Teoría del Control – Gottfredson y Hirschi

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La teoría del control es una perspectiva en criminología que trata de explicar la distribución del delito y de la delincuencia entre personas, grupos y sociedades (Gottfredson y Hirschi, 1990). A diferencia de las teorías de las ciencias de la conducta, que tratan de descubrir lo que motiva a las personas a delinquir,las teorías de control comienzan por suponer que el comportamiento conforme es problemático, y tratan de comprender las fuerzas que obligan a la mayoría de las personas, la mayor parte del tiempo, a comportarse de un modo no criminal.

La teoría del autocontrol localiza la base del comportamiento conforme en las vinculaciones que se forman al principio de la vida entre los padres u otros cuidadores y los hijos. Estos vínculos sociales, se desarrollan hacia la tendencia a regular el comportamiento individual en función de las consecuencias negativas de las acciones (Hirschi, 1969; Gottfredson y Hirschi, 1990).

La teoría del autocontrol tiene conexiones con las teorías de la autoregulación (por ejemplo, Baumeister y Heatherton, 1996), y con los comportamientos problemáticos (por ejemplo, Donovan, Jessor y Costa, 1991).

Travis Hirschi, sociólogo y criminólogo estadunidense, coautor de la teoría expuesta.

Los científicos conductuales interesados en explicar el delito tienen a su disposición un cuerpo considerable de estudios de investigación de alta calidad, que han dado lugar a un conjunto de correlatos impresionantemente sólidos respecto al tiempo y al método de medida. Estos correlatos −o hechos clave sobre el delito− están tan sólidamente documentados, que no puede decirse que los planes explicativos que no atienden a éstos, o son incoherentes con cualquiera de ellos, sean válidos de conformidad con la mejor ciencia empírica disponible. Con certeza, existen importantes incertidumbres y argumentos en la literatura sobre algunos correlatos del delito, y existen muchos más argumentos sobre el significado de tales correlatos que aquellos respecto a los que existe acuerdo, pero los hechos fundacionales de una ciencia conductal del delito deben al menos incluir los siguientes:

  • Existe una correlación sólida y esencial entre el mal comportamiento en las primeras etapas de la vida, y la delincuencia y el delito durante la adolescencia y la edad adulta.
  • Existe una distribución característica del comportamiento criminal a lo largo del curso vital, de tal modo que los incidentes relativos a delitos y violencia aumentan en cuanto a frecuencia con la edad, hasta la adolescencia tardía o la primera edad adulta, y a continuación disminuyen con rapidez y continuidad a lo largo de la vida. La curva general «edad/delito» que ha sido estudiada durante bastante más de un siglo (Hirschi y Gottfredson, 1983) se aplica a la mayoría de las formas de delito y violencia interpersonales.
  • Existe una correlación sustancial entre la cantidad de comportamientos problemáticos de los padres, y el nivel de delincuencia de sus hijos. Asimismo, existen fuertes correlaciones entre la fuerza de la vinculación entre los hijos y sus padres y el nivel de delito y violencia.
  • Existen correlaciones fundamentales para las personas entre el nivel de comportamiento violento y el nivel de otras formas de delincuencia y comportamiento criminal; también existen correlaciones fundamentales entre el comportamiento violento y otros comportamientos problemáticos, como la utilización de drogas, los accidentes, las enfermedades, el rendimiento académico, y el empleo.
  • Un hecho derivativo con considerables consecuencias prácticas es que existe una previsibilidad significativa, aunque de bajo nivel, para las personas por actos específicos delictivos o de violencia.
  • Una parte considerable, por no decir la mayor parte, del comportamiento criminal es bastante mundano, corto de miras, y parece ser adventicio. Produce escasos beneficios, y da lugar a considerables consecuencias negativas a largo plazo para el actor.

Estos correlatos generales del delito y la violencia, y la naturaleza del delito que suponen, ayudaron a modelar la teoría del autocontrol. Los teóricos del control suponen que todas las personas están motivadas a perseguir el interés propio, y que el comportamiento individual está motivado por la búsqueda del placer y por el hecho de evitar el dolor. Con toda seguridad, existen incontables constelaciones de placeres y dolores, desde los físicos a los emocionales, desde los que son a corto plazo a los que son a largo plazo. La búsqueda incontrolada de estos deseos en la vida diaria dará lugar inevitablemente al conflicto con los deseos y derechos de otros. Los actos agresivos, y de intimidación pueden dar lugar a una satisfacción inmediata de los deseos únicamente si no se tienen en cuenta los costes a largo plazo. En consecuencia, los controles vienen establecidos por los grupos sociales (incluidos los padres, las comunidades y los estados) para canalizar la búsqueda de estos deseos de modos que minimicen el daño a otros.

Los sociólogos han identificado diversas formas de control del comportamiento criminal. Existe una variedad de tipos posibles de control. Por supuesto, el sistema jurídico es el método formal, que trata de controlar el delito y la violencia a través del miedo a las sanciones legales. Sin embargo, multitud de mecanismos no legales también ayudan a controlar el comportamiento no deseado, como la aprobación, el respeto y la afectividad de la familia, los profesores, y los amigos. La medida en que las personas son «libres de desviarse» varía en función del hecho de que estos controles se ejerzan o no en el entorno social, y del hecho de que las personas experimenten diferentes entornos relacionados con estos controles. Cuando estos controles deben estar siempre presentes en el entorno para ser eficaces, suelen denominarse controles externos o sociales. Cuando el proceso de socialización durante los primeros años de la vida establece una tendencia a preocuparse por los demás, y por los costes a largo plazo de los comportamientos, nos estamos refiriendo al autocontrol. Así, la teoría del autocontrol postula una variación importante entre las personas en sus tendencias a subordinar a un largo plazo los placeres o satisfacciones momentáneos o inmediatos.

Dicho de otro modo, el autocontrol es la tendencia a retrasar los beneficios personales a corto plazo en aras de intereses personales y colectivos a largo plazo. El delito y la delincuencia pueden proporcionar la satisfacción de deseos humanos universales, aunque únicamente arriesgando objetivos a largo plazo (el hecho de evitar un castigo, la capacidad de obtener logros convencionales como una educación y un empleo, las relaciones interpersonales). Así, quienes tienen unos menores niveles de autocontrol, en igualdad de circunstancias, tienen más probabilidades de comportarse violentamente, cometer delitos o participar en actos delictivos que las personas con mayores niveles de autocontrol. Y tienden a tener unos índices relativamente elevados de éxito escolar y en el empleo, así como relaciones interpersonales duraderas.

El autocontrol ayuda a explicar el hecho de que multitud de delincuencias, crímenes y otros comportamientos problemáticos parecen «ir de la mano», de que la violencia interpersonal, el robo, la utilización de las drogas, los accidentes y el mal comportamiento en el colegio están frecuentemente relacionados. Los actos relacionados con estos problemas proporcionan un determinado beneficio inmediato al actor (dinero, placer, el final de una controversia problemática), tal y como lo hacen muchos otros comportamientos. Pero cada uno de ellos también lleva consigo la posibilidad de consecuencias nocivas para el actor u otras personas. Lo que diferencia a las personas no consiste en que tales actos puedan proporcionar beneficios, sino en que algunas ignoren por rutina los costes potenciales y los lleven a cabo en cualquier caso. Así, la teoría del autocontrol se considera en ocasiones una teoría de «restricción», teoría que se centra en por qué las personas no participan en el delito y la delincuencia, más que en por qué lo hacen (Hirschi, 1969).

La teoría del autocontrol está influida por la observación de que las diferencias entre las personas en la tendencia a ignorar los costes a largo plazo parecen establecerse en la infancia y, una vez establecidas, tienden a persistir toda la vida. La teoría del control supone que la naturaleza humana incluye la tendencia general a obtener la satisfacción de las necesidades y deseos individuales. Si se deja sin regular, la persecución de esta naturaleza ocasiona un inevitable conflicto con otros y, debido a esta circunstancia, consecuencias potencialmente nocivas para el actor. Como resultado, quienes se preocupan por los intereses a largo plazo del niño, tratan de educar a éste para que restrinja la persecución del interés propio, teniendo en cuenta las necesidades y deseos de los demás. Para la teoría del autocontrol, este proceso es lo que conlleva la socialización.

A medida que el niño se desarrolla, sus cuidadores (padres, otros parientes, amigos y vecinos, y el colegio) sancionan su comportamiento egoísta. Se enseña a los niños a prestar atención a las consecuencias a largo plazo de su acción. Cuando un adulto cuidador está presente en el entorno del niño que se está desarrollando, y desempeña un papel activo en la socialización, se originan unos niveles elevados de autocontrol, que parecen convertirse en una característica estable de la persona (Gottfredson y Hirschi, 1990). Sin embargo, en algunas ocasiones, estos cuidados tan tempranos no están presentes en el entorno del niño. Asimismo, existen diferencias entre grupos e incluso entre naciones en cuanto al nivel y duración de este proceso de socialización. Se cree que estas diferencias dan lugar a las diferencias en los niveles de delito, violencia y otros comportamientos problemáticos entre personas, comunidades, y en diferentes periodos de tiempo. Es decir, es la naturaleza de la socialización en la primera infancia la que produce las diferencias en los índices de delincuencia, no las diferencias entre las personas en cuanto a motivación para el delito, o en cuanto a valores, o creencias culturales sobre el delito. Las teorías del control pueden distinguirse de este modo de la mayoría de las otras teorías sobre el delito y la violencia.

Gottfredson y Hirschi (1990; 2003) describen el modo en que la socialización de los jóvenes genera autocontrol: 1) El afecto de los padres por el niño establece un interés a largo plazo en el éxito del niño; 2) Que permite un estilo de educación que se caracteriza por los esfuerzos positivos por realizar un seguimiento del comportamiento, y sancionar la desviación de un modo adecuado; 3) Que crea el autocontrol; 4) Que se expresa mediante el afecto del niño al padre y, por extensión lógica, a otras instituciones de socialización como los colegios y los amigos. Este modelo implica que los vínculos sociales entre los padres y los niños, y el autocontrol en el niño van a ser muy difíciles de separar empíricamente, y en determinadas circunstancias, pueden conducir a lo mismo.

Es importante poner de relieve que en la creación del autocontrol, la clave es el afecto por el niño: «Una premisa destacada del modelo expuesto en líneas generales es que el padre, el cuidador, o el tutor deben preocuparse lo suficiente por el niño o por el comportamiento del niño para dedicar las grandes cantidades de tiempo y de energía que exigen el seguimiento y la disciplina …El interés en el resultado, con independencia de su fuente, tiende a asegurar el seguimiento y la disciplina.

También limita gravemente la variedad de sanciones utilizables o aceptables» (Hirschi y Gottfredson, 2003:156-7).

Gibbs et al. (2003:443) describen la teoría correctamente: «Para que sus hijos desarrollen unos elevados niveles de autocontrol, los padres deberán efectuar un seguimiento regular de éstos, reconocer el comportamiento desviado cuando tiene lugar, y castigar el comportamiento por medios no corporales. El autocontrol está relacionado con la aplicación coherente de estos principios durante el desarrollo temprano del niño.

La inversión en el niño, que con frecuencia adopta la forma de vinculación emocional, es fundamental. Es una condición necesaria pero insuficiente para la implantación de prácticas de educación de los hijos que aumentan el autocontrol».

Una cantidad considerable de pruebas sugieren que los padres u otros cuidadores tempranos son cruciales para el desarrollo del autocontrol. Wright y Cullen (2001; véase también Burton et al., 1995) estudiaron la relación entre los comportamientos de educación de los hijos y la delincuencia autoinformada, a partir de los datos de la Encuesta Nacional sobre la Juventud, que documenta importantes efectos de la educación de los hijos: «A partir de estos datos, parece ser que los padres que educan, que transmiten fiabilidad, que están vinculados estrechamente a sus hijos jóvenes, y les proporcionan directrices en forma de normas y supervisión, reducen la delincuencia de sus adolescentes, aun cuando se controlen los efectos de los amigos delincuentes y las fuentes de heterogeneidad parental….Nuestro análisis empírico descubrió que la delincuencia quedó reducida en virtud de la vinculación padre-hijo, de las normas del hogar, y de la supervisión parental… Nuestra investigación refuerza y especifica la opinión de que el control es central respecto a la etiología de la participación en la delincuencia» (2001: 693, 695; véase también Feldman y Weinberger (1994)).

Los efectos de la educación de los hijos no necesitan operar completamente a través del autocontrol, ya que la propia supervisión restringe la oportunidad de algunos tipos de delincuencia.

 

Algunas pruebas experimentales procedentes de las intervenciones planificadas en la educación de los hijos parecen coherentes con estas expectativas, y proporcionan un soporte empírico para la teoría. Clarke y Campbell (1998) revisan estos estudios y concluyen: «Está cada vez más claro que el enfoque más eficaz para la prevención de los comportamientos problemáticos crónicos exige una intervención temprana antes de que estos comportamientos surjan en la infancia tardía y en los primeros años de la adolescencia» (1998: 319). Eckenrode et al. (2001: 876, 886) comentan que «Existen muchas formas de apoyo familiar y programas de educación de los padres cuyo objetivo es reducir el abuso y abandono de los niños, pero las intervenciones que han recibido la mayor atención en los últimos años han incluido servicios de visita a los hogares para los nuevos padres», y que «Estos hallazgos parecen extremadamente coherentes con la investigación, lo que sugiere que es tan probable que los niños abandonados participen en comportamientos antisociales, incluso en delitos violentos, como que lo hagan los niños que son víctimas de abusos físicos». Olds et al. (1998:73-4) argumentan que las diferencias en la educación de los hijos pueden explicar el efecto de prevención descubierto en sus famosos experimentos de visita.

 

Los elementos del autocontrol

En general, el comportamiento delictivo produce una gratificación inmediata de los propios deseos, tales como dinero, venganza, sexo. Gratificación que se obtiene sin demasiado esfuerzo, implica actividades excitantes y arriesgadas, produce escasos beneficios a largo plazo, requiere poca habilidad y planificación, a menudo supone dolor para las víctimas, produce más que un auténtico placer el alivio de alguna tensión generada y, además, puede implicar un cierto riesgo de dolor físico para el propio delincuente, aunque sabemos que el riesgo a ser detenido y luego castigado por el delito cometido es muy bajo. Pues bien, las personas con un elevado nivel de auto control poseen características contrarias al modo de funcionamiento delictivo que acabamos de describir: saben diferir las gratificaciones, suelen ser esforzadas, tienden a ser prudentes con su conducta, desean beneficios a largo plazo como los derivados del trabajo, de la estabilidad afectiva, de la familia o de los amigos, suelen planificar sus acciones, no son ajenas al sufrimiento de otras personas y sopesan los riesgos de su comportamiento. Todas estas características de funcionamiento humano, propias del auto control, no se adaptan convenientemente a la vida delictiva.

Por el contrario, los individuos que poseen un bajo auto control tienden a apetecer recompensas inmediatas, de fácil obtención, gustan de la aventura, son inestables en sus relaciones humanas, carecen a menudo de las habilidades académicas y cognitivas necesarias para la planificación de su conducta, son egocéntricos e insensibles frente al sufrimiento tanto ajeno como propio, y no suelen considerar las consecuencias de su comportamiento. Todas estas características individuales, propias de la falta de auto control, se adaptan más fácilmente al modo de vida delictiva.

El autocontrol bajo:

Los delincuentes tienen un autocontrol bajo. El autocontrol surge ante la ausencia de disciplina y educación en la familia De acuerdo con Gottfredson y Harschi, las personas que más probablemente delinquirán serán las personas con un autocontrol bajo. Puesto que, nos encontramos ante una teoría del control social, el autocontrol bajo no es algo que se cree, sino que más bien es el resultado de que no se pongan los medios para desarrollar un autocontrol en lo sujetos. No hay propiamente hablando causas positivas de la autocontrol bajo, sino que éste será ante la ausencia de disciplina, educación, etc. El autocontrol es una variable continua que va desde niveles muy bajos a niveles muy altos. La idea de autocontrol bajo no tiene nada que ver con el concepto psicológico de la personalidad antisocial o criminal.

Una educación inefectiva del niño en la familia es origen principal de un autocontrol bajo. Una educación correcta del niño o la niña se caracteriza, de éste un punto de vista mínimo, por una serie de elementos.

  • Un seguimiento de su comportamiento.
  • El reconocimiento del comportamiento desviado cuando éste se produce.
  • El castigo de tal comportamiento.

Una variable y que parece estar muy relacionada con el delito es la educación errática. Se trata de supuestos en que los padres castigan con dureza comportamientos leves y dejan sin castigo conductas graves.

Cuando la socialización en la familia ha sido insuficiente, es posible todavía que el niño aprenda el autocontrol mediante otras instituciones, como es el caso sobresaliente de la escuela. En teoría, el papel de la escuela puede ser muy importante ya que los profesores tienen una gran capacidad para observar el comportamiento desviado de sus alumnos; el profesor y la propia escuela tienen un interés enorme en mantener la disciplina; y a menudo cuentan con los medios necesarios para conseguirlo. Para Gottfreson y Hirschi, la escuela tiene en la práctica un efecto mucho más limitado por el hecho de que los padres de chicos problemáticos a veces no se muestran muy cooperativos con los profesores.

El autocontrol es una característica que se fija a una edad muy temprana en la vida de las personas y que se mantiene relativamente constante a partir de ese momento: hacia la edad de 8 o 10 años la mayoría de nosotros aprende a controlar tales tendencias hacia la desviación.

Los autores han sintetizado su concepto de auto control, integrado por los elementos mencionados, de la siguiente manera:

En síntesis, las personas que carecen de auto control tenderán a ser impulsivas, insensibles, físicas (en oposición a mentales), son las que asumen riesgos, son imprevisoras, y no verbales, y tenderán por tanto a implicarse en actividades delictivas y similares con facilidad. Como quiera que estos rasgos pueden identificarse con antelación a la edad de responsabilidad delictiva, debido a que existe una considerable tendencia a que estos rasgos aparezcan juntos en las mismas personas, y debido a que los rasgos tienden a persistir a lo largo de la vida, parece razonable considerarlos como un constructo comprensivo y estable de utilidad para la explicación de la delincuencia.

Las diversas manifestaciones del auto control:

Es evidente que el delito no es una consecuencia automática de la falta de auto-control, sino que éste puede manifestarse de formas diversas, tales como la bebida incontrolada, el consumo abusivo de sustancias toxicas, el comportamiento arriesgado en la conducción de automóviles, etc. De este modo, Gottfredson y Hirschi consideran que la evidencia criminológica recogida durante décadas apoya la tesis de la versatilidad o variabilidad de los comportamientos delictivos: en general, los delincuentes cometen una diversidad de delitos distintos sin mostrar especiales inclinaciones excluyentes.

Con esta afirmación estos autores se muestran contrarios a la idea de la especialización delictiva.

 

Validez empírica

Desde su formulación, en 1990, la teoría del autocontrol ha dado lugar a múltiples investigaciones sobre la validez de sus principales constructos. En general, según Siegel, existe amplia evidencia criminológica que relaciona la impulsividad con la conducta delictiva. El rasgo impulsividad puede discriminar también entre delincuentes reincidentes y no reincidentes. Incluso en algunos estudios las medidas de autocontrol han resultado buenos predictores de la futura conducta ilícita de muestras de jóvenes estudiantes.

Tal vez el principal mérito de la teoría del auto control resida en su distinción y posterior combinación de los conceptos de criminalidad, como tendencia y delito como acción. Esta distinción permite explicar que personas con bajo auto control puedan no delinquir si han sido adecuadamente controladas por los procesos educativos o carecen de las oportunidades para ello y, paralelamente, permite explicar también que individuos con un alto auto control puedan acabar delinquiendo si son expuestos reiteradamente a oportunidades delictivas (Siegel, 1998).

Pese a todo, la teoría del auto control ha recibido las siguientes críticas importantes:

  • La teoría puede resultar tautológica. Esta crítica se basa en la circularidad que supone argumentar que quienes delinquen lo hacen porque carecen de auto control, y paralelamente, afirmar que quienes carecen de auto control cometen actos delictivos.
  • La teoría aduce que la falta de auto control supone la presencia en los individuos de algunos desordenes de personalidad, que les hacen más impulsivos. Sin embargo, durante décadas la investigación criminológica no ha podido documentar la existencia de una personalidad criminal.
  • Diferencias individuales contextuales. La teoría ha prestado poca atención a la influencia que los elementos culturales, ambientales o económicos pueden tener sobre la delincuencia. Su perspectiva básica realza las diferencias individuales en las tendencias delictivas. ¿Quiere ello decir que las diferentes tasas delictivas de, por ejemplo, el ámbito rural y el urbano son debidas a que los habitantes de las ciudades son más impulsivos que los de los pueblos? ¿puede afirmarse que los hombres son más impulsivos que las mujeres?
  • Creencias morales. La teoría del autocontrol ignora las influencias de las creencias individuales sobre la conducta, perspectiva que constituía, sin embargo, un elemento fundamental de la previa teoría de los vínculos sociales de Hirschi (1969)
  • La teoría presupone la estabilidad a lo largo del tiempo de ciertos rasgos individuales. Sin embargo, existe abundante investigación, sobre el desarrollo evolutivo, que contradice esta supuesta estabilidad.

Diferencias transculturales. La teoría asume una serie de estereotipos muy norteamericanos de lo que constituye o no una conducta de riesgo o ilícita. Por ejemplo, los autores reiteradamente mencionan como comportamientos inapropiados e ilícitos el fumar y el mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Es evidente que esta perspectiva limita culturalmente la teoría, ya que el concepto de conductas de riesgo de ciertos ámbitos socioculturales no necesariamente coincide con el de otros.

 

 

La teoría de Gottfredson y Hirschi incluye un segundo elemento la oportunidad para delinquir. La oportunidad y las actividades rutinarias, insistiendo en que son posturas teóricas perfectamente compatibles. Se trata, pues, de una teoría general y unitaria. De esta manera, la clave para que un delito tenga lugar se encuentran en la concurrencia de estos dos elementos: un sujeto con un autocontrol bajo que se encuentra con una oportunidad para delinquir.

El factor oportunidad, desde luego, parece ocupar un lugar secundario en la teoría, en la que lo esencial parece ser el autocontrol bajo. Grasmick afirman que una oportunidad delictiva tiene escasa relación con el comportamiento delictivo mientras el sujeto no tenga un autocontrol bajo. Las personas con un auto control alto resistirán las tentaciones de las oportunidades para delinquir.

Prácticamente todas las teorías criminológicas tradicionales son estáticas por naturaleza y no toman en cuenta el factor tiempo. Un ejemplo claro es la teoría del autocontrol que acabamos de describir: un factor latente llamado autocontrol bajo queda fijado a una edad temprana y marca la tendencia de una persona durante el resto de su vida, independientemente de su edad o de eventuales cambios que puedan experimentar un a lo largo de su vida. El paso de un el paso del tiempo o la era de las personas desempeñan un papel modesto. El enfoque del curso de la vida en las ciencias humanas sostiene que un grave error ignorar los efectos del paso del tiempo, tanto por los cambios que el aumento de la edad mismo ocasiona en las propias personas como por los cambios estructurales que se pueden producir durante la vida de las mismas. La perspectiva del curso de la vida propone que no es suficiente con estudiar los factores que aparecen muy pronto en la vida de las personas y que influyen en el comportamiento humano, sino que es también menester seguir a las personas a lo largo de sus vidas estudiando cómo diversos acontecimientos pueden provocar cambios en su estilo de comportamiento. Se trata, entonces, de un planteamiento dinámico.

En tiempos recientes esta perspectiva del curso de la vida ha tratado de integrarse con variables biológicas y psicológicas o con teorías criminológicas tradicionales como la del aprendizaje, la frustración o, sobre todo, el control social. De todos estos intentos, el más conocido y prestigioso ha sido el representado por la teoría del control social informal dependientemente de la edad de Laub y Sampson, trabajo que ha tenido una influencia abrumadora.

Elementos básicos de la teoría

Para Laub y Sampson, las personas se abstienen de delinquirán sobre todo se encuentran vinculadas a instituciones sociales. Esta vinculación hace que se ejerza un control social informal sobre los sujetos: cuanto más débiles sean los vínculos de un individuo con otros individuos y con instituciones sociales, más probable será que delinca. Naturalmente, no sólo el informal sino que también el control social formal es relevante. Ahora bien, este control social depende de la edad de las personas.

  • durante la infancia y la adolescencia, las instituciones determinantes para el control social de los individuos son la familia, la escuela, el grupo de pares y el sistema de administración de justicia juvenil.
  • en el caso de los jóvenes adultos, nos encontramos como otras instituciones de enseñanza superior o profesional, el trabajo y el matrimonio, siempre según Laub y Sampson.
  • por último, en la edad adulta, las instituciones de control críticas son el trabajo, el matrimonio, la paternidad o maternidad, la inversión en la comunidad y el sistema de administración de justicia.

Los autores incorporan asimismo el concepto de capital social que ejerce junto a los controles sociales propiamente dichos, una función de control de la delincuencia. A lo largo de la vida de las personas, estas llevan a cabo una serie de inversiones de naturaleza social: unas amistades, un buen trabajo, etc. El delito podría poner en peligro este capital social, motivo por el cual un capital social sólido tenderá a prevenir la delincuencia a nivel individual.

Laub y Sampson insisten en otorgar a la familia y la socialización que tiene lugar en su seno un papel preponderante en el nacimiento y consolidación de los vínculos sociales que previenen la delincuencia. También mantienen que la escuela es importante.

A la vez, los autores incorporan a su teoría variables de naturaleza estructurales, las cuales ejercen una influencia indirecta en los sujetos, sobre todo a través de la educación en la familia y la escuela. Por ejemplo, la pobreza y la desventaja socioeconómica tienen el efecto de que la educación que tiene lugar en la familia y en la escuela ser en perjudicada, lo cual a su vez favorece indirectamente la aparición de comportamientos desviados y delictivos.

Continuidad y cambio

En consonancia con la perspectiva del curso de la vida, Laub y Sampson hacen especial hincapié en la necesidad de estudiar a la vez los patrones de comunidad y de cambio en las carreras delictivas de los criminales.

Para Gottfredson y Hirschi y otros muchos autores, la continuidad de los criminales es prácticamente irremediable. No importa repetir que esta continuidad se entiende de este un punto de vista relativo: lo que se mantienen son las diferencias entre individuos en la tendencia a delinquir, pero no siempre se sigue delinquiendo al mismo ritmo. La teoría del control social informal dependiente de la edad pone un especial énfasis en que existen posibilidades reales de cambio en los criminales: es posible que estos encuentre en su trayectoria delictiva un momento decisivo que les aparte del delito. Coherentemente con una teoría del control social, esto tendrá lugar cuando el delincuente entre en contacto con instituciones sociales que le vinculen sólidamente y le alejen del delito. Por este motivo se insiste tanto en la necesidad, algo paradójica si se quiere, de estudiar a la vez continuidad y cambio: existe una tendencia la continuidad en el ámbito de la criminalidad, pero también existen posibilidades claras de cambio.

Los defensores de esta teoría señalan tres instituciones sociales fundamentales que pueden favorecer este cambio crítico: el trabajo, el matrimonio y la entrada en el ejército.

En la teoría del autocontrol, los padres u otros cuidadores que prestan atenciones y cuidados crean la tendencia en sus hijos a subordinar los deseos inmediatos a favor de intereses a largo plazo. El autocontrol en los niños se crea al establecerse un vínculo recíproco entre padres e hijos. Este vínculo inhibe la persecución de objetivos a corto plazo que no se ven restringidos por preocupaciones a largo plazo, como el respeto a los padres y a los amigos, las relaciones interpersonales, y el desarrollo de un capital social.

Una gran parte de los comportamientos criminales violentos ponen en peligro estos intereses a largo plazo, y suelen impedirse mediante unos mayores niveles de autocontrol.

Las características generales de los actos inhibidos por niveles elevados de autocontrol sugieren una causa para el efecto de versatilidad que suele mencionarse en la producción escrita, y el desarrollo temprano del autocontrol en la infancia sugiere una razón para la estabilidad de las diferencias individuales en la tendencia a los comportamientos problemáticos que persiste a lo largo del curso vital.

 

Autocontrol: puede hacer referencia a controlar un impulso o un sentimiento bajo el dominio del cuerpo. Es la habilidad de dominar las propias emociones, comportamientos y deseos con el fin de obtener alguna recompensa, también puede ser entendido como la capacidad de gestión eficiente del futuro.

Control: en relación con el autocontrol, es la capacidad que tienen las personas de poner en orden y llevar a cabo el desarrollo de su vida de forma organizada. Saber controlar una situación o un evento extraño que se nos presenta, dando una respuesta lógica y ordenada a ese acontecimiento.

Criminología: La criminología es la disciplina que estudia las causas del crimen y preconiza los remedios del comportamiento antisocial del hombre. La criminología es una ciencia interdisciplinaria que basa sus fundamentos en conocimientos propios de la sociologíapsicología y la antropología, tomando para ello el marco teórico de la medicina y el derecho penal. Las áreas de investigación criminológicas incluyen la incidencia y las formas de crimen así como sus causas y consecuencias. También reúnen las reacciones sociales y las regulaciones gubernamentales respecto al crimen.

Delito: El delito es definido como una acción típica, anti jurídica, imputable, culpable, sometida a una sanción penal, y a veces a condiciones objetivas de punibilidad. Supone una conducta infraccional del Derecho penal, es decir, una acción u omisión tipificada y penada por la ley. En sentido legal, los códigos penales y la doctrina definen al “delito” como toda aquella conducta (acción u omisión) contraria al ordenamiento jurídico del país donde se produce. La doctrina siempre ha reprochado al legislador debe siempre abstenerse de introducir definiciones en los códigos, pues es trabajo de la dogmática. No obstante, algunos códigos como el Código Penal de España (art. 10) definen al delito, pese a lo dicho.

Pena: Es el recurso que utiliza el estado para reaccionar frente al delito, expresándose como la “restricción de derechos del responsable”. Por ello, el Derecho que regula los delitos se denomina habitualmente Derecho penal. La pena también se define como una sanción que produce la pérdida o restricción de derechos personales, contemplada en la ley e impuesta por el órgano jurisdiccional, mediante un proceso, al individuo responsable de la comisión de un delito. El término pena deriva del término en latín poena y posee una connotación de dolor causado por un castigo. El Derecho Penal moderno aboga por la proporcionalidad entre el delito y la pena. En muchos países se busca también que la pena sirva para la rehabilitación del criminal (lo cual excluye la aplicación de penas como la pena de muerte o la cadena perpetua).

Fragmento de la conferencia del profesor Serrano Maíllo durante las IX Jornadas de Criminología de la UNED (2012). Teorías del autocontrol, Gottfredson y Hirschi

http://www.youtube.com/watch?v=-GPoTJ0OzjA

Bibliografía

Baron, S. (2003). Self-control, Social Consequences and Criminal Behavior: Street Youth and the General. Theory of Crime. Journal of Research in Crime and Delinquency. Vol.40(4), pp. 403-425.

Baumeister, R. y T. Heatherton. (1996).Self-regulation Failure: An Overview. Psychological Inquiry. Vol. 7 (1),  pp.1-15.

Boyum, D. y Kleiman, M. (1995). Alcohol and other Drugs. En Wilson, J. y Petersilia, J. eds., Crime. San Francisco: ICS Press.

Brannigan, A., Gemmell, W., Pevalin, D. y Wade, T. (2002). Self-Control and Social Control in Childhood Misconduct and Aggression: The role of Family Structure, Hyperactivity, and Hostile Parenting. Canadian Journal of Criminology . Vol.9, pp. -142.

Britt, C. (1994). Versatility, en T. Hirschi y M. Gottfredson, eds., The Generality of Deviance. New Brunswick: Transaction.

Brownfield, D. y Sorenson, S. (1993). Self-Control and Juvenile Delinquency: Theoretical Issues and Empirical Assessment of Selected Elements of A General Theory of Crime. Deviant Behavior. Vol.14,pp.243-264.

Burton, V., Evans, T., Cullen,F, Olivares, k. y Dunaway, R.(1999). Age, Self-Control, and Adults. Offending Behaviors: A Research Note Assessing A General Theory of Crime. Journal of Criminal Justice. Vol. 27(1), pp 45-54.

Cohen, L. y Felson, M. (1978). Social Change and Crime Rate Trends: A Routine Activities Approach. American Sociological Review, Vol. 44, pp.588-608.

De Li, S. (2004). The Impacts of Self-Control and Social Bonds on Juvenile Delinquency in a National Sample of Midadolescents. Deviant Behavior. Vol.25, pp.351-373.

DeLisi, M. (2001) Designed to Fail: Self-Control and Involvement in the Criminal Justice System. American Journal of Criminal Justice. Vol.26(1), pp. 131-148.

DeLisi, M. (2001). It‟s All in the Record: Assessing Self-Control Theory with an Offender Sample. Criminal Justice Review. Vol. 26(1), pp. 116.

Donovan, J., Jessor, R. y Costa, F.(1991). Adolescent Health Behavior and Conventionality-Unconventionality: An Extension of Problem-Behavior Theory. Health Psychology,  Vol.10 (1), pp.52-61.

Eckenrode, J.,Zielinske, D., Smith, E., Marcynyszyn, L., Henderson, C., Kitzman, H., Cole, R., Powers, J. y Olds, D.( 2001). Child Maltreatment and the Early Onset of Problem Behaviors: Can a Program of Nurse Home Visitation Break the Link?

Farrington, D.(2003). Developmental and Life-Course Criminology: Key Theoretical and Empirical Issues—The 2002 Sutherland Award Address. Criminology . Vol. 41(2), pp. 221-255.

Gibbs, J. Giever, D. y Martin, J. (1998). Parental-Management and Self-Control: An Empirical Test of Gottfredson and Hirschi. General Theory. Journal of Research in Crime and Delinquency. Vol. 35, pp. 42-72.

Glueck, S. y Glueck, E. (1950). Unraveling Juvenile Delinquency. Cambridge: Harvard University Press.

Gottfredson, M.R.(2005). The Empirical Status of Control Theories in Criminology. En Francis Cullen et al., eds., Taking Stock: The Empirical Status of Theory in Criminology. New Brunswick: Transaction.

Gottfredson, M.R y Hirschi, T. (1990).  A general theory of crime. Stanford, CA: Stanford University Press.

Hindelang, M., M. Gottfredson y J. Garofalo, J. (1978). Victims of Personal Crime: An Empirical Foundation for a Theory of Personal Victimization. Cambridge: Ballinger.

Hirschi, T. y Gottfredson, M. (1983). Age and the Explanation of Crime. American Journal of Sociology. Vol. 89, pp.552-584.

Junger, M. y Tremblay, R. (1999). Self-control, Accidents and Crime. Criminal Justice and Behavior. Vol. 26, pp. 485-501.

Loeber, R. y Dishion. T (1983). Early Predictors of Male Delinquency: A Review. Psychological Bulletin. Vol. 94, pp. 68-99.

Maxfield, M. y Widom, C. (1996). A The Cycle of Violence: Revisited 6 years later. Arch.Pediatr.Adolesc.Med. Vol. 150, pp. 390-395.

Olds, D., Pettitt, L., Robinson, J., Henderson,C., Eckenrode,J:, Kitzman, H., Cole, B. y Powers, J. (1998). Reducing Risks for Antisocial Behavior with a Program of Prenatal and Early Childhood Home Visitation. Journal of Community Psychology. Vol. 26 (1), pp. 65-83.

Osgood, D., Johnston, L., O‟Malley, P. y Bachman, J. (1988). The Generality of Deviance in Late Adolescence and Early Adulthood. American Sociological Review. Vol. 53, pp. 81-93.

Perrone, D, Sullivan, C., Pratt, T. y Margaryan, S. (2004). Parental Efficacy, Self-Control, and Delinquency: A Test of a General Theory of Crime on a Nationally Representative Sample of Youth. International Journal of Offender Therapy and Comparative Criminology. Vol. 48(3), pp. 298-312.

Pratt, T. y Cullen, F. (2000). The Empirical Status of Gottfredson and Hirschi. General Theory of Crime: A Meta-Analysis. Criminology. Vol. 38, pp. 931-64.

Sellers, C. (1999). Self-Control and Intimate Violence: An Examination of the Scope and Specification of the General Theory of Crime. Criminology. Vol. 37, pp. 375-404.

Tangney, J., Baumeister, R. y Boone, A. (2004). High Self-Control Predicts Good Adjustment, Less Pathology, Better Grades, and Interpersonal Success. Journal of Personality. Vol. 72(2), pp. 271-322.

Tittle, C., Ward, D.  y Grasmick, H. (2003). Gender, age, and crime/deviance: a challenge to self-control theory. Journal of Research in Crime and Delinquency. Vol. 40(4), pp. 426-453.

Unnever, J. y Cornell, D. (2003). Bullying, Self-Control and ADHD. Journal of Interpersonal Violence. Vol. 18 (2), pp. 129-147.

Vazsonyi, A., Witteking, J., Belliston, L. y Van Loh, T. (2004). Extending the General Theory of Crime to „The East: Low Self-Control in Japanese Late Adolescents. Journal of Quantitative Criminology. Vol. 20 (3), pp. 189-216.

Vazsonyi, A., Pickering, L.,  Junger, M. y Hessing, D. (2001). An Empirical Test of a General Theory of Crime: A Four-Nation Comparative Study of Self-Control and the Prediction of Deviance. Journal of Research in Crime and Delinquency. Vol. 38(2 ), pp. 91-131.

Vold, G., Bernard, T. y Snipes, J. (2002). Theoretical Criminology. 5.ª ed. Oxford: Oxford University Press.

Zhang, L., Welte, J. y Wieczorek, W. (2002). Underlying common factors of adolescent problem behaviors. Criminal Justice and Behavior. Vol. 29(2), pp. 161-182.

Descargar Artículo en PDF