Últimos Post Publicados

Seminarios – Avances en psicología forense

 

FOTO SEMINARIOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, jueves 8 de marzo de 2018, a las 16:00 horas dará comienzo el primero de los tres seminarios organizados por CRÍMINA sobre ‘Avances en psicología forense‘ – el Seminario ‘Femicidio: ‘La autopsia psicológica’ (Aula 1.2 EDIFICIO ARENALS- Campus Elx) .

El objetivo de estos seminarios es dar a conocer los últimos avances en el campo de la psicología jurídica y forense. Por tanto, se abordarán temas como la autopsia psicológica desde la perspectiva de los feminicidios; la memoria de testigos, con los últimos avances en detección de conocimiento sobre hechos delictivos con medidas psicofisiológicas (polígrafo); y el abuso sexual infantil, sus características, las repercusiones y su incidencia en la sociedad. Además, las jornadas se afrontarán desde una perspectiva práctica y aplicada, donde se trabajará con casos reales.

 

‘LA AUTOPSIA PSICOLÓGICA’

La autopsia psicológica surge como una de las técnicas de evaluación psicológica reconstructiva de mayor relevancia en el último tiempo, constituyendo un instrumento forense imprescindible a la hora de orientar a los investigadores respecto de las causas de muerte o en el desarrollo de herramientas para la valoración del riesgo. Aunque su utilidad ha sido demostrada en diferentes áreas, mayoritariamente ha sido empleada en casos de suicidio con el objetivo de perfiles de riesgo, consolidándose como una herramienta de gran valor predictivo.

El objetivo de este seminario es acercar la técnica de la autopsia psicológica, su campo de aplicación y las perspectivas de futuro. Se trabajará a través de casos prácticos.

 

Participa en el nuevo estudio de CRÍMINA

El centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández ofrece la posibilidad de participar en un nuevo estudio a través de la siguiente encuesta: https://goo.gl/forms/Dj5XxFfTe848OKuI2 … Además, todos aquellos que la realicen entrarán -si lo desean- en el sorteo de 5 packs de regalo. Cada premio incluirá un paquete de experiencias, una taza y una mochila de CRÍMINA. ¿A qué estás esperando?

crimina umh

 ¡GRACIAS!

El proyecto CiberHache finaliza con la publicación de una monografía

El pasado mes de diciembre finalizó el proyecto CiberHache, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (DER2014-53449-R), coordinado por el Centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia (UMH), y en el que más de una quincena de investigadores nacionales e internacionales del máximo nivel han estudiado la incitación a la violencia y discurso del odio en Internet, considerando el alcance real del fenómeno, tipologías, factores ambientales y límites de la intervención jurídica.

Captura de pantalla 2018-02-20 a las 11.25.39

Recientemente, la editorial Marcial Pons ha publicado la monografía colectiva Cometer delitos en 140 caracteres: el Derecho penal ante el odio y la radicalización en Internet, dirigida por el Dr. Fernando Miró Llinares, y cuya introducción reproducimos a continuación:

INTRODUCCIÓN: Cometer delitos con 140 caracteres 

 Al Derecho penal le ha costado sentirse cómodo con todo aquello que no tiene una base evidente de fisicidad. Siempre ha parecido más sencillo integrar en el sistema y afrontar el significado de conceptos como lesión, vida o persona física, que dispondrían de una referencia material que supuestamente delimitaría su alcance, frente a otros como voluntad, peligro, integridad moral o persona jurídica, sin aparente corporeidad que sirviese para acotar su sentido. Esto tiene mucho que ver con la singularidad metodológica de la dogmática jurídica y en particular con lo complicado que resulta caminar entre precipicios y no caer ni en un naturalismo irracional al, supuestamente, aceptar el método científico, ni en el idealismo metafísico al que nos acercamos al negar la posibilidad de conocer la realidad. A comenzar a superar el terror a ese monstruo con dos cabezas, pues tan peligrosa es la óntica simplista como la mera especulación transcendental, ayudó mucho la filosofía analítica, en particular la filosofía del lenguaje y más en concreto John Langshaw Austin con su obra póstuma “How to do things with words”, cuyas ideas fueron luego desarrolladas y ampliadas brillantemente por John Searle. Con su teoría de los actos de habla, luego aplicada al Derecho penal por autores españoles (Ruiz Antón, Polaino Navarrete y Polaino Orts), Austin y Searle pusieron de manifiesto que tan real es un hecho perpetrado con las manos como aquél realizado con palabras. Y es precisamente esa idea, actualizada a la supuesta inmaterialidad de lo que se ha venido en denominar ciberespacio, la que nos ha llevado a dar a esta obra, en la que reflexionamos sobre el papel del Derecho penal frente a las expresiones ofensivas y mensajes supuestamente “radicalizadores” y los límites constitucionales del mismo, el título “Cometer delitos con 140 caracteres”.

 Como es sabido, Internet en general, y las redes sociales en particular, desempeñan un importante papel de difusión de mensajes extremistas y de odio. Todo este contenido en forma de palabras, imágenes o vídeos, que ha sido relacionado tanto con los procesos de radicalización yihadista como con un supuesto incremento del odio en el ciberespacio, no sólo ha tenido gran repercusión sino que ha desembocado en una significativa preocupación social que podría estar relacionada tanto con algunas reformas penales y administrativas recientes, como con el incremento de procedimientos judiciales que enjuician la publicación de este tipo de mensajes en redes sociales.

 De la constatación de esa realidad nació, desde el Centro Crímina de la Universidad Miguel Hernández de Elche, pero con la implicación de grandes investigadores de otras universidades, el proyecto de investigación «Incitación a la violencia y discurso del odio en Internet. Alcance real del fenómeno, tipologías, factores ambientales y límites de la intervención jurídica frente al mismo», titulado con el acrónimo CiberHache. Como es sabido la hache, que es la primera letra de la palabra “hate”, es muda, y quisimos resaltar con ella nuestra preocupación tanto por la potencial proliferación en el ciberespacio de contenidos que niegan valores esenciales para la convivencia social, como por la tendencia consistente en pretender enmudecer, por medio del Derecho punitivo, dichas expresiones y mensajes por su supuesta potencial capacidad para causar daños o por su carácter ofensivo para los demás. Conscientes, pues, de que tan peligroso es para una sociedad democrática la difusión del odio y el extremismo como la uniformidad de pensamiento y el silenciamiento del debate público, afrontamos en esta obra algunos de los debates que resultan esenciales para resolver este complejo problema.

 La presente obra no incluye la relevante parte empírica del proyecto CiberHache en la que se analizó la prevalencia de estos fenómenos en Internet así como las medidas de prevención criminológica del mismo y que ha sido publicada en otros lugares, pero sí parte de este conocimiento fáctico para afrontar la parte esencial del proyecto, la que trata de delimitar la forma de respuesta penal a estos fenómenos y los límites que para ello tiene el Estado Social y Democrático de Derecho. Para ello no sólo hemos tenido la suerte de contar con los investigadores del proyecto, sino que nos hemos apoyado en penalistas y constitucionalistas del máximo prestigio que, sin formar parte del mismo, han aportado su conocimiento y especialización a una obra que queda, así, significativamente enriquecida.

 Desde este contexto, y dado que en la misma se entremezclan problemáticas diferentes pero íntimamente relacionadas entre sí, la presente obra colectiva consta de cuatro partes: un marco de comprensión, conformado por diferentes enfoques, de las dos grandes cuestiones que van a ser analizadas en el libro, la respuesta penal al discurso del odio y el tratamiento penal del extremismo radical en Internet; otras dos partes en las que se afronta el análisis de cada una de ellas específicamente; y una final, en la que se cierra el círculo desde la libertad de expresión como ángulo desde el que resolver la esencial cuestión de los límites a la libertad de expresión en este ámbito.

 La primera de las partes de la obra, titulada genéricamente “Marco”, está conformada por todas las contribuciones que cimentan los fundamentos sobre los que se contextualiza el propio libro colectivo, con la pretensión de dar una visión general de la respuesta del Derecho penal ante el odio y la radicalización en el ciberespacio. En este sentido, los trabajos que integran esta primera parte de la obra analizan desde planteamientos dogmáticos distintos, cuestiones como el tratamiento penal de conductas ofensivas condensadas en tan sólo 140 caracteres, a la que me refiero en el primer capítulo de la obra titulado “Derecho penal y 140 caracteres. Hacia una exégesis restrictiva de los delitos de expresión”; la protección penal de la identidad religiosa, que es analizada con finura y maestría por Alcácer Guirao, partiendo de la identificación entre identidad y dignidad, bajo el provocador título “Cocinar cristos y quemar coranes. Identidad religiosa y Derecho penal”; el análisis desde un punto de vista crítico de la conducta descrita en el apartado 1º, a) del artículo 510 del Código penal, llevado a cabo por Portilla Contreras en su contribución titulada “El retorno de la censura y la caza de brujas anarquistas” en la que pone de manifiesto la deriva legislativa a la que hemos llegado; y cerrando esta primera parte, el estudio pormenorizado del artículo 22.4ª y la motivación discriminatoria online, realizado por Díaz López, en el que se muestra, y analiza críticamente, uno de los fundamentos esenciales sobre los que se ha construido gran parte del discurso de criminalización en este ámbito.

 En la segunda parte, a partir de la propia dicotomía de la rúbrica de la obra (odio-radicalización), los autores, cada uno de ellos experto en el tema escogido, analizan el “odio” desde distintos enfoques. Se inicia, pues, esta segunda parte con la contribución de Fuentes Osorio que estudia el propio concepto penal de “odio”, así como sus consecuencias, en una reconstrucción analítica del máximo interés sobre los modelos de expresión de la intervención penal en esta materia. Posteriormente, el capítulo de Rodríguez Ferrández disecciona y analiza rigurosamente la nueva regulación penal de la incitación al odio desde una interpretación restrictiva, mientras que la incitación al odio y género son puestos en común por Gómez Martín para llevar a cabo un análisis pormenorizado, recordando con carácter previo el origen del precepto como posible guía interpretativa y reflexionando acerca de su aplicabilidad a hipotéticos supuestos de incitación al odio machista.

 Es en la tercera parte de la obra donde se focaliza la atención en el segundo de los fenómenos que conforman el título de la presente obra, el de la “radicalización”. Bajo el sugerente título “La respuesta a los mensajeros, y a los mensajes, del terrorismo”, Walker analiza tres enfoques tácticos para perseguir y prevenir las conductas llevadas a cabo por los “mensajeros del terrorismo”: la creación de leyes penales especializadas contra los mensajeros, la incorporación de controles administrativos sobre los propios mensajes, y un compromiso ideológico con los mensajeros y los mensajes. Conforma también esta tercera parte de la monografía el excelente aporte sobre las medidas para contrarrestar la radicalización online en el contexto del terrorismo yihadista, llevado a cabo por Cano Paños.

 Finalmente, la última y cuarta parte del presente trabajo, está dedicada al estudio de los límites a la criminalización del “discurso del odio”: en el primero de los capítulos, el elaborado por Rollnert Liern, desde el punto de vista de los límites de la libertad de expresión, y en el segundo, el realizado por De Domingo Pérez, desde el respeto a los derechos fundamentales en un Estado Social y Democrático de Derecho. Como ponen de manifiesto los autores en sus profundas contribuciones, los derechos no constituyen tanto límites como sentido y fin de la intervención estatal, y así deben ser interpretados.

 Puede verse, pues, que Cometer delitos con 140 caracteres, es un título algo engañoso: ni es sólo un libro exclusivamente de Derecho penal, al afrontarse la cuestión desde una perspectiva jurídica algo más holística, ni va exclusivamente sobre la respuesta jurídica a las expresiones en la red social Twitter que, de hecho, ya permite publicar con más de “cient cuarenta” caracteres. Pero el título sí nos sirve para poner de manifiesto que, aunque ya sepamos, incluso desde antes de J. L. Austin, que los delitos se pueden cometer con cualquier cosa, también con palabras o con imágenes, y aunque estemos cerca de acostumbrarnos a que el Código Penal siga ensanchándose, tanto cuantitativa como cualitativamente, nunca debemos dejar de preguntarnos, y menos cuando aparezca una nueva criminalización o una nueva tipología de conductas relacionada con un desarrollo tecnológico o social, acerca de la necesidad y los límites de la respuesta punitiva del Estado.

Criminología, evidencias empíricas y política criminal: CRÍMINA liderará el proyecto NEXO

El próximo día 5 de febrero, el centro CRIMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la UMH acogerá la primera reunión de investigadores del proyecto nacional NEXO, financiado por la Agencia Estatal de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad. El proyecto cuenta con una participación de más de una quincena de investigadores procedentes de nueve universidades nacionales e internacionales del máximo prestigio, y será el centro CRÍMINA, y su director el Dr. Fernando Miró Llinares como investigador principal, quien coordinará las diferentes acciones de investigación durante los próximos cuatro años.

Captura de pantalla 2018-01-31 a las 11.41.10

El presente proyecto aborda las posibilidades y límites de la incorporación de evidencias científicas de carácter criminológico a la política legislativa en materia penal, en particular a la decisión sobre la criminalización de conductas y el incremento de las penas. El reto se afronta desde un planteamiento novedoso que, por un lado, revisará de qué modo y con qué restricciones deontológicas pueden incorporarse a la práctica del legislador procedimientos de contraste científico que sean útiles y mejoren la racionalidad de la decisión legislativa; y, por otro, analizará empíricamente algunos de los presupuestos centrales en los que basa el legislador la toma de decisiones sobre la incorporación al Código Penal de nuevas conductas o el incremento de las penas de las existentes para comprobar la validez de las hipótesis.

La política legislativa penal de los últimas décadas, calificada por la doctrina como expansiva y punitivista, se argumenta usualmente en un supuesto conocimiento de la realidad acerca de tendencias delincuenciales, demandas sociales de intervención, capacidad disuasoria de la ley penal, que, sin embargo, no se apoya en evidencias científicas y, en algunos casos, resulta incluso contradictorio con las existentes. En un momento en el que el saber criminológico está capacitado para aportar marcos de comprensión adecuados sobre los fenómenos delictivos y los efectos de las leyes y las penas en las personas, en el que desde Europa se exige un mayor control y evaluación sobre la racionalidad de las leyes y en el que la doctrina, continuando su esencial espíritu crítico, comienza a abarcar no sólo la valoración del resultado legislativo sino también el procedimiento adoptado para ello, resulta esencial definir adecuados procedimientos en el quehacer legislativo que permitan incrementar el conocimiento del legislador y de la sociedad sobre la delincuencia, sus causas y efectos, y sobre las posibilidades preventivas reales, pero también los límites, de las leyes penales.

Llevado a cabo por un grupo de investigación que ya ha demostrado en convocatorias anteriores del plan nacional y en otros proyectos nacionales e internacionales su experiencia y capacidad para desarrollar metodologías complejas y totalmente aplicadas a problemáticas concretas y, en particular, para unir con sentido lógico las distintas ciencias penales, NEXO plantea un diseño metodológico de tareas en bloques de trabajo adaptado a los dos objetivos generales pretendidos: (1) incorporar efectivamente al proceso legislativo evidencias empíricas, y (2) revisar los presupuestos empíricos de la toma de decisión legislativa sobre la criminalización de conductas. Estos se lograrán por medio de estudios empíricos acerca del cumplimiento de las normas y la capacidad disuasoria de las penas, las actitudes punitivas y la legitimación de las políticas legislativas o la percepción de la delincuencia y su influencia en la creación de alarmas sociales, entre otros. Y todo ello se materializará en un protocolo para la correcta inclusión de evidencias científicas en la toma de decisiones político legislativas sobre criminalización de conductas cuyo propósito es mejorar el conocimiento de nuestros legisladores y, con ello, incrementar la racionalidad de las leyes, la confianza de los ciudadanos en las instituciones en general y, en particular, en la justicia del sistema penal, condiciones esenciales para el mejor cumplimiento de las leyes y para el bienestar social.

El aula magna de la UMH acoge la graduación de todos los alumnos de CRIMINA

El pasado 12 de enero, el centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia celebró en el Aula Magna de la Universidad Miguel Hernández de Elche las jordanas de graduación 2016-17 de los más de 400 alumnos y alumnas del Máster universitario en análisis y prevención del crimen. (IV Edición), Máster universitario en intervención criminológica y victimológica (V Edición), Diplomado superior en seguridad y ciencias policiales (VIII Edición), Diplomado superior universitario en detective privado (V Edición), Especialista universitario en profiling criminal y delincuentes seriales (II Edición) y el Especialista universitario en gestión y dirección de seguridad (V Edición).

 

A lo largo de estas jornadas, también se hizo entrega de los premios a los siguientes trabajos fin de máster.

Máster universitario en análisis y prevención del crimen

  • Asier Moneva Pardo. Análisis espacio-temporal del terrorismo en África. Una aproximación a la estimación del crimen mediante el uso de Sistemas de Información Geográfica.
  • Diego Maldonado Guzmán.  El perfil geográfico: aproximación teórica y aplicación práctica a dos asesinos en serie españoles.
  • Patricia Saldaña Taboada. Análisis de la accidentalidad vial en la ciudad de Granada (2011-2015): Aproximación desde la Criminología ambiental y el análisis del delito.

Máster universitario en intervención criminológica y victimológica

  • Víctor Botella Martínez. Estudio de los factores de riesgo en agresores de género.
  • Rosa María Vila Villa. Maltrato infantil intrafamiliar: Funcionalidad del sistema educativo.
  • Ana Belén Gómez Bellvís. Las intuiciones de justicia en la consumación y la tentativa de homicidio: un estudio experimental

Como novedad, este año también se ha entregado el I premio CRIMINA al Mejor TFM en el marco de investigación de la Clínica Jurídica cuyo beneficiario fue Alfonso Monfort Palacios con el trabajo La victimización de cuarto nivel o expost attendentes.

¡Enhorabuena a todos los graduados y premiados!

Prólogo del director de CRÍMINA al libro “El ciberacoso”

Natalia García Guilabert, profesora de la Universidad de Murcia y estrecha colaboradora de CRÍMINA, recientemente ha publicado El ciberacoso, análisis de la victimización de menores en el ciberespacio a través de teoría de las actividades cotidianas, una monografía en la que refleja el trabajo desarrollado con su tesis doctoral. Queremos dedicar este post al prólogo del libro, escrito por Fernando Miró Llinares, director de CRÍMINA.

Defensa de tesis, Natalia García

Prólogo 

Este libro y la tesis doctoral que lo sustentan, rompen varias reglas no escritas pero socialmente aceptadas: una, la de que las tesis doctorales, en Criminología, como en Psicología y otras ramas afines, deben desgajar su contenido en artículos, al ser más conveniente hacerlo para el mejor progreso de la carrera académica; dos, la de que quien escribe una tesis excelente suele dedicarse, antes, pero también después, a la carrera académica. La ruptura de esta segunda regla es, obviamente, la causa de que pudiera producirse la ruptura de la primera. Por la explicación de esta iniciaré mi exposición.

La cultura de la acreditación, del “paper” o del sexenio, según se prefiera, que nos ha invadido a todas las ciencias sociales, ha convertido en algo inusual la publicación de monografías científicas y en algo aún más sorprendente el que las tesis doctorales se editen en libros monográficos. Lo común es, incluso en las tesis que no son “por artículos”, que las mismas acaben disgregándose en dos o tres artículos publicados en revistas especializadas meses o años después de la lectura. El Derecho parecía ajeno a esta regla, en esa norma de las ciencias jurídicas, a veces positiva otras no tanto, consistente en tratar de ser excepción y defender con uñas y dientes su autonomía. Pero ya empieza a caer en la tendencia de preferencia hacia los artículos y solo se mantiene la regla de publicarse íntegramente las obras que son reflejo de las tesis, aunque estas también se desgajan antes y después para favorecer sexenios futuros y otros requisitos ineludibles de todo ser universitario. La Criminología, según el tipo de trabajo doctoral y su cercanía a la Sociología, la Psicología o el Derecho, podría haberse acogido a uno u otro modelo, pero la tendencia a hacer trabajos empíricos que la acercaban mucho más a la Psicología, impuso la moda de trocear las tesis para sacar varios artículos firmados por el autor y, en algunos casos, por otros autores de la investigación. Esto no es malo, que quede claro, ni peor que lo otro (creo que tampoco mejor), por supuesto, simplemente es una forma de divulgar la investigación que tiene ventajas e inconvenientes como los tiene el otro modelo, el de publicar las tesis doctorales como monografías completas. Las ventajas del “modelo paper” son muchas y no solo las de incrementar el número de obras: permite que se publiquen muchas partes que podrían quedar fuera de una monografía si es que esta quiere ser comercial; facilita que las distintas partes de una tesis que pueden interesar a diferentes áreas lleguen a las mismas al publicarse en las revistas especializadas de cada rama rompiendo, así, la patética y maligna tendencia de los científicos de cada rama a mirarnos el ombligo como único ente existente; y, finalmente, mejora la difusión de las obras científicas particularmente cuando las revistas están en el ciberespacio. Pero también tiene inconvenientes o, mejor, desventajas frente al modelo de la publicación íntegra de la monografía, como el que obliga a reducir argumentos, ideas, pruebas metodológicas y demás en pos de lograr someterse a las exigencias de tamaño de las editoriales que, como todo el mundo sabe, no discriminan ni por el tipo de estudio ni por nada, convirtiéndolo todo en masa homogénea empaquetada con la apariencia de comida rápida, aunque contenga, algunas veces, auténticas “delicatesen”.

La publicación de la tesis como monografía tiene otras ventajas, pero la principal es ésta: la obra se puede presentar como fue ideada, desarrollada y presentada con sentido científico. Esto no supone que tenga que publicarse la tesis tal y como se presentó el día de la lectura: además de los comentarios del tribunal y del director, la editorial tiene su proceso de evaluación y dicta sus propias reglas que obligan a publicar solo lo que es imprescindible. Pero sí permite que se presente todo el planteamiento teórico, sin desgajar ni comprimir en exceso algunas partes relevantes, y todo el desarrollo metodológico que, en algunos casos, como el presente, puede ser muy complejo, tanto, que resulte imposible reducirlo a cuatro o cinco páginas.

Todo esto, algo que nunca podría publicar en un artículo, me sirve para introducir un libro que ha tenido la suerte de poder no ser troceado y destrozado para separarse en varios artículos ya que la autora, por desgracia para la Universidad, no lo necesita, sobre lo que volveré más adelante. Gracias a ello podemos disfrutar de un trabajo completo y complejo, tanto por el planteamiento teórico desde el que se enfoca y que la autora aborda cumpliendo las reglas de exhaustividad y rigor, como por el abordaje metodológico coherente e impecable a la vez que valiente, lo que era esperable para quienes sabíamos que estábamos ante una de las profesionales de la criminología que mejor domina el árido mundo del método empírico. Porque esta era una tesis para publicarse en monografía, que exigía una revisión en castellano de todos los factores de riesgo asociados a la Teoría de las Actividades Cotidianas como la que hace la autora, y porque la multiplicidad de variables independientes era tal que requería una metodología novedosa y compleja. Gracias, pues, a BdF, nos hemos podido saltar una regla que, como tal, debe permitir excepciones, y así, podemos disfrutar la comunidad científica de la Criminología en castellano de una investigación profunda y sin restricciones sobre un tema de tanta importancia e interés como es el del ciberacoso.

Esta monografía, por otra parte, y esto no puedo obviarlo, supone el más importante desarrollo empírico de mis propios posicionamientos teóricos sobre la ciberdelincuencia y sobre la relación de la misma con las actividades cotidianas de las personas. Como verá el lector, la autora adopta algunos de mis planteamientos teóricos sobre el cibercrimen desde el prisma de la Teoría de las Actividades Cotidianas, los discute, los modifica, en consonancia con otros desarrollos posteriores y con su espíritu crítico, y trata de operativizarlos para contrastarlos empíricamente por medio de una metodología que, independientemente de su novedad para la gran mayoría de quienes nos dedicamos a estos menesteres, resulta la más adecuada para los objetivos pretendidos. El resultado es una tesis que demuestra al menos dos cosas: la primera que los actos de ciberacoso o cyberharassment, como concepto que engloba conductas caracterizadas por el hostigamiento continuado y lesivo de derechos de los individuos, son más comunes entre los menores españoles de lo que se creía y que, por tanto, hay que reforzar las estrategias para prevenir los mismos; la segunda, que entre las múltiples medidas que se deben tomar en consideración para la prevención del ciberdelito, deben incluirse todas aquellas medidas centradas en la educación de la víctima y en la modificación de los ciber-lugares en los que se produce el contacto entre agresor y víctima a partir de la constatación de que estas últimas, con su actuar cotidiano en Internet, determinan su mayor o menor riesgo de victimización. La autora, sin embargo, va más allá de la mera constatación de que la mayor exposición de la víctima en Internet incrementa la victimización por acoso: desarrolla los constructos visibilidad y accesibilidad del usuario y encuentra sus concretas expresiones para la victimización analizada. Al fin y al cabo, la Teoría de las Actividades Cotidianas se distingue claramente de la de los Estilos de Vida en combatir las generalizaciones y en tratar de concretar al máximo qué concretas actividades, en relación con cuáles otras, son las que incrementan el riesgo de ser victimizado. Con su trabajo, la autora avanza en esta línea y muestra cómo alguien se hace visible para el acoso, qué específicas conductas de riesgo incrementan la posibilidad de que contacte con un agresor motivado; cómo alguien facilita, generalmente sin quererlo, el acceso a uno mismo o a su sistema y favorece, de tal modo, su victimización.

Es cierto que, desde un punto de vista metodológico, la monografía se centra en una visión muy concreta y particular, la de la Teoría de las Actividades Cotidianas aplicada a la victimización por ciberacoso. El estudio no tiene en cuenta muchos otros factores que, sin duda, explican también la victimización por ciberacoso pero que no son objeto de este trabajo. Esto no solo no lo invalida sino que lo hace mucho más válido y útil como trabajo empírico frente a vacuos intentos de “medir todo a la vez”. ¡Ay de quienes pretendan, con un estudio, explicarlo todo, abarcarlo todo, verlo todo, pues probablemente tropiecen en su segundo paso, cayendo estrepitosamente o en el ridículo o en la nada¡ La ciencia pide pasos seguros, por tanto, pequeños, y este lo es y, si se sigue, y se le suman otros hechos desde otros planteamientos y perspectivas, dará lugar a caminos largos que pueden ayudar a la prevención efectiva del ciberacoso.

Pero, además de lo metodológicamente novedoso que es el estudio empírico y lo consistentemente construido que está, el interés de este libro no se ciñe a él. La monografía contiene, en su primera parte, una muy completa visión, inédita en castellano, sobre un fenómeno delictivo de cada vez mayor prevalencia. En este libro se define y analiza el cibercrimen y se caracteriza a una de sus tipologías esenciales, los actos de ciberacoso, prestando especial atención a cómo afectan las mismas a los menores.

El ciberdelito, cuando algunos empezamos a estudiarlo desde el prisma criminológico, ya era una realidad, pero ahora lo es aún más y requiere de muchas investigaciones que, además, se centren menos en la retórica y más en la prevención. A mi parecer ya hemos superado la etapa de analizar el cibercrimen, todo él, desde tal paradigma o desde tal otro. Lo dice quien lo ha hecho. Ahora es el momento de avanzar hacia la mejor comprensión del fenómeno para lo cual habrá que aceptar que no es un fenómeno unívoco sino multifacético y poliédrico. En Crime and Everiday Life Felson puso de manifiesto la tendencia a hablar del crimen como un todo, obviando que dentro de esa palabra hay eventos muy diferentes entre sí que deben ser analizados desde su propia particularidad. Este espíritu está en esta obra, que no trata el cibercrimen como algo genérico mitológico e indeterminado, que merece reflexiones onanistas, circulares y rimbombantes, sino como una categoría que, la autora, disgrega y separa en un evento que trata de comprender y explicar. En esto también es un ejemplo.

Como dije al principio, este libro puede publicarse como monografía gracias, en parte, a que la autora no necesita publicar tres o cuatro artículos científicos al no dedicarse, en estos momentos, a la carrera académica. Natalia García es una Doctora en Criminología, premiada por esta tesis con el primero de los premios extraordinarios de doctorado del joven programa Interuniversitario en Criminología de las Universidades de Murcia, Granada y Miguel Hernández de Elche, que empezó y desarrolló su carrera bajo mi tutela en los albores del que todavía ni siquiera se llamaba Centro Crimina. Su formación metodológica y criminológica pero, sobre todo, su carácter curioso, reflexivo y tendente a la duda y a la búsqueda de su superación, la convertían en una investigadora potencialmente excelente. Con franqueza, pronto vi que tenía unas posibilidades magníficas de convertirse en una investigadora brillante y por eso la puse bajo mi tutela directa en la línea de investigación más importante del Centro Crímina, el Cibercrimen. Al terminar su tesis, sin embargo, Natalia decidió dejar la Universidad debido a una oferta de una importante fundación para trabajar en el desarrollo de proyectos. Esto es una alegría porque supone que, al fin, los criminólogos bien formados obtienen su lugar y dedican toda su capacidad profesional al desarrollo de proyectos y acciones que repercutan en la mejora de la sociedad. Pero es una pena para la Universidad que, quizás por no poder competir en rapidez y en perspectiva de futuro a corto plazo, pierde (esperemos que no totalmente) a quien, con otro sistema legal más flexible y con otro sistema de financiación de la investigación más justo y en el que realmente se busque la excelencia, podría desarrollar aún mejor sus muchas habilidades. Quizás en otro contexto el resultado hubiera sido distinto, pero en el que teníamos yo me enorgullezco de haber apostado por ella como investigadora de futuro, de haberle dirigido esta tesis y de seguir apoyando que sus resultados de investigación y su talento vean la luz y nos enriquezcan a todos. Al fin y al cabo, de eso se trata.

Prof. Dr. Fernando Miró Llinares

Catedrático de Derecho penal y Criminología de la Universidad Miguel Hernández de Elche

 

 

Investigador de CRIMINA, finalista en el Certamen Arquímedes 17′

Con el título Análisis espacio-temporal del terrorismo en África. Una aproximación a la estimación del crimen mediante el uso de Sistemas de Información Geográfica, el Trabajo Final de Máster de Asier Moneva Pardo (@crimoneva), investigador predoctoral del centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia y alumni del Máster en Análisis y Prevención del Crimen, ha sido seleccionado como finalista del XVI Certamen Universitario Arquimedes organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte,  y que tendrá lugar los días 13, 14 y 15 de noviembre en Madrid.

Según nos explica su autor:

Con esta investigación se realiza un análisis espacio-temporal de los atentados terroristas ocurridos en África durante los últimos años para identificar los lugares que, con mayor probabilidad, albergarán este tipo de ataques en el futuro.
La literatura científica ha descrito reiteradamente que los eventos delictivos se concentran en el espacio y el tiempo [1], por lo que la hipótesis de partida plantea que los atentados terroristas no se distribuyen aleatoriamente, sino que dibujan un patrón geográfico identificable que, además, se relaciona con la fragilidad de los estados. Para contrastar esta hipótesis y desarrollar el estudio se han utilizado datos georreferenciados de la Global Terrorism Database, gestionada por el grupo de investigación START de la Universidad de Maryland, el cual registra cada atentado ocurrido a nivel mundial desde 1970, siendo el último año registrado el 2015. Por otro lado, se ha extraído de la base de datos The World Bank un dataset sociodemográfico para África a nivel de país.
El análisis llevado a cabo utiliza el software de información geográfica ArcGIS, para los análisis geoestadísticos, y el paquete estadístico de software libre R para el análisis de datos no geoposicionados. Apoyados por las herramientas de análisis de puntos, los resultados descriptivos muestran un patrón en la distribución espacial de los atentados y en las zonas de actuación de los grupos terroristas. Esta sospecha se refuerza al aplicar la técnica de Regresión Geográficamente Ponderada, mediante la cual se elabora un modelo de estimación de atentados con variables sociodemográficas. En el modelo resultante se observan tanto los hot spots como los cold spots en los que se distribuyen los atentados. Además, los análisis de correlación confirman la existencia de una relación positiva entre el Índice de Fragilidad de los Estados y el número de ataques terroristas perpetrados.

FOTO: http://venturesafrica.com/wp-content/uploads/2015/11/Terror-Ventures-Africa.jpg

CRIMINA organiza unas jornadas sobre corrupción privada, transparencia y compliance programs

El fenómeno de la criminalidad empresarial en el ámbito privado está adquiriendo un mayor protagonismo en los últimos años, no sólo a nivel legislativo, sino también la práctica judicial de nuestros tribunales. Una de las manifestaciones más claras ha sido inclusión de los compliance programs en nuestra cultura empresarial. Este nuevo instrumento jurídico puede ser de gran utilidad para reforzar la tendencia de las políticas legislativas actuales hacia una mayor transparencia en el ámbito empresarial. Para abordar esta importante cuestión, y dentro del marco de la Promoción y subvención de actividades de transparencia y participación de 2017 de la Conselleria de Transparència, Responsabilitat Social, Participació i Cooperació de la Generalitat Valenciana, el centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández de Elche ha organizado el próximo martes 31 de octubre  las jornadas tituladas Corrupción privada: hacia una mayor transparencia en el ámbito de la empresa privada a través de los compliance programs.

Captura de pantalla 2017-10-20 a las 11.31.01

Con esta jornada se pretende analizar la necesidad de la mejora de los programas de compliance con la finalidad de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de transparencia, siendo estos los dos grandes objetivos fundamentales para avanzar en la lucha contra la corrupción en el sector privado. Este fenómeno debe abordarse de forma transversal, dedicándole los mismos esfuerzos de prevención y persecución tanto en el ámbito público como en el privado. Además, en el encuentro participarán distintos académicos y profesionales, abarcando la cuestión objeto de la jornada desde una perspectiva interdisciplinaria, y se espera que el público objetivo sean estudiantes de Derecho, y Criminología, académicos de las ramas mencionadas, y personas dedicadas al ejercicio de la abogacía y otros operadores jurídicos.

La asistencia a las jornadas son totalmente gratuitas. Sólo deberéis registraros en el siguiente formulario (pincha aquí).

III Encuentro Nacional de Analistas Delictivos. Resumen (I)

El pasado día 27 de septiembre, el centro CRÍMINA para el estudio y prevención de la delincuencia celebró, con un enorme éxito de asistencia, el III Encuentro Nacional de Analistas Delictivos, en el que profesionales del análisis y prevención del delito de la máxima relevancia en nuestro país se reunieron, inaugurando una nueva edición del Máster en Análisis y Prevención del Crimen.

Captura de pantalla 2017-10-13 a las 11.40.55

 

 

Para aquellos y aquellas que no tuvieron la oportunidad de asistir, con esta entrada queremos compartir algunas de las principales ponencias que pudieron disfrutar los asistentes.

Seguid atentos porque pronto compartiremos más.

 

 

Jornada “El Informe Criminológico Forense”

El próximo jueves 28 de septiembre de 2017 tendrá lugar en el Aula Misteri d’Elx de Elche (Edificio Torrevaillo) de la UMH la Jornanda de bienvenida del Máster en Intervención Criminológica y Victimológica, titulada “El informe criminológico forense”. En esta ocasión, con la presencia del prestigioso criminólogo Vicente Garrido que impartirá la conferencia “La criminología Forense y la prueba pericial”. Seguidamente, Pedro Campoy (Universidad Rey Juan Carlos) hablará sobre “La utilidad del informe criminológico: detección de necesidades criminógenas” y Abel González (UDIMA) cerrará la sesión matinal con su exposición sobre las “Bases teóricas en los informes criminológicos forenses: los casos de la delincuencia del tráfico y de la ciberdelincuencia”

La inscripción es gratuita, por lo que, con el fin de tener una previsión de asistentes, rogamos confirmen la asistencia a través del formulario de inscripción.


Consulta el programa a continuación:

micv1 micv2