Road Rage

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No existe una definición unánime sobre el “Road Rage”, se trata de los comportamientos violentos llevados a cabo por los usuarios de la vía. Dentro de tales comportamientos, se incluyen los gestos groseros, insultos, amenazas, el uso de las luces y el claxon de manera indebida y reiterada y cualquier tipo de conducción agresiva o temeraria.

El término tiene su origen en los Estados Unidos a finales de la década de los años 80 del siglo pasado, y se convirtió en un término muy utilizado en algunos países, derivado de las noticias aparecidas en prensa.

Se considera normalmente como una reacción de impaciencia o egocentrismo, vinculada a determinadas situaciones del tráfico o a determinadas acciones de otros conductores o peatones, las cuales son percibidas por el individuo, como agresivas o desmerecedoras respecto de su pericia en la conducción. A veces es también consecuencia de una sociedad invadida de estrés cotidiano.

No existe una definición unánime sobre el término “Road Rage” (su traducción literal sería furia en la carretera o rabia en el camino, o violencia vial), pero lo podemos definir como la violencia relacionada con la conducción. Se trata de los comportamientos violentos, llevados a cabo por los usuarios de la vía (conductores de vehículos y viandantes). Dentro de tales comportamientos, se incluyen normalmente los gestos groseros, insultos, amenazas, actitudes provocadoras, el uso de las luces y el claxon de manera indebida y reiterada y cualquier tipo de conducción agresiva o temeraria.

El término tiene su origen en los Estados Unidos a finales de la década de los años 80 del siglo pasado. El Road rage, se convirtió en un término popular en los años 90, como consecuencia del notable aumento de noticias de víctimas que se producían en el contexto vial.

Según un estudio elaborado por la Fundación AAA, en los Estados Unidos cada año hay más de 1.200 casos de road rage al año. Y según otros estudios elaborados en los Estados Unidos, más de 300 casos han terminado en lesiones graves o incluso con resultado de muerte. Entre el año 2005 y 2011, según un estudio de la Universidad de la Conducción de Arizona, se está produciendo un aumento anual en los registros policiales de casos de road rage. Según Edgmont, numerosos estudios reflejan  que el perfil de personas con road rage, es predominantemente joven (una media de 33 años) y masculino (96,6%).

El hecho de conducir un coche es estresante, y conlleva un peligro inherente. Incluso cuando se trata de un conductor paciente, experto y seguro, hay muchos factores y variables que no se pueden predecir, como el clima, el tráfico, obras, accidentes.

Adicionalmente, no estamos solos en las carreteras, hay otros conductores más o menos expertos, con más o menos prisa, con otra forma de concebir la circulación, incluso personas que parecen hacer cosas para enojar a otros usuarios de la vía.

 

Ese es el pensamiento progresivo, que alguien podría tener antes de la ira, lo que lleva a un conductor a tomar decisiones irracionales muy rápidamente.

 

Para muchas personas, los vehículos son como una extensión de la personalidad, y un bien muy valioso económicamente. Cuando conducimos, somos conscientes de que existe un riesgo de causar daños personales y materiales. Conducir puede ser una expresión de la libertad para algunos, pero también es una actividad que tiende a aumentar nuestros niveles de estrés, incluso aunque no seamos conscientes de ello en ese momento. Conducir es también una actividad comunal. Se podría pensar en la conducción en función de la propia experiencia individual. Pero una vez que llegas al tráfico, ya uno se ha unido a una comunidad de otros conductores, todos los cuales tienen sus propios objetivos, miedos y habilidades de conducción.

 

Dependiendo del campo de estudio en el que nos movamos, los expertos hablan de diferentes factores que contribuyen al road rage. Así:

 

–       Para los sociólogos se debe a la ruptura de la comunidad, en el sentido de nuestra sociedad y a la desintegración de los valores compartidos.

–       Para los psicólogos se debe a una combinación de poder y anonimato, proporcionados por los vehículos a motor. Para algunos psicólogos, es una forma de enfermedad mental o una combinación de respuestas emocionales, que culminan en un patrón de comportamiento o síndrome.

–       Para los especialistas de tráfico, el problema se debe a las velocidades de conducción inconsistentes entre los diferentes viajeros.

 

La congestión de tráfico es otro factor que parece contribuir con el road rage. Así, algunos conductores con baja tolerancia a los atascos, podrían responder de una manera agresiva.

 

El anonimato, el sentimiento de protección dentro del vehículo, hace que algunos sujetos se sientan observadores, en lugar de participantes, de manera que lleven a cabo actitudes violentas que de otra forma no llevarían.

 

El desprecio por la Ley y hacia los demás, parecen ser factores que también contribuirán a llevar a cabo conductas subsumibles dentro del road rage.

 

Los psicólogos Dr. Leon James y el Dr. Diane Nahl afirman que uno de los factores del road rage es nuestra tendencia a concentrarnos en nosotros mismos, mientras que se desestima el aspecto comunitario de la conducción. Es muy fácil de percibir las acciones de otro conductor, en términos de cómo nos afecta, que a su vez hace que sea más fácil que se convierta en ira. Para el Dr. James, la causa principal del road rage no es debido a los atascos de tráfico, ni al resto de conductores. En nuestra cultura, los niños aprenden que las reglas normales sobre el comportamiento y el civismo no se aplican cuando se conduce un coche. Ellos pueden ver como sus padres se involucran en conductas competitivas en la conducción, ven maniobrar el coche con múltiples cambios de carril o viajando a altas velocidades en una carretera para llegar a su destino. Algunas de las películas populares retratan la conducción agresiva como algo positivo, o por lo menos, una actividad emocionante. De tal manera, que para estos autores, los factores del road rage irían más asociados a la teoría del aprendizaje que a factores sociales.

 

Adicionalmente, desde hace años algunos psicólogos sugirieron que la mejor manera de aliviar la ira y el estrés era dar rienda suelta a su frustración, alimentando sus emociones negativas. Sin embargo, estudios psicológicos más actuales muestran que la ventilación no ayuda a aliviar la ira en absoluto.

 

En una situación de road rage, la ventilación puede ayudar a que pasemos de un incidente a un encuentro violento. Para algunos sujetos, la persona que se aleja de la confrontación es un cobarde, creando una sensación de presión sobre un conductor, para que no se rinda, incluso cuando nadie lo está juzgando. Con esto en mente, no es de extrañar que los encuentros violentos ocurran de vez en cuando.

 

Casi todo el mundo está predispuesto a participar en comportamientos irracionales mientras conduce. El Dr. James, incluso va tan lejos como para decir que la mayoría de personas son discapacitadas emocionalmente cuando conducen. La clave, afirman los psicólogos, es ser consciente de su estado emocional y tomar las decisiones correctas, incluso cuando se está tentado a actuar emocionalmente.

 

Un incidente típico de road rage, sucede cuando al menos uno de los conductores implicados en un incidente, decide actuar con ira. Por lo general, comienza a sentir  la tensión cuando algo desencadena una reacción agresiva. Muchos transportistas por carretera, afirmaron tener ira, estar bajo coacción, en otras áreas de sus vidas, como el trabajo o las relaciones, todas las cuales contribuyen al nivel de estrés de conducir, haciéndolo más vulnerable a la participación en el comportamiento irracional.

 

Señalaremos ahora, aspectos de la conducción que contribuyen a nuestros niveles de frustración y estrés, entre ellos:

 

  • Inmovilidad. Estamos atrapados sentado detrás del volante  y no podemos aliviar la tensión física.

 

  • Constricción. Porque hay que conducir en los carreteras, nuestras opciones son limitadas, a menudo nos da la sensación de estar encajados.

 

  • La falta de control. A pesar de que mantenemos el control de nuestro propio vehículo, muchas otras variables, como el tráfico , las obras, y el comportamiento de otros conductores, están completamente fuera de nuestra influencia.

 

  • Territorialidad. Al igual que muchos animales, los seres humanos reaccionan negativamente cuando sentimos que nuestro espacio es amenazado por otra persona.

 

  • La negación y la pérdida de objetividad. Se tiende a pasar por alto nuestras propias faltas y culpar a los demás.

 

  • La imprevisibilidad. En el tráfico pueden suceder muchas situaciones con las que no contábamos, esto hace que la conducción sea más estresante.

 

  • Ambigüedad. Es fácil malinterpretar las acciones de otros usuarios de la vía, e interpretarlos como un signo de agresión o insulto.

 

Muchos  informes de la policía informan sobre la escalada de emociones que se producen en los conductores ante un encuentro violento: Como un conductor reacciona con ira hacia el otro, y el segundo conductor, a su vez reacciona negativamente, y las emociones (y tácticas agresivas) escalan, alimentándose mutuamente, en un círculo vicioso. En última instancia, estos comportamientos conducen a una entrega total a la base de reacciones emocionales, y los conductores abandonan la racionalidad.

 

Dan Goleman, psicólogo que acuñó el término Inteligencia Emocional, afirma que la ira es una emoción seductora. Cuando alguien se enfada, su corazón late más rápido y su cuerpo se prepara para la confrontación. La descarga de adrenalina que viene como resultado de un peligro, real o supuesto, hace que sea fácil para nosotros responder con ira. Es un verdadero reto imponer el dominio propio y comportarse de una manera que es contradictoria con la configuración inicial que se siente. En otras palabras, el road rage tiende a suceder porque es fácil caer en la trampa de dirigir la ira hacia otro conductor.

El término Road Rage, incluye una serie de manifestaciones, si bien la siguiente lista es a título de ejemplo:

  • Conducción agresiva, incluyendo la aceleración repentina, los frenazos, y conducir sin respetar la distancia de seguridad.
  • Cambios de carril repentinos para impedir a otros usuarios de la vía su continuidad de la marcha.
  • Las persecuciones entre vehículos.
  • El uso indebido de luces e intermitentes, así como hacer sonar el claxon en exceso.
  • Conducir a altas velocidades en la mediana de una autopista para aterrorizar a los conductores en los dos carriles.
  • Gestos obscenos con los dedos.
  • Insultos y amenazas.
  • Intencionalmente causar una colisión entre vehículos.
  • Golpear a otros vehículos.
  • Agredir a otros conductores, sus pasajeros, ciclistas o peatones.
  • Salir del coche para intentar iniciar enfrentamientos, incluyendo golpear a otros vehículos con un objeto.
  • Utilizar o amenazar con el uso de un arma de fuego u otro tipo de armas.
  • Lanzar proyectiles desde un vehículo en movimiento con la intención de otros vehículos perjudiciales.

 

Uno de los grandes problemas que existe con la conducción agresiva y con el road rage es que cada uno  define el término “agresivo” de manera muy diferente. Las encuestas muestran que muchos conductores no consideran ciertos comportamientos – como tocar el claxon del coche o cambiar de carril sin señalizar – a ser agresivos en absoluto.

 

Hay una amplia gama de comportamientos agresivos en la conducción, algunas de las cuales son potencialmente mucho más peligrosos que otros. Podemos dividir la conducción agresiva en tres áreas: la impaciencia y la falta de atención, las luchas de poder, y la imprudencia y el road rage.

 

  • La impaciencia y la falta de atención. Se pueden clasificar por conductas, como conducir saltándose el semáforo en rojo o señales de stop, exceso de velocidad, no usar señales los intermitentes al girar o cambiar de carril. Los conductores que se dedican a estos comportamientos suelen decir que tienen horarios muy ocupados, que se han quedado sin tiempo o que su mente estaba en otra cosa. Este es el nivel más bajo de la conducción agresiva – las conductas que son molestas y pueden desencadenar la ira en otro conductor, pero son menos peligrosos que otros comportamientos negativos.

 

  • Las luchas de poder. Estos son más graves, e incluyen la prevención de que alguien se cambie a su carril, con gestos o lenguaje obsceno para humillar o amenazar a otros conductores, ir detrás pegado sin respetar la distancia de seguridad y obligando a frenar a otro vehículo como acto de represalia. Estos comportamientos se derivan de una mentalidad enfermiza en la que los conductores se sienten como si fueran el blanco de actos dolosos. Muchas personas tienen un sentido de derecho y de justicia propia, cuando detrás del volante de un coche, es común para ellos sentir que alguien que comete un error tiene que ser castigado. La mayoría de nosotros hemos deseado a otro conductor que sintiera culpa o vergüenza por una acción que consideramos estúpida o peligrosa.

 

  • Imprudencia y road rage. Los incidentes más graves incluyen comportamientos como entrar en un duelo con otro coche , corriendo a velocidades peligrosas y asaltar con un arma a otro vehículo. En estos casos, la conducción agresiva da paso a la violencia abierta. Mientras que el road rage no es exactamente una epidemia en todo el mundo, los estudios han demostrado que los incidentes han aumentado cada año. Los escépticos señalan que esto podría ser debido a un aumento en la comunicación de incidentes, sin embargo, y en realidad no puede indicar un aumento de los casos.

Todos cometemos errores, no importa cómo es de experto el conductor, al cometer un error en algún momento, podría agitar seriamente a otro conductor.  A veces ni siquiera hay que cometer un error para desencadenar la furia al volante de otro. Debido a que una persona que experimenta la ira en la carretera no es racional, podría interpretar una reacción tan inocente como un aumento en la velocidad como un acto de agresión.

Si mantenemos la cabeza fría y la calma, se puede evitar la mayoría de los conflictos:

  • No volver a mostrar una reacción física a la conducta de un conductor agresivo. En particular, se debe evitar el contacto visual, ya que esto es a menudo visto como un signo de agresión mutua. Consejos como este que podría dar la impresión de que los conductores que experimentan road rage son similares a animales agresivos en la naturaleza. Según algunos psicólogos, podría no haber tantas diferencias.
  • Es muy importante mantener el control del temperamento propio cuando alguien está impulsando agresivamente. Recuerde que muchas personas no ven sus propias acciones como algo agresivo. Las encuestas han demostrado que los conductores a menudo piensan en sus propias acciones como enérgico, pero no agresivo. Hay que tratar de no coincidir con el comportamiento de otros conductores.
  • No usar la bocina del coche para expresar descontento por otros conductores – el hacerlo podría hacerlos más agresivos. Es muy difícil resistirse a la tentación de expresarse. La expresión individual tiene profundas raíces en nuestra cultura, y de negarse a sí mismo que el lugar parece contradictorio y poco natural. Hay que tratar de tener en cuenta que hay factores más importantes que su descontento. Recuerde que la seguridad, la seguridad de su vehículo y la seguridad de todo el mundo que nos rodea es mucho más importante que el sentido de la indignación.

Hay que tratar de ser amable y cortés con los demás conductores. La mejor manera de evitar el road rage es practicar buenos hábitos de conducción. Cuando nos encontremos con un conductor agresivo, es mejor dejar que se haga su voluntad, incluso aunque nos parezca injusto.  Es más importante pensar en la conducción como una experiencia de grupo en lugar de una competición. Hay que tratar de aumentar la distancia entre usted y el conductor agresivo.

Hay algunas cosas que se pueden hacer para ayudar a reducir su vulnerabilidad a ceder a la ira en la carretera, pero la conclusión es que se necesita compromiso.

Estos son algunos elementos básicos que puede utilizar para ayudar a evitar salirse de la parte más profunda mientras conduce su coche:

  • Asegúrese de que está descansando correctamente. El conducir sin descansar lo suficiente puede hacer que usted sea más irritable y peligroso.
  • Tratar de ir con tiempo de sobra a nuestro destino. A menudo, las frustraciones brotan cuando sentimos que se nos acaba el tiempo , especialmente en el tráfico . Otra estrategia consiste en aceptar que se hace tarde, y no se puede hacer nada al respecto.
  • Escuchar música relajante y concentrarse en la respiración. Tratar de evitar los pensamientos agresivos y concentrarse en algo neutral en lugar. Cuanto más te enfocas en un disparador, es más probable que nos enfademos más.
  • No volver a mostrar descontento con los demás conductores. Hay que resistir la tentación de tocar la bocina, maldecir y evitar los gestos obscenos.
  • Evitar entrar en provocaciones. No es útil, y realmente puede aumentar su elevado sentido del peligro y la frustración.

La autoevaluación y autocontrol son componentes clave para mantener la calma. En primer lugar, hay que reconocer el momento en que usted tiene una opción de actuar con ira. Entonces usted tiene que desarrollar la fuerza de voluntad de optar por no caer en un comportamiento negativo. Un cambio de este tipo puede llevar mucho tiempo e implica el cambio de perspectivas acerca de otros conductores tanto como lo hace cambiando su propio comportamiento al volante.

La entidad AutoVantage realizó una encuesta acerca de cómo los conductores se comportan en la carretera. La encuesta muestra que la gente cree que el road rage es generalmente el resultado de desencadenantes como la prisa, exceso de velocidad, o del atasco. Otras conductas de conducción agresiva incluyen no respetar la distancia de seguridad, cambiar de carril sin utilizar intermitentes, hablar por teléfono móvil mientras se conduce, saltarse los semáforos en rojo, hacer sonar el claxon y el uso de gestos obscenos a los demás conductores.

Los participantes también hicieron sugerencias sobre la manera de reducir los incidentes de carretera rabia. Se proponía desde la prohibición de hablar por el teléfono móvil mientras se conduce, al aumento de policía en las carreteras. Sólo el 32 por ciento de los encuestados consideró que una importante campaña de concienciación pública sería útil.

La encuesta se planteaba entonces, ¿dentro de los Estados Unidos dónde encontraremos a los conductores más agresivos? Según la encuesta, donde encontramos a los conductores más agresivos sería en Miami, Florida Miami y ello, porque tiene una muy diversa y densa población, incluyendo una gran comunidad de personas mayores que tienen un estilo de conducción muy diferente a los conductores más jóvenes.

Las otras cuatro ciudades que completan los cinco lugares, incluyen la ciudad de Nueva York , Boston , Los Ángeles y Washington, DC . Las ciudades con los conductores más corteses era Portland , Ore Pittsburgh ,Seattle / Tacoma , St. Louis y Dallas / Fort Worth también puestos altos en la cortesía del conductor. Estadísticamente, los hombres jóvenes son los más propensos al road rage. Si esto se debe a una predisposición a la agresión, la falta de experiencia o el simple hecho de que los jóvenes tienden a conducir más que otros grupos de edad y género, sigue siendo un tema de debate. En otra encuesta Rage-Depresión de 2002, la población más competitiva, agresiva, fueron hombres menores de 19 años [fuente: Dr. Driving.org ].

Los hombres informaron tener una sensación de rabia con más frecuencia que las mujeres . El cincuenta y seis por ciento de los hombres encuestados dijeron haber experimentado la rabia a diario frente al 44 por ciento de las mujeres. Más hombres también admitieron tomar represalias en contra de los demás, cuando se sentían enojados o provocados [fuente: Dr. Driving.org ].

Recientemente, varios autores han publicado artículos sobre el aumento de los incidentes de road rage entre las mujeres. La mayoría de estos artículos están escritos desde una perspectiva editorial, con algunos hechos y cifras para apoyar sus observaciones. Sin embargo, existe la percepción de que las mujeres están cerrando la brecha de la agresión.

Es importante tener en cuenta que el road rage no es un fenómeno incontrolable. Como conductores, cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de ser tan seguros como nos sea posible. También cada uno tenemos la opción de participar en comportamientos agresivos o tomar represalias contra una ofensa real o percibida. Así que la próxima vez que estemos conduciendo y alguien interrumpa, hay que tratar de mantener la cabeza fría y dar un buen ejemplo.

Las estadísticas señalan que la mayoría de los conductores rara vez conducen de manera agresiva, y unos pocos nunca en absoluto. Sin embargo, para algunos conductores la conducción agresiva es frecuente, y en una pequeña proporción, para algunos conductores es su comportamiento normal en la conducción.

Entre los conductores agresivos crónicos hay quienes lo aprendieron como un estilo de conducción, y otros, que su comportamiento se derivaría de alguna patología.

Todo dependerá, del grado de comportamientos violentos. Sin embargo, ante una ira crónica, cuando hay manifestaciones persistentes de road rage, debe valorarse de un punto de vista patológico, además del jurídico, por las posibles violaciones de la ley.

Algunos terapeutas, están tratando de tipificar el road rage, como una patología. Al día de la fecha, no aparece en ninguno de los manuales diagnósticos, pero sin embargo, para algunos autores puede ser el resultado de un trastorno explosivo intermitente, aunque existe un amplio debate sobre esta cuestión.

Como hemos visto, en el apartado anterior, lo más probable, es que el comportamiento del road rage, se desarrolle en hombres, y dentro de éstos, en jóvenes.

Dependiendo de los Estados, las conductas de road rage, pueden tener unas calificaciones u otras, ser considerada una violación de la ley específica o no, o simplemente estar reguladas algunas conductas en concreto.

En la mayoría de las jurisdicciones, la rabia del camino no es un delito específico. Muchas maniobras agresivas entran en la categoría de vulneraciones del código de circulación, pero sólo hay unos pocos países que tratan de definir la conducción agresiva o road rage como una actividad ilegal. Una razón por la que no se clasificar el road rage como un crimen es que los legisladores a menudo les resulta difícil cuantificar los comportamientos.

En los Estados Unidos de América, solo unos pocos estados han promulgado unas leyes especiales contra la conducción agresiva, lo normal es que se penalicen las conductas como algo independiente de que se produzca en el seno de la conducción.

Para la Administración Nacional de Seguridad Vial de los EE.UU. el road rage se produce cuando una persona comete una combinación de infracciones de tráfico a fin de poner en peligro a otras personas o bienes. Por ello, es importante distinguir las infracciones de tráfico de los delitos penales.

En algunas jurisdicciones de Estados Unidos, como la American Commonwealth de Virginia , es más fácil de procesar el road rage, como conducción temeraria que conducción agresiva, porque aquélla no requiere de “intención” para condenar con éxito. Sin embargo, la conducción agresiva es considerada como un delito menor que la conducción temeraria.

Catorce de los estados, de los Estados Unidos de América, han aprobado leyes contra la conducción agresiva. Sin embargo, sólo en California, el road rage, es considerado un término legal técnicamente.

Un estudio de 2007 de las mayores áreas metropolitanas de Estados Unidos llegó a la conclusión de que las ciudades con los conductores menos amables (más rabia del camino) son Miami , Phoenix , Nueva York , Los Ángeles y Boston . Las ciudades con los conductores más corteses (menos la rabia del camino) son Minneapolis , Nashville , St.Louis , Seattle y Atlanta .

A pesar de esto, en 2009, Nueva York, Dallas / Fort Worth, Detroit, Atlanta y Minneapolis / St. Paul se calificaron los mejores cinco road rage de los Estados Unidos.

En Nueva Zelanda, el road rage no está considerado en sí mismo como un delito. Se aplican los diferentes tipos penales que se hayan podido cometer, independientemente de que sean cometidos en el contexto de la circulación vial. Sin embargo, los conductores tienen la obligación legal de tomar precauciones para evitar la puesta en peligro de las vidas humanas cuando se conduce un vehículo. El incumplimiento de este deber, puede dar lugar a una sanción. Para la policía de Nueva Zelanda, el road rage tiene una prioridad baja.

En Australia, el road rage es considerado como un acto de extrema gravedad. Las conductas en que consisten el road rage, son consideradas como un delito grave, que pueden llevar aparejadas penas de prisión de hasta cinco años. También existe como sanción la multa, que llegan hasta la cuantía de 100.000 dólares y la privación del derecho a conducir, sin importar si efectivamente existía una intención de dañar físicamente a las posibles víctimas. Si se prueba que existió intención de dañar a la víctima físicamente, o los otros vehículos, las sanciones pueden llegar a ser mucho más graves.

En el Reino Unido, el road rage, puede dar lugar a sanciones penales o delitos más graves contra las personas. Se prohíben los actos públicos que puedan causar cualquier tipo de acoso, alarma o angustia al resto de usuarios de la vía. Se prohíben también específicamente, las palabras o comportamientos amenazantes, abusivos o insultantes con la intención de causar daño a la víctima.

En España, no existe una regulación específica del Road Rage, si bien, sí que se sancionan conductas en concreto que se consideran contrarias a la seguridad vial, en vía administrativa (no penal), y además algunas conductas en concreto son tipificadas como delito (Arts. 379 a 385, a los que posteriormente haremos una breve referencia), además de aquéllas conductas, que independientemente de que se produzcan en la conducción tienen sus tipos específicos, como pueden ser las lesiones, homicidio, injurias, amenazas, etcétera.

El Código Penal español regula los delitos contra la Seguridad Vial, en el Capítulo IV del Título XVII, Artículos 379 a 385. El Art. 379 regula los delitos que consisten en superar en 60km/hora en vía urbana y 80 km/hora en vía interurbana, el límite de velocidad permitido; así como la conducción bajo los efectos del alcohol y de las drogas.

El Art. 380 y 381, son los que más podríamos asociar al road rage, que son la conducción temeraria, y la conducción denominada “kamikaze”, cuando mediante la conducción de un sujeto se pone en concreto peligro la vida de los demás.

El Art. 383, está previsto para las personas que se nieguen a someterse a las pruebas de alcoholemia y detección de drogas.

El Art. 384 Cp, sanciona a los conductores que condujeren habiendo perdido vigencia su licencia o carné o por la pérdida total de puntos, al que hubiera sido privado temporalmente, o al que nunca tuvo licencia para conducir.

El Art. 385, por su parte, sanciona a quien realice conductas, como colocar obstáculos en la vía, derrame sustancias, o sustraiga o anule la señalización de la vía, así como al que no restablezca la seguridad en la vía cuando haya obligación de hacerlo.

Eberle, P. (2006). Terror on the Highway. Buffalo: Prometheus Books.

Larson, J. (1997). Steering Clear of Highway Madness. Wilsonville: Bookpartners.

Whitlock, F. A. (1971). Death on the Road: A Study in Social Violence, London: Tavistock.

Descargar Artículo en PDF