Categoría: Sin categoría

Prólogo del director de CRÍMINA al libro “El ciberacoso”

Natalia García Guilabert, profesora de la Universidad de Murcia y estrecha colaboradora de CRÍMINA, recientemente ha publicado El ciberacoso, análisis de la victimización de menores en el ciberespacio a través de teoría de las actividades cotidianas, una monografía en la que refleja el trabajo desarrollado con su tesis doctoral. Queremos dedicar este post al prólogo del libro, escrito por Fernando Miró Llinares, director de CRÍMINA.

Defensa de tesis, Natalia García

Prólogo 

Este libro y la tesis doctoral que lo sustentan, rompen varias reglas no escritas pero socialmente aceptadas: una, la de que las tesis doctorales, en Criminología, como en Psicología y otras ramas afines, deben desgajar su contenido en artículos, al ser más conveniente hacerlo para el mejor progreso de la carrera académica; dos, la de que quien escribe una tesis excelente suele dedicarse, antes, pero también después, a la carrera académica. La ruptura de esta segunda regla es, obviamente, la causa de que pudiera producirse la ruptura de la primera. Por la explicación de esta iniciaré mi exposición.

La cultura de la acreditación, del “paper” o del sexenio, según se prefiera, que nos ha invadido a todas las ciencias sociales, ha convertido en algo inusual la publicación de monografías científicas y en algo aún más sorprendente el que las tesis doctorales se editen en libros monográficos. Lo común es, incluso en las tesis que no son “por artículos”, que las mismas acaben disgregándose en dos o tres artículos publicados en revistas especializadas meses o años después de la lectura. El Derecho parecía ajeno a esta regla, en esa norma de las ciencias jurídicas, a veces positiva otras no tanto, consistente en tratar de ser excepción y defender con uñas y dientes su autonomía. Pero ya empieza a caer en la tendencia de preferencia hacia los artículos y solo se mantiene la regla de publicarse íntegramente las obras que son reflejo de las tesis, aunque estas también se desgajan antes y después para favorecer sexenios futuros y otros requisitos ineludibles de todo ser universitario. La Criminología, según el tipo de trabajo doctoral y su cercanía a la Sociología, la Psicología o el Derecho, podría haberse acogido a uno u otro modelo, pero la tendencia a hacer trabajos empíricos que la acercaban mucho más a la Psicología, impuso la moda de trocear las tesis para sacar varios artículos firmados por el autor y, en algunos casos, por otros autores de la investigación. Esto no es malo, que quede claro, ni peor que lo otro (creo que tampoco mejor), por supuesto, simplemente es una forma de divulgar la investigación que tiene ventajas e inconvenientes como los tiene el otro modelo, el de publicar las tesis doctorales como monografías completas. Las ventajas del “modelo paper” son muchas y no solo las de incrementar el número de obras: permite que se publiquen muchas partes que podrían quedar fuera de una monografía si es que esta quiere ser comercial; facilita que las distintas partes de una tesis que pueden interesar a diferentes áreas lleguen a las mismas al publicarse en las revistas especializadas de cada rama rompiendo, así, la patética y maligna tendencia de los científicos de cada rama a mirarnos el ombligo como único ente existente; y, finalmente, mejora la difusión de las obras científicas particularmente cuando las revistas están en el ciberespacio. Pero también tiene inconvenientes o, mejor, desventajas frente al modelo de la publicación íntegra de la monografía, como el que obliga a reducir argumentos, ideas, pruebas metodológicas y demás en pos de lograr someterse a las exigencias de tamaño de las editoriales que, como todo el mundo sabe, no discriminan ni por el tipo de estudio ni por nada, convirtiéndolo todo en masa homogénea empaquetada con la apariencia de comida rápida, aunque contenga, algunas veces, auténticas “delicatesen”.

La publicación de la tesis como monografía tiene otras ventajas, pero la principal es ésta: la obra se puede presentar como fue ideada, desarrollada y presentada con sentido científico. Esto no supone que tenga que publicarse la tesis tal y como se presentó el día de la lectura: además de los comentarios del tribunal y del director, la editorial tiene su proceso de evaluación y dicta sus propias reglas que obligan a publicar solo lo que es imprescindible. Pero sí permite que se presente todo el planteamiento teórico, sin desgajar ni comprimir en exceso algunas partes relevantes, y todo el desarrollo metodológico que, en algunos casos, como el presente, puede ser muy complejo, tanto, que resulte imposible reducirlo a cuatro o cinco páginas.

Todo esto, algo que nunca podría publicar en un artículo, me sirve para introducir un libro que ha tenido la suerte de poder no ser troceado y destrozado para separarse en varios artículos ya que la autora, por desgracia para la Universidad, no lo necesita, sobre lo que volveré más adelante. Gracias a ello podemos disfrutar de un trabajo completo y complejo, tanto por el planteamiento teórico desde el que se enfoca y que la autora aborda cumpliendo las reglas de exhaustividad y rigor, como por el abordaje metodológico coherente e impecable a la vez que valiente, lo que era esperable para quienes sabíamos que estábamos ante una de las profesionales de la criminología que mejor domina el árido mundo del método empírico. Porque esta era una tesis para publicarse en monografía, que exigía una revisión en castellano de todos los factores de riesgo asociados a la Teoría de las Actividades Cotidianas como la que hace la autora, y porque la multiplicidad de variables independientes era tal que requería una metodología novedosa y compleja. Gracias, pues, a BdF, nos hemos podido saltar una regla que, como tal, debe permitir excepciones, y así, podemos disfrutar la comunidad científica de la Criminología en castellano de una investigación profunda y sin restricciones sobre un tema de tanta importancia e interés como es el del ciberacoso.

Esta monografía, por otra parte, y esto no puedo obviarlo, supone el más importante desarrollo empírico de mis propios posicionamientos teóricos sobre la ciberdelincuencia y sobre la relación de la misma con las actividades cotidianas de las personas. Como verá el lector, la autora adopta algunos de mis planteamientos teóricos sobre el cibercrimen desde el prisma de la Teoría de las Actividades Cotidianas, los discute, los modifica, en consonancia con otros desarrollos posteriores y con su espíritu crítico, y trata de operativizarlos para contrastarlos empíricamente por medio de una metodología que, independientemente de su novedad para la gran mayoría de quienes nos dedicamos a estos menesteres, resulta la más adecuada para los objetivos pretendidos. El resultado es una tesis que demuestra al menos dos cosas: la primera que los actos de ciberacoso o cyberharassment, como concepto que engloba conductas caracterizadas por el hostigamiento continuado y lesivo de derechos de los individuos, son más comunes entre los menores españoles de lo que se creía y que, por tanto, hay que reforzar las estrategias para prevenir los mismos; la segunda, que entre las múltiples medidas que se deben tomar en consideración para la prevención del ciberdelito, deben incluirse todas aquellas medidas centradas en la educación de la víctima y en la modificación de los ciber-lugares en los que se produce el contacto entre agresor y víctima a partir de la constatación de que estas últimas, con su actuar cotidiano en Internet, determinan su mayor o menor riesgo de victimización. La autora, sin embargo, va más allá de la mera constatación de que la mayor exposición de la víctima en Internet incrementa la victimización por acoso: desarrolla los constructos visibilidad y accesibilidad del usuario y encuentra sus concretas expresiones para la victimización analizada. Al fin y al cabo, la Teoría de las Actividades Cotidianas se distingue claramente de la de los Estilos de Vida en combatir las generalizaciones y en tratar de concretar al máximo qué concretas actividades, en relación con cuáles otras, son las que incrementan el riesgo de ser victimizado. Con su trabajo, la autora avanza en esta línea y muestra cómo alguien se hace visible para el acoso, qué específicas conductas de riesgo incrementan la posibilidad de que contacte con un agresor motivado; cómo alguien facilita, generalmente sin quererlo, el acceso a uno mismo o a su sistema y favorece, de tal modo, su victimización.

Es cierto que, desde un punto de vista metodológico, la monografía se centra en una visión muy concreta y particular, la de la Teoría de las Actividades Cotidianas aplicada a la victimización por ciberacoso. El estudio no tiene en cuenta muchos otros factores que, sin duda, explican también la victimización por ciberacoso pero que no son objeto de este trabajo. Esto no solo no lo invalida sino que lo hace mucho más válido y útil como trabajo empírico frente a vacuos intentos de “medir todo a la vez”. ¡Ay de quienes pretendan, con un estudio, explicarlo todo, abarcarlo todo, verlo todo, pues probablemente tropiecen en su segundo paso, cayendo estrepitosamente o en el ridículo o en la nada¡ La ciencia pide pasos seguros, por tanto, pequeños, y este lo es y, si se sigue, y se le suman otros hechos desde otros planteamientos y perspectivas, dará lugar a caminos largos que pueden ayudar a la prevención efectiva del ciberacoso.

Pero, además de lo metodológicamente novedoso que es el estudio empírico y lo consistentemente construido que está, el interés de este libro no se ciñe a él. La monografía contiene, en su primera parte, una muy completa visión, inédita en castellano, sobre un fenómeno delictivo de cada vez mayor prevalencia. En este libro se define y analiza el cibercrimen y se caracteriza a una de sus tipologías esenciales, los actos de ciberacoso, prestando especial atención a cómo afectan las mismas a los menores.

El ciberdelito, cuando algunos empezamos a estudiarlo desde el prisma criminológico, ya era una realidad, pero ahora lo es aún más y requiere de muchas investigaciones que, además, se centren menos en la retórica y más en la prevención. A mi parecer ya hemos superado la etapa de analizar el cibercrimen, todo él, desde tal paradigma o desde tal otro. Lo dice quien lo ha hecho. Ahora es el momento de avanzar hacia la mejor comprensión del fenómeno para lo cual habrá que aceptar que no es un fenómeno unívoco sino multifacético y poliédrico. En Crime and Everiday Life Felson puso de manifiesto la tendencia a hablar del crimen como un todo, obviando que dentro de esa palabra hay eventos muy diferentes entre sí que deben ser analizados desde su propia particularidad. Este espíritu está en esta obra, que no trata el cibercrimen como algo genérico mitológico e indeterminado, que merece reflexiones onanistas, circulares y rimbombantes, sino como una categoría que, la autora, disgrega y separa en un evento que trata de comprender y explicar. En esto también es un ejemplo.

Como dije al principio, este libro puede publicarse como monografía gracias, en parte, a que la autora no necesita publicar tres o cuatro artículos científicos al no dedicarse, en estos momentos, a la carrera académica. Natalia García es una Doctora en Criminología, premiada por esta tesis con el primero de los premios extraordinarios de doctorado del joven programa Interuniversitario en Criminología de las Universidades de Murcia, Granada y Miguel Hernández de Elche, que empezó y desarrolló su carrera bajo mi tutela en los albores del que todavía ni siquiera se llamaba Centro Crimina. Su formación metodológica y criminológica pero, sobre todo, su carácter curioso, reflexivo y tendente a la duda y a la búsqueda de su superación, la convertían en una investigadora potencialmente excelente. Con franqueza, pronto vi que tenía unas posibilidades magníficas de convertirse en una investigadora brillante y por eso la puse bajo mi tutela directa en la línea de investigación más importante del Centro Crímina, el Cibercrimen. Al terminar su tesis, sin embargo, Natalia decidió dejar la Universidad debido a una oferta de una importante fundación para trabajar en el desarrollo de proyectos. Esto es una alegría porque supone que, al fin, los criminólogos bien formados obtienen su lugar y dedican toda su capacidad profesional al desarrollo de proyectos y acciones que repercutan en la mejora de la sociedad. Pero es una pena para la Universidad que, quizás por no poder competir en rapidez y en perspectiva de futuro a corto plazo, pierde (esperemos que no totalmente) a quien, con otro sistema legal más flexible y con otro sistema de financiación de la investigación más justo y en el que realmente se busque la excelencia, podría desarrollar aún mejor sus muchas habilidades. Quizás en otro contexto el resultado hubiera sido distinto, pero en el que teníamos yo me enorgullezco de haber apostado por ella como investigadora de futuro, de haberle dirigido esta tesis y de seguir apoyando que sus resultados de investigación y su talento vean la luz y nos enriquezcan a todos. Al fin y al cabo, de eso se trata.

Prof. Dr. Fernando Miró Llinares

Catedrático de Derecho penal y Criminología de la Universidad Miguel Hernández de Elche

 

 

Jornada “El Informe Criminológico Forense”

El próximo jueves 28 de septiembre de 2017 tendrá lugar en el Aula Misteri d’Elx de Elche (Edificio Torrevaillo) de la UMH la Jornanda de bienvenida del Máster en Intervención Criminológica y Victimológica, titulada “El informe criminológico forense”. En esta ocasión, con la presencia del prestigioso criminólogo Vicente Garrido que impartirá la conferencia “La criminología Forense y la prueba pericial”. Seguidamente, Pedro Campoy (Universidad Rey Juan Carlos) hablará sobre “La utilidad del informe criminológico: detección de necesidades criminógenas” y Abel González (UDIMA) cerrará la sesión matinal con su exposición sobre las “Bases teóricas en los informes criminológicos forenses: los casos de la delincuencia del tráfico y de la ciberdelincuencia”

La inscripción es gratuita, por lo que, con el fin de tener una previsión de asistentes, rogamos confirmen la asistencia a través del formulario de inscripción.


Consulta el programa a continuación:

micv1 micv2

CRÍMINA celebra el III Encuentro Nacional de Analistas Delictivos

El próximo día 27 de septiembre, CRÍMINA celebrará, como cada año, el III Encuentro Nacional de Analistas Delictivos, en el que se presentarán algunas de las iniciativas que los profesionales y egresados del Máster en Análisis y Prevención del Crimen están llevado a cabo en sus respectivos ámbitos. En esta ocasión la Jornada contará, entre otros, con la presencia del Profesor de la Universidad Complutense Felipe Hernando.

Previamente al encuentro, se celebrará la Jornada de Bienvenida del MAPc, teniendo lugar ambos eventos en el Aula Misteri d’Elx de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Edificio Torrevaillo).  En breve, podrás acceder al contenido del programa de ambos eventos, tanto en la web del Centro de Investigación Crímina de la Universidad Miguel Hernández http://crimina.es/ como en el Campus Virtual http://campusvirtual.crimina.es/

El MAPc es una titulación de postgrado, que se ha diseñado pensando en ofrecer una formación a distancia de calidad, orientada a las más modernas teorías del crimen y las aplicaciones criminológicas centradas fundamentalmente en el análisis del delito y en la prevención de la actividad criminal. Puedes acceder a toda la información sobre el Máster haciendo clic aquí.

Con el fin de tener una previsión de asistentes, agradeceríamos que, si tienes la intención de acompañarnos, lo indicases en el formulario accesible desde este enlace https://goo.gl/forms/nbuMKVlmUX857vWl2

 Consulta el programa completo aquí –> ProgramaJornadasMAPC3

16

Protegi2.0+: Estudio sobre el alcance de fraude económico en mayores

30Teresa Díez Ros

Criminóloga y psicóloga. Investigadora en el Centro CRÍMINA.

Resulta imprescindible recordar la situación de vulnerabilidad que en diferentes ámbitos sufre este colectivo en la sociedad actual y reivindicar la importancia que tienen las políticas sociales y la concienciación social a la hora de favorecer el envejecimiento activo y saludable en esta etapa de la vida con el fin de reducir la prevalencia en los diferentes tipos de maltrato a los que pueden estar sometidos un alto porcentaje de las personas mayores.

En la actualidad sigue existiendo un gran secretismo y muy poca conciencia social sobre el maltrato hacia los mayores. De hecho, es una realidad oculta que no se percibe todavía como un problema acuciante[1], es decir, se presume latente pero aún no ha llegado a extenderse numéricamente. Prueba de ello es que son muy pocos los casos denunciados. Por un lado, se puede dar el caso de que la persona maltratada no sea consciente de que sus derechos están siendo vulnerados. Por otro lado, este tipo de delitos son cometidos mayormente en la intimidad, con ausencia de testigos, y, en muchas ocasiones, las víctimas prefieren no hablar del maltrato sufrido, bien sea por los vínculos afectivos o de dependencia que le unen a su maltratador o por el miedo a posibles represalias, intentando evitar con su silencio dañar la convivencia. Y es que, generalmente, este tipo de conductas se suelen dar en el marco de una relación interpersonal de confianza o de cuidado, como puede ser a nivel familiar, institucional, social, etc.

La OMS refiere que 1 de cada 10 personas mayores ha sufrido malos tratos en el último mes. Esta situación refleja la necesidad de realizar encuestas de victimización al respecto puesto que son muy pocas las investigaciones realizadas en este ámbito y mínimas las fuentes de información existentes.

Para analizar en mayor profundidad la situación de vulnerabilidad de este colectivo, es importante saber que por maltrato se entiende cualquier acción voluntaria que dañe o pueda dañar a una persona; cualquier omisión que prive de la atención necesaria para el bienestar de una persona y cualquier violación de sus derechos. De este modo, en función de las conductas que se llevan a cabo, el maltrato se puede clasificar en: físico, psicológico, sexual, económico y negligente o por desatención.

De entre todos los nombrados, el abuso económico es el que refleja las tasas más altas de victimización[2]. En el estudio llevado a cabo por el Centro Reina Sofía, Isabel Iborra (2008) refiere que el abuso económico o financiero consiste en la utilización ilegal o no autorizada de los recursos económicos o de las propiedades de una persona mayor. Incluye la apropiación, aprovechamiento o mal uso de las propiedades o dinero del anciano, la falsificación de su firma y la coacción para obligarle a firmar documentos (contratos o testamentos). Las principales consecuencias son incapacidad para pagar facturas, falta de servicios, desahucio y deterioro del nivel de vida.

Al respecto, existe un acuerdo generalizado en que el maltrato a los mayores crecerá inevitablemente a causa de los cambios demográficos que se están produciendo, los cuales conducen al envejecimiento de la población. En este sentido, según el Padrón Continuo (INE), a 1 de enero de 2016 en España había un total de 8.657.705 personas de 65 y más años, lo que implica un aumento respecto al año anterior, sobre todo en personas octogenarias, en una población total que disminuye[3]. Del mismo modo, la esperanza de vida al nacer cada vez es mayor y la tendencia es al aumento, en 2016 se fijaba en 85,4 años en el caso de las mujeres y en 79,9 años en los hombres, ubicándose dichas cifras entre las más altas de la Unión Europea.

Es importante tener en cuenta que prácticamente la totalidad de las personas mayores recibe alguna prestación económica del sistema público de pensiones, ya sea directamente o a través de la pensión del cónyuge. Parece que la crisis económica ha tenido menor impacto en las personas de más edad, probablemente porque estas tienen garantizados unos ingresos de la pensión, circunstancia que, en parte, ha contribuido a que las personas de más edad se hayan convertido en un colectivo especialmente vulnerable frente al fraude económico.

En este sentido,  la literatura científica ha puesto de manifiesto la existencia de factores de riesgo relacionados con la victimización por fraude económico en personas mayores (e.g. Marchiori, 2012; Pérez- Najera, 2010; Viano, 2004). Vivir solos, las dificultades para desplazarse, el aislamiento social, el desconocimiento en el uso de las TIC, desconocer las vías de denuncia, padecer una discapacidad tanto física como psicológica o el temor a represalias por parte de familiares y/o cuidadores, solo por citar algunos ejemplos, hacen a este colectivo especialmente vulnerable. De hecho, es el grupo de edad que sufre, con diferencia, mayor proporción de delitos y faltas contra el patrimonio (83,7% y 83,6% respectivamente), siendo objetivo de robos con fuerza, robos con violencia o intimidación y hurtos tanto en el ámbito familiar, como en el espacio público o en el ciberespacio. Esta vulnerabilidad limita en gran medida la realización de actividades cotidianas y, en definitiva, su bienestar cotidiano.

Por ello, desde la Universidad Miguel Hernández de Elche, a través de SABIEX: Programa Integral para mayores de 55 años en la UMH y para la promoción del envejecimiento activo y saludable y del Centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia, se está llevando a cabo, junto con el área de Bienestar Social de la Diputación Provincial de Alicante, Protegi2.0+ un estudio empírico sobre el alcance del fraude económico en personas mayores de la provincia, cuyo principal objetivo es conocer la prevalencia de la victimización por fraude e identificar los factores de vulnerabilidad y de protección relacionados con este tipo de ataques analizando los hábitos y rutinas de los mayores respecto a su actividad económica.

Es necesario fomentar el buen trato hacia las personas mayores, respetando su dignidad y sus derechos. La vejez puede y debe ser una etapa vital llena de potencialidades y es responsabilidad de toda la sociedad favorecer la participación de los mayores y reconocer su contribución a la transformación social.

 

images

[1] Ibáñez, J. G. La respuesta frente al maltrato familiar hacia las personas mayores. Un análisis socio-jurídico.

[2] Véase Iborra, I. (2008). Maltrato de personas mayores en la familia en España. Valencia: Centro Reina Sofía.

[3] Antonio Abellán García, Alba Ayala García, Pujol Rodríguez, Rogelio. El estado de la población mayor en España, 2017. Blog Envejecimiento [en-red], 14 de febrero, 2017. ISSN 2387-1512. Disponible en: http://bit.ly/2leYtZh

Concluyen las defensas de los TFM de la convocatoria de junio de los Másters oficiales del Centro Crímina

Ayer, martes 4 de julio, dio comienzo la última etapa de ambos másteres oficiales del centro Crímina (el Máster Universitario de Análisis y Prevención del Crimen [MAPc] y el Máster Universitario en Intervención Criminológica y Victimológica [MICv]): las defensas ante un tribunal de los Trabajos Final de Máster (TFM).

La defensa de un TFM viene regulada en el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, establece en el Capítulo IV (Art. 15.3), dedicado a las enseñanzas oficiales de Máster, que “estas enseñanzas concluirán con la elaboración y defensa de un trabajo de fin de Máster”, sin recoger ninguna otra disposición. En esencia, el TFM es un trabajo original  y científico, teórico o práctico, a través del cual el alumno aplica y desarrolla los conocimientos y capacidades adquiridas durante la realización del máster, siendo tutorizado por uno de los docentes expertos en la materia que haya escogido investigar.

A modo de aproximación a las temáticas criminólogicas investigadas por los alumnos de Crímina, algunos de los muchos trabajos final de máster que se defenderán durante estos días son los siguientes:

  • La experiencia traumática de la víctima de delito violento.
  • La victimización del turista en Magaluf
  • Modelos de atractivo masculino y violencia de género en la adolescencia
  • Maras y bandas latinoamericanas 
  • Menores víctimas de abuso sexual y el proceso penal español
  • Estudio descriptivo del fenómeno de victimización en las personas sin hogar
  • Del megáfono a Twitter. Comunicación en el mantenimiento del orden
  • Análisis espacio-temporal del terrorismo en África.  Una aproximación a la estimación del crimen mediante el uso de Sistemas de Información Geográfica. 
  • La estructura de la oportunidad en la corrupción empresarial

Enhorabuena a todos los alumnos que ya han defendido sus trabajos y mucho ánimo a los que esperan para la convocatoria de septiembre.

DD4epA3XcAAkVjj DD6DkUIXYAE-26z DD6fsg6XsAAuxHt DD6RI7CW0AA5gIW DD9U2dwWAAAa6AI DD41XQBXoAAPBT3 DD51u1pW0AMRUcs

Elena Fernández Castejón ha defendido su tesis doctoral en la UMH sobre la responsabilidad penal en las empresas

Bajo el título “Responsabilidad penal de los altos directivos y deberes de confianza empresarial”, el pasado miércoles 24 de mayo, Elena Fernández Castejón, docente e investigadora del Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia, defendió su tesis doctoral en el programa de doctorado en Criminología de la Universidad Miguel Hernández de Elche.  Su tesis doctoral, dirigida por el Dr. Fernando Miró Llinares discute sobre la Teoria de Agencias aplicada a la responsabilidad empresarial.

Según nos resume la propia autora del trabajo, la tesis comprende el siguiente contenido:

La tesis doctoral analiza cómo afectan los deberes de confianza empresarial a la responsabilidad de los altos directivos a partir del desarrollo de la Teoría de Agencias, tal y como ésta ha sido aplicada en el sistema estadounidense. A partir de la correcta aplicación de los deberes de confianza empresarial, trata de aportar criterios útiles para la individualización de la responsabilidad penal de los altos directivos en España. La tesis se ocupa de analizar qué relevancia, a la hora de determinar la responsabilidad penal de estos agentes de las organizaciones empresariales, desempeñan los denominados deberes fiduciarios, a partir de una teoría dogmática norteamericana que construye todo un complejo desarrollo normativo sobre las relaciones de confianza entre la organización empresarial y sus altos directivos, que es totalmente extrapolable a nuestro sistema jurídico. La teoría de agencias, pese a ser de obvio contenido mercantil, materia que, por tanto, ha tenido que ser profundamente abordada en este trabajo desde el ámbito del Derecho norteamericano, puede constituir un poderoso aporte para el juicio de valoración sobre cuándo un alto directivo ha incurrido en un concreto tipo penal perpetrado en el seno de la actividad empresarial. Además, la aplicación de esta teoría en los EE.UU. y la toma en consideración de los deberes de confianza a la hora de la determinación de la responsabilidad penal del alto directivo, también puede ayudarnos a comprender cómo deben separarse el juicio de imputación del hecho al agente y el de valoración del hecho como injusto para no mezclar elementos de atribución de conocimientos con la atribución de sentidos delictivos de las diferentes conductas. Para todo ello la tesis doctoral adopta, además, un planteamiento dogmático clásico, el de la doctrina de la imputación kantiana, desarrollado por HRUSCHKA y en España por SÁNCHEZ-OSTIZ y MIRÓ LLINARES, que no constituye un modelo de teoría del delito sino, más bien, un lenguaje explicativo de las instituciones del sistema del delito y del contenido del mismo que sirve, a nuestro parecer, como un adecuado vehículo de comunicación entre tradiciones jurídicas aparentemente tan alejadas como la anglosajona y la germánico-continental. La estructura de la presente tesis se encuadra, pues, en dicha finalidad del planteamiento descrito, dividiéndose en tres partes claramente diferenciadas: una primera, en la que se justifica la necesidad de la individualización de la responsabilidad penal en el seno de la empresa; una segunda parte, que focaliza su atención en la individualización de esta responsabilidad penal respecto a los altos directivos desde la perspectiva del sistema estadounidense; y una última y tercera parte, en la que, a partir de la Agency Theory, se analizan los deberes de confianza empresarial y sus implicaciones para la atribución de la responsabilidad de los altos directivos.

 

La reciente doctora contó con un tribunal de juristas y expertos nacionales en la materia, quienes evaluaron su trabajo con gran interés. La presidenta del tribunal, Mirentxu Corcoy, estuvo acompañada por Víctor Gómez, Miguel Olmedo, Pablo Sánchez-Ostiz y Miguel Díaz García Conlledo; todos ellos, prestigiosos catedráticos de Derecho Penal.

Defensa Tesis Elena

Comienzan los exámenes de junio de los títulos propios del centro Crímina

Durante esta semana, los más de 600 alumnos de los diferentes títulos propios del centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia (Detective Privado, Seguridad y Ciencias Policiales [SECIP] y Director de Seguridad) realizaran los exámenes de junio correspondientes a este curso académico 2016/17 de manera presencial; excepto los alumnos del Experto Universitario en Gestión y Dirección de Seguridad, quienes pueden examinarse a través del campus virtual.

EXAMENES FEBRERO 2015 CRIMINA

Igualmente, ya se trate del Máster Oficial en Intervención Criminológica y Victimológica (MICv) o del Máster Oficial en Análisis y Prevención del Crimen (MAPc) durante las próximas semanas, los más de 150 alumnos realizarán los exámenes de ambos másteres oficiales, de manera presencial o a través del Campus Virtual del Centro Crímina. 

A todos nuestros alumnos les deseamos mucha suerte con las evaluaciones y que tengan un feliz verano.

Crímina recibe, un año más, a profesores y estudiantes de la Universidad de Texas en San Antonio (UTSA)

El Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia 18716699_10213609573413312_1130655853_nha recibido, un año más, la visita de profesores y estudiantes del Departamento de Justicia Criminal (CRJ) de la Universidad de Texas en San Antonio esta semana. El viaje de los estudiantes norteamericanos, se realiza en el marco del Acuerdo de Colaboración suscrito por ambas instituciones e impulsado por los directores de Crímina y el Departamento de Justicia Criminal de UTSA. Con él, se pretende promover acciones de formación e investigación en áreas de interés común.

Durante su estancia en Elche, los estudiantes y profesores de la Criminal Justice visitaron las instalaciones del Centro Penitenciario de Foncalent, las instalaciones del Colegio de Abogados de Alicante, así como a la Jefatura de la Policía Local de Elche, donde incluso pudieron ver una demostración de la actividad de los perros policía.

Además, los visitantes de la Criminal Justice (UTSA) visitaron, como cada año, las instalaciones del centro Crímina, acogidos por las exposiciones que los investigadores Francisco Javier Castro, Ana Belén Gómez y Asier Moneva hicieron sobre las últimas investigaciones que están llevando a cabo.

18718461_10213609573493314_2089805041_n 18685706_10213609573373311_1202161766_n 18741252_10213609573333310_1202212435_n18718218_10213609573293309_2063335065_n 18762335_10213609573453313_490459089_n

Más allá del Derecho. O por qué una graduada en Derecho decide especializarse en criminología.

anabel. jpgAnabel Litarte Martínez 

Graduada en Derecho (UA)
Alumna del Máster en Intervención Criminológica y Victimológica (curso 2016/2017)

Desde que empecé a estudiar el Grado en Derecho he sentido especial atracción por la asignatura de Derecho Penal. Cuando me matriculé en el último curso elegí el itinerario de Administración de Justicia con deseos de profundizar más en el Sistema de Justicia Penal. Con ello, decidí formalizar mis prácticas universitarias en el Centro Penitenciario Alicante I donde tuve la oportunidad de colaborar con todo el Equipo Técnico del centro. Decidí entonces que ese era mi camino, quería preparar las oposiciones para Jurista de Instituciones Penitenciarias. Pero, antes de ello, sentía la necesidad de aprender algo más, quería ir más allá del estricto ámbito jurídico y encontrar la posibilidad de estudiar los distintos fenómenos delincuenciales que se dan en nuestra sociedad.

 Por ello, me lancé hacia la búsqueda de un máster que se adaptara a mis necesidades. No me costó demasiado dar con la oferta formativa del Centro Crímina. Navegué por su web comparando el programa de asignaturas de cada máster y me decanté sin dudarlo por el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica. Me causó gran interés la forma en que están organizadas las asignaturas y la posibilidad que ofrece de elegir un itinerario relacionado con el tratamiento con delincuentes o con víctimas, otorgando así la especialización en uno de esos dos ámbitos.

 Me quedé enganchada a la página web de Crímina navegando por todos sus rincones y, si todavía no estaba convencida en cursar este máster, la información que encontré sobre el cuerpo docente y los profesionales que hacen posible el trabajo realizado en este Centro me convenció. En ese momento, ya no sólo quería completar mi formación, sino tener la posibilidad de ser partícipe de toda esa gran labor de investigación.

 Totalmente convencida de la opción elegida, me matriculé en el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica esperando con ganas el comienzo del curso. Ahora mismo, a punto de terminar el Máster estoy totalmente satisfecha de mi elección. La docencia impartida en cada asignatura ha contado con profesionales de distintos ámbitos sobre todo jurídico, psicológico y criminológico. Se trata de profesionales dedicados tanto a la investigación universitaria como a profesiones del ámbito público que, además de impartir docencia, nos dan la oportunidad de conocer sus experiencias profesionales.

Yo en concreto me matriculé en la modalidad semipresencial para poder sentir la cercanía de los profesores y del Centro Crímina. Aun así, la posibilidad que ofrecen al emitir las clases en directo y la completa y rápida disponibilidad con los docentes  no diferencia en modo alguno a la modalidad a distancia. He de decir que el curso no ha sido fácil ya que además de contar con un buen número de asignaturas, el estudio del contenido teórico debe ir complementado a la realización de trabajos prácticos durante todo el curso. Estos trabajos prácticos, además de estar totalmente relacionados con el temario, te ayudan a asimilar los conceptos teóricos así como posibilitar la puesta en práctica del contenido de la asignatura. Llegado este momento, miro atrás y el trabajo realizado ha sido plenamente satisfactorio. La dedicación a este máster ha sido completa no tan sólo porque el curso así lo exige sino porque ha resultado de gran interés el estudio de todas las asignaturas.

Dentro del programa de asignaturas, se encuentran las prácticas externas. El Centro Crímina dispone de convenios para la realización de prácticas en múltiples centros e instituciones donde el alumno puede formalizar sus prácticas. En mi caso, opté por realizar las prácticas en el propio Centro Crímina donde tuve la posibilidad de colaborar en distintos proyectos que se están desarrollando actualmente en el centro. De este modo, he sido partícipe de la labor investigadora de Crímina siendo una grata experiencia sobre todo por la colaboración con el resto de investigadores que hacían que el trabajo resultara mucho más fácil. Disfruté tanto del período de prácticas que me resultó algo breve por lo que continué colaborando en el Centro Crímina a través de una de las becas que otorga la propia Universidad.

 De este modo, he conseguido no tan sólo ampliar mi formación en el ámbito criminológico sino también ser partícipe de la actividad de un centro de investigación en este ámbito como es el Centro Crímina. Dicho esto, el Máster en Intervención Criminológica y Victimológica ha superado con creces mis expectativas.

3 MICV 2017

Ya disponible el programa definitivo del III Simposio de Investigación Criminológica

El III Simposio de Investigación Criminológica “Aplicando a la realidad social el Saber criminológico”, que se celebrará en la Universidad Miguel Hernández, en Elche, los días 29 y 30 de junio, ya dispone del programa definitivo (descárgalo haciendo clic aquí).

HORARIO DE COMIENZO Y FINALIZACIÓN DEL III SIMPOSIO DE LA SEIC

Jueves 29 de junio
8:00-8:45 Registro y entrega de documentación

Viernes 30 de junio
13:00 Clausura

Durante el Simposio, se contará con una mesa redonda plenaria el 29 de junio (11:00-12:30) en la que intervendrán Juanjo Medina Ariza (University of Manchester), Lucía Summers (Texas State University) y Laura Vozmediano Sanz (Universidad del País Vasco) – Modera Fernando Miró Llinares -. Para la clausura del Simposio, intervendrá Santiago Redondo Illescas (Universidad de Barcelona), con “Narrativas criminológicas en la literatura picaresca” (10:30-12:00) -Modera Vicente Garrido Genovés -

Además, para finalizar el Simposio, el viernes 30 de junio, se ha organizado una comida en el Restaurante “La Almadraba”, en la Isla de Tabarca, para todos aquellos que deseen disfrutar de la misma. 

Esta isla está situada a unos 8 km del puerto de Santa Pola. Es la isla más grande de la Comunidad Valenciana y la única habitada. Está rodeada por murallas, que en la actualidad son Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Además está declarada Reserva Marina desde el año 1986.

Isla de Tabarca

Para mayor información, indicamos los siguientes enlaces:

http://www.alicanteturismo.com/isla-tabarca-alicante/
http://www.alicante.es/es/contenidos/isla-tabarca

Para inscribirte, se deberá rellenar el siguiente formulario, antes del 31 de Mayo de 2017: 

Formulario Inscripción

Una vez clausurado el Simposio, a las 13:00 horas, nos desplazaremos desde la Universidad hacia el Puerto de Santa Pola, lugar de embarque hacia la isla. Para llegar hasta allí, se pondrá a la disposición de los socios un autobús que volverá a la Universidad desde el Puerto de Santa Pola 18:00 horas.

Aquellos que quieran tener libertad de horario, se pueden desplazar con medios propios hasta el Puerto de Santa Pola, teniendo en cuenta que los barcos de vuelta salen cada 30 minutos, siendo el último a las 20:00 horas (la ida será la misma para todos, sobre las 13:30-14:00 horas).

El precio completo (transporte, barco y comida) es de 40€.
Para ver el menú, entrar en el siguiente enlace

Toda la información en http://www.criminologia.net/congresos2017.html