo, grandes amigos.

En cierto modo, tener un currículum tan variado ha contribuido a impulsar mi proyecto de emprendimiento: tras varios años de desempleo intentando darle forma, por fin este año he conseguido comenzar como formadora e investigadora autónoma, ofreciendo tutorización y apoyo en proyectos de investigación, clases particulares, charlas, seminarios, etc. Este será el primer paso, antes de alcanzar el tan ansiado doctorado.


AUTORA: Verónica Cano Alarcón. Diplomada y Graduada en Trabajo Social. Licenciada en Criminología.VeronicaCanoBlog

El lado práctico de la criminología que no ves durante la carrera

Al terminar la carrera es inevitable que no se pase por tu mente la típica pregunta de ¿Y ahora qué? ¿Qué hago y hacia dónde me dirijo? Y tal vez todavía más si eres criminólogo. Durante los años que estuve estudiando el grado, el pesimismo parecía ser algo constante, tanto que hasta se contagiaba y se convertía en rutina. Parecía que la única solución era opositar si no querías acabar en el paro. Sin embargo, por supuesto que existen muchas más vías de escape, y la mía fue estudiar el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica.

Tras darle muchas vueltas, consideré que no estaba lo suficientemente preparada como para emprender el viaje hacia el mundo laboral. Creí adecuado seguir formándome con el fin de especializarme en una rama más concreta de la criminología, pues la carrera tan solo proporciona los cimientos de una estructura que hay que reforzar día a día. Buceando por la red me topé con Crímina y su variedad formativa. Enseguida me llamó la atención el máster en intervención. Fue como una especie de click: una mezcla entre ilusión, alegría, nervios y por qué no, también incertidumbre.Me pareció interesante la idea de poder elegir modalidad entre intervención con víctimas o intervención con delincuentes, en función de las preferencias de cada uno. Además buscaba un Máster que fuera oficial, por la posibilidad de poder acceder al doctorado en un futuro. Y es que a mí, particularmente, me apasionaba la idea de poder aprender más sobre cómo intervenir, cuáles son los métodos que se utilizan, qué guía seguir para poder realizar la intervención más adecuada y básicamente, qué es lo que normalmente hay que hacer cuando se tiene un caso encima de la mesa.

Me gustaría destacar la amplia variedad de profesorado elegido cuidadosamente, cada uno como experto en una materia. Otro punto a favor son asignaturas como Valoración del Riesgo de delito, en la que se conocen las distintas herramientas que se pueden utilizar, aplicadas al caso concreto, con el fin de valorar el riesgo de reincidencia o de ser víctima potencial, entre otros ejemplos. Con estos instrumentos se podrá saber qué factores de riesgo minimizar y qué factores de protección potenciar y así llevar a cabo la mejor y más individualizada gestión posible. Otra asignatura que suele gustar mucho por su practicidad es Criminología Forense, en la cual se aprende a hacer un informe criminológico, algo de gran importancia cuando de futuro laboral se habla.

Por todo ello, compañeros criminólogos, no dudéis en estudiar el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica. Os abrirá un mundo de posibilidades.


IMG_4946
Autora: NAOMI ZARAGOZA CUENCA (alumna del MICv de CRÍMINA)

¿Por qué siendo periodista hice un máster en criminología?

En los medios de comunicación, sea periódicos, televisiones, radios o ámbitos digitales, se suele pedir especialización para ocuparte de los temas económicos, e incluso deportivos. Es lógico, puesto que si tratas un tema en concreto, lo normal sería que supieses de qué hablas. Sin embargo, en unos aspectos tan influyentes en la sociedad como son los sucesos, esa especialización no ocurre.

Estudié periodismo y, aunque acabé la carrera hace seis años, llevo más de diez trabajando en distintos ámbitos de la comunicación. Desde esa perspectiva, lo que comento se ve muy claro. Los periodistas dan (damos) noticias sobre temas tan polémicos y sensibles como son, muchas veces, los que tienen que ver con la criminología, con las fuerzas de seguridad, con crímenes, con violencia, y lo hacemos sin formación concreta, más allá de las habilidades de cada uno como periodista y comunicador. A diario hay quien se echa las manos a la cabeza por falta de rigor o, incluso simplemente, de sensibilidad a la hora de dar una noticia o tratar un tema. Pero no es tal falta de rigor, sino falta de formación. Y es algo que, hasta hace poco, ni siquiera se planteaba, pero que con la evolución de nuestra sociedad y, sobre todo, de las nuevas tecnologías y la difusión que proporcionan a cualquier información, se está haciendo cada vez más necesario.

Debo puntualizar que la criminología es un ámbito que siempre me llamó la atención, incluso estuve a punto de hacer la carrera, pero al final me decanté por el periodismo. Con esa espinita clavada (y con ganas de quitármela de encima) y con la conciencia de que en mi campo laboral hacía falta más formación en ese sentido, decidí embarcarme en el Máster en Análisis y Prevención del Crimen del Centro CRIMINA. Y no me ha decepcionado. Con estos estudios, he logrado una formación muy importante sobre cómo tratar esa información y, si antes lo intuía, ahora sé que los periodistas que se ocupan de estos temas deben (deberían) tener una formación adecuada en este campo. La criminología tiene recovecos que son totalmente desconocidos para la mayoría y que dotarían de una sólida base a la información que damos a la sociedad.

Pero no es lo único que ofrece el Máster, claro. Durante un curso, pude conocer aspectos que son muy interesantes de las teorías criminológicas y las técnicas de prevención del crimen, algo que puede sonar muy fuerte pero que es muy sencillo de ver en la práctica y aplicar a situaciones reales. Los contenidos son amplios pero necesarios y muy completos. Son aspectos que pueden parecer alejados de la comunicación, pero no por ello dejan de ser ni menos interesantes, ni menos importantes.

Si los compañeros de profesión me preguntan, les diré que estoy más que convencida de que el Máster ofrece una formación suficiente para enfrentarse a los temas criminológicos y hacer una buena comunicación.

Y la prueba de que me enganchó es que, tras finalizar, comencé a realizar el Doctorado con el Centro Crímina, dentro del Programa Interuniversitario de Doctorado en Criminología, con la intención de ahondar más en estos aspectos y poder aportar mi granito de arena a la investigación criminológica, que considero tan necesaria hoy en día.


Autora: Amelia Pomares (exalumna del Máster en Análisis y Prevención del Crimen y doctorando del centro Crímina)
Foto: https://notesfromachair.files.wordpress.com/2015/03/movies-ncrawler-103114-videosixteenbynine540.jpg

7 MOTIVOS PARA MATRICULARTE EN EL MICv

1. EL ENFOQUE PROFESIONAL QUE NECESITAS DE LA CRIMINOLOGÍA

El Máster oficial en Intervención Criminológica y Victimológica está específicamente diseñado para aquellas personas que demanden una formación profesional del máximo rigor científico y que quieran  desenvolverse en los ámbitos criminológicos y la justicia criminal, la intervención y tratamiento con víctimas y delincuentes y la prevención del delito. El MICv, en definitiva, nace con el objetivo de dotar al alumno de las destrezas e instrumentos necesarios para evaluar e intervenir en el ámbito individual y social, promoviendo y mejorando los aspectos preventivos relacionados con el delito, la delincuencia y la victimización.

2. LOS MEJORES Y MÁS RECONOCIDOS PROFESIONALES NACIONALES E INTERNACIONALES

El profesorado del MICv está formado por profesionales con enorme prestigio tanto nacional como internacional en tratamiento con víctimas y delincuentes, profiling criminal, metodología, etc.  Buen ejemplo de ello sería la participación de Fernando Miró Llinares, Antonio Andrés Pueyo, Ed Hilterman, Jesús Rodríguez Marín, Fernando Rodes, Rafael Torrubia Beltri o Fransisco Bernabeu Ayela, entre muchos otros docentes.

3. LA MÁS NOVEDOSA FORMACIÓN EN CRIMINOLOGÍA

Al contar con un profesorado con una intensísima actividad investigadora de excelencia e impacto, cursando el MICv contarás con la más novedosa y actualizada formación criminológica y victimológica. Estarás totalmente al día de los últimos avances y herramientas en materia de investigación, tratamiento y prevención del delito, la víctima y el delincuente.

DSC_0639

4. EL DOCTORADO EN CRIMINOLOGÍA: ABRE LA PUERTA A LA INVESTIGACIÓN

A través del MICv podrás acceder al programa de doctorado interuniversitario en Criminología junto a las Universidades de Murcia y Granada. A través de este programa de doctorado en Criminología, único en España y América Latina, además de formalizar una colaboración interuniversitaria que promueva la formación de nuevos investigadores, se busca el desarrollo de la excelencia académica con unos estudios universitarios conducentes a la obtención del título oficial de Doctor, máximo grado en nuestro sistema educativo.

El Centro Crímina ofrece de este modo, un programa de doctorado con posibilidad de tutorización a distancia, de modo que el estudiante puede cursar estos estudios desde cualquier lugar del mundo, confeccionando un trabajo de tesis doctoral especializada en criminología, con la misma cercanía y tutela del director. En este sentido, dada la preocupación por la calidad de la docencia, el programa proporciona un contacto permanente entre el director y el doctorando, incidiendo en la búsqueda y selección de recursos para el desarrollo del trabajo, permitiendo así el avance en la investigación.

 5. LA FORMACIÓN A DISTANCIA Y SEMIPRESENCIAL: AJUSTE TOTAL A TUS NECESIDADES

Adaptándonos a tus necesidades, existen dos modalidades de impartición en este Máster, por lo que el alumno podrá elegir entre la modalidad de enseñanza a distancia y la modalidad semipresencial, dependiendo de sus circunstancias personales (lugar de residencia, trabajo, otros estudios, etc.). En cualquiera de las dos modalidades, disfrutarás íntegramente del potente Campus Virtual del Centro, dotado de las más modernas TIC (que permiten la realización virtual de masterclass, tutorías individuales y colectivas, evaluación continua, defensas de trabajos, etc.). Todo ello para facilitar una mayor participación en actividades como prácticas, tutorías y trabajo en grupos reducidos para realizar un seguimiento más personalizado del trabajo del estudiante.

6. CONVENIOS NACIONALES E INTERNACIONALES (POSIBILIDAD DE CREAR NUEVOS) PARA FORMALIZAR LAS 135 HORAS DE PRÁCTICAS.

Consigue la experiencia que necesitas a través de las prácticas que ofrece el Máster. 135 horas de prácticas obligatorias y hasta 900 de manera voluntaria. El centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia dispone de un gran número de convenios (además de aquellos que se puedan obtener si el alumno lo solicita) en centro penitenciarios, centros de inserción social, oficinas de atención a las víctimas, cuerpos y fuerza de seguridad, puntos de encuentro familiar, centros de investigación, audiencias provinciales y otros tribunales de justicia, entre otros. Además, el Centro CRÍMINA ofrece la posibilidad de colaborar en los proyectos de investigación que se estén desarrollando.

7. FORMADORES CON UNA AMPLIA BASE INVESTIGADORA.

Como centro universitario de investigación perteneciente a la Universidad Miguel Hernández, una universidad moderna especializada en la investigación, tal y como demuestran todos los rankings que la sitúan entre las tres mejores universidades españolas en productividad científica por profesor, Crímina ha llevado a cabo múltiples proyectos científicos, con resultados que han sido aplicados a la mejora de la seguridad y que se han presentado en los más importantes congresos nacionales e internacionales. Es por tanto su principal objetivo el desarrollo de estudios de investigación sobre diferentes aspectos de la delincuencia: desde sus formas y tipologías hasta sus efectos en las víctimas, pasando por el análisis de sus expresiones concretas en determinadas coordenadas espacio-temporales.

¿Por qué estudiar un Máster de Análisis y Prevención del Delito o un Máster en Intervención Criminológica o Victimológica?

ANALIZAR, PREVENIR, INTERVENIR: TRES VERBOS RECTORES DE LA CRIMINOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

o por qué estudiar un Máster de Análisis y Prevención del Delito o un Máster en Intervención Criminológica.

Una de las críticas recurrentes por parte de algunos de los teóricos más relevantes de nuestra disciplina (Wikström, 2008), es que las teorías criminológicas “no sólo dificultan explicaciones del delito plausibles e investigaciones sólidas, sino que sobre todo ponen en peligro las posibilidades de unas políticas de control y prevención del delito prometedoras”. Siendo este campo de la prevención un elemento emergente que ha motivado una diversidad de programas e iniciativas de las diversas administraciones con competencia en la materia, parece lógico que la Criminología, que siempre incluyó la prevención eficaz del crimen entre los objetos de su estudio, deba centrar sus esfuerzos en presentarse como adecuada suministradora de medidas que resulten eficaces en el tratamiento amplio de la materia que le es propia. Prevenir el delito en tanto se emparenta con la seguridad ciudadana, emerge como un campo específico de la actuación política (Medina, 2011) que orientada a las demandas de la sociedad, entre cuyas preocupaciones máximas proclama el tema de la inseguridad, enarbola este “giro preventivo” como línea estratégica en el control de la delincuencia, convertido ya en tema de debate social en el que se discute cuáles son los modelos de prevención más adecuados para la reducción del delito, muchas veces en función de su inspiración teórica, y se redefinen actores y actuaciones que tienden a caracterizarse en función del nivel de intervención, de los destinatarios de las mismas, y los procesos en los que se desarrollan. (PREVENIR)

(más…)

Formarse en criminología es desde el principio un ejercicio de resistencia

Amigos y familiares intentarán por todos los medios disuadirte, ofreciendo otras opciones más lucrativas, con más salidas, más alejadas de algo que perciben instintivamente como peligroso y que, por lo tanto, no quisieran para los suyos.

Desde que empecé a cursar Psicología, las críticas fueron constantes. No hicieron otra cosa que intensificarse tras mi decisión de formarme en Psicología Forense. Lo que mucha gente obvia al intentar disuadirnos de la profesión que hemos elegido es la necesidad, no únicamente de llevar a los delincuentes ante la justicia, sino también de asistir a los damnificados. No debemos olvidar tampoco que el problema no se soluciona por completo una vez se ha celebrado el Juicio.

El Master Oficial en Intervención Criminológica y Victimológica, ofrecido tanto en modalidad semipresencial como online, complementaba perfectamente mis anteriores estudios en psicología forense, ofreciendo una formación más académica para complementar aquella pragmática, dando como resultado un enfoque más completo y devoto para con las víctimas.

Dentro de su oferta de lecciones especializadas impartidas por reconocidos profesionales de distintos campos cuentan además con la opción de especializarte en tu trayectoria, ya sea en cuanto al tratamiento de delincuentes o interviniendo a las víctimas, además de prácticas externas en centros que jueguen a favor de los intereses del alumno.

El máster garantiza una visión de la criminología enfocada desde distintas profesiones unidas bajo un mismo objetivo, ofreciendo diversas salidas profesionales, además de la oportunidad de profundizar en muy distintos temas durante el curso de sus estudios.

El Centro Crímina ofrece además la oportunidad de publicar las investigaciones realizadas en Crimipedia, la primera enciclopedia digital en abierto y en castellano sobre conceptos relacionados con la criminología y seguridad. Cuenta además con la posibilidad de realizar un Doctorado bajo la tutela del centro con un programa único con posibilidad de cursarse a distancia, posibilitando alcanzar la excelencia académica además de gestionar y compaginar tus estudios donde y cuando quieras.

En cuanto a la profesión a la que aspiramos, toda formación será insuficiente y toda ayuda será escasa. Erradicar completamente el crimen es algo improbable, puesto que se mantiene como una constante en todas las sociedades, variando en forma según la demográfica y evolucionando con los tiempos. En nuestra mano está continuar investigando y formándonos.

Es difícil. No es motivo para no intentar superarnos.


Autora: Marina Ricart, alumna del Máster en Intervención Criminológica y Victimológica.

Y después del grado en criminología…el segundo peldaño (o por qué estudio el Máster en Análisis y Prevención del Crimen)

Formamos parte de las primeras generaciones de graduados en Criminología de España. Somos los nuevos. Eso tiene sus puntos fuertes… pero sobre todo tiene puntos débiles. Se nos plantean dos grandes retos: continuar formándonos (Pero ¿dónde?) y encontrar trabajo (Pero ¿dónde?). La formación adquirida durante los 4 años del Grado nos aporta la base del conocimiento criminológico, el primer peldaño del saber científico, pero el mundo contemporáneo no está diseñado para personas que tan solo suben un peldaño. La sociedad nos proyecta la necesidad de seguir subiendo, de seguir aprendiendo. Nos encontramos entonces con una fuerte incongruencia, se nos pide que continuemos formándonos, pero no existe todavía una oferta de másteres especializados en Criminología suficientemente amplia para abarcar todas las ramas de especialización en Criminología existentes a día de hoy. Nos vemos entonces obligados a buscar oferta formativa algo más lejos de nuestras casas, de nuestra zona de confort.

11889977_10207648532074863_4775453258070142519_o

Tras acabar el grado en Barcelona (mi ciudad), me dispuse a buscar qué másteres podían aportarme ese segundo peldaño que buscaba subir. Durante mi último año de carrera cursé la Mención en Prevención y Seguridad, y realicé mi Trabajo de Final de Grado sobre miedo al delito, por lo que buscaba un máster que me permitiera especializarme o bien en el ámbito más preventivo dentro de la criminología, o bien en análisis de la seguridad subjetiva y el miedo al delito. Evidentemente, la segunda opción quedó descartada rápidamente por tratarse de una cuestión demasiado específica, y no existe (todavía) oferta formativa en Criminología dirigida a ámbitos tan concretos. Busqué entonces un máster sobre prevención del crimen. Entonces, ¿dónde buscar? La Universidad Autónoma de Barcelona elaboró años atrás un documento que recogía los másteres existentes a nivel estatal, y algunos a nivel internaciona (pincha aquí para leerlo)l.

El mismo documento está siendo actualizado a día de hoy por la Associació Interuniversitària de Criminologia, en la cual participo activamente desde años atrás, por lo que ya conocía el documento. Me fijé rápidamente en el Máster en Análisis y Prevención del Crimen (MAPc) del centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Reunía muchos de los puntos que buscaba en mi segundo peldaño: materias sobre Criminología Ambiental, metodología de investigación (sí, más metodología), gestión de la seguridad urbana, TIC y delincuencia, etc. Y, además, era online, lo que me permitía buscar trabajo (de criminólogo) a la vez que lo estudiaba.

Me preinscribí y, por esas cosas de la vida, he acabado no tan solo cursando el Máster en Análisis y Prevención del Crimen del centro CRÍMINA, sino colaborando en las actividades del centro. Había podido resolver los dos grandes retos del nuevo criminólogo el mismo año que acababa el grado. ¿Éxito? ¿Suerte? Sea como fuere, ya estoy subiendo mi segundo peldaño.

Autor: David Buil Gil, alumno del Máster en Análisis y Prevención del Crimen

 

¿Conoces el Máster Oficial en Análisis y Prevención del Crimen?

 

Conoce la opinión de los alumnos del MICv a través del canal de Youtube de Crimina

Una vez finalizado el curso, el Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia acaba de hacer público un vídeo, a través de su canal de Youtube, en el que varios alumnos del Máster en Intervención Criminológica y Victimilógica (MICv) fueron entrevistados para conocer sus impresiones tras cursar este máster oficial.

 

Este canal de Youtube, utilizado principalmente para las actividades docentes online del centro, albergará otro tipo de contenidos sobre materias criminológicas, y se publicarán en abierto para todos aquellos interesados en esta área de conocimiento. Contenidos como entrevistas a profesores, vídeo-comentarios de la actualidad criminal, análisis de conceptos de interés criminólogico y un largo etcétera tomarán mayor partido en esta plataforma a partir del próximo curso escolar.

Por último, nos gustaría agradecer encarecidamente a estos alumnos su colaboración en la preparación del vídeo y esperamos volver a verlos muy pronto.